SOCIEDAD › ROCíO COMPLICó A SU NOVIO POR EL CRIMEN DE SU HERMANO GASTóN

Las contradicciones de la TV

La joven declaró en la Justicia que no vio a Julián Ramón mover el televisor la noche anterior al crimen, como él había asegurado. Una de las pruebas principales en su contra son las huellas en el aparato. Los padres del chico también declararon en el mismo sentido.

 Por Carlos Rodríguez

Se complicó la situación de Julián Ezequiel Ramón (24), el único detenido en la causa por el crimen de Gastón Bustamante (12), ocurrido el 21 de noviembre en Miramar. Rocío Bustamante (18), novia del imputado y hermana de la víctima, declaró ante la Justicia que en ningún momento vio al sospechoso tocar el televisor de su casa durante una cena familiar que se realizó la noche anterior al crimen. Como se sabe, Ramón está preso porque sus huellas digitales aparecieron en el aparato de TV que hay en la casa de los padres de Gastón, escenario del hecho, motivo por el cual se cree que mató al chico porque éste lo sorprendió cuando había ingresado a la casa con fines de robo. En su primera declaración indagatoria Ramón afirmó que nunca había tocado el televisor, pero luego recordó que lo había hecho la noche anterior al asesinato, durante una reunión familiar de la que participó para celebrar el cumpleaños de Gastón. Ahora, su novia negó haberlo visto tocar el aparato y lo mismo aseguraron los padres de la víctima, Verónica y Carlos Bustamante.

“La hermana (de Gastón) dijo que estaba de espaldas al lugar donde se encontraba el televisor, pero aclaró que esa noche en ningún momento escuchó ningún comentario que hiciera referencia a la necesidad de mover el televisor del lugar donde estaba”, explicó a Página/12 el fiscal de Miramar Diego Benedetti, uno de los dos que intervienen en el caso. El aparato de TV estaba encendido, en el living-comedor de la casa, la noche anterior al homicidio, durante la cena de festejo del cumpleaños. Según el imputado, él había movido el televisor “para acomodar el ángulo” de visión, ante la inquietud de alguno de los presentes. “Los padres de Gastón, que también fueron llamados a declarar sobre el mismo punto, tampoco recuerdan haber visto a Ramón mover el televisor esa noche”, puntualizó Benedetti.

Además, la impronta de la huella digital del imputado hallada en la TV de 14 pulgadas se corresponde “con la acción de alguien que intentó levantar el aparato y no con alguien que sólo busca moverlo del lugar donde estaba para cambiar el ángulo”, precisó el fiscal. Benedetti consideró importante la declaración coincidente de los tres familiares de Gastón que parece complicar la coartada que alegó Ramón para tratar de justificar la presencia de sus huellas digitales.

El fiscal principal de la causa, Rodolfo Moure, cree que el sospechoso asesinó a Gastón porque éste lo sorprendió dentro de la casa, a la que habría entrado el 21 de noviembre por la mañana, con intención de robo, ya que se había enterado de que la familia tenía guardada una suma de dinero. Al chico lo estrangularon con una media y le aplicaron un golpe en la cabeza. El homicidio fue cometido en la habitación en la que estaba el niño, quien se encontraba solo.

La hermana y los padres de Gastón declararon el domingo pasado, entre las 19 y las 23. Una fuente judicial puntualizó, incluso, que uno de los testigos sostuvo que “es prácticamente imposible” que ninguno de ellos haya visto a Ramón tocar el televisor porque “es algo que no podían haber pasado por alto”. Por su parte, el abogado Alejandro Borawski, que defiende al único imputado, relativizó la importancia de esta nueva prueba: “La novia (de Ramón) no dijo que él no tocó el televisor, dijo que ella no lo vio, que no es lo mismo”.

Sobre la situación procesal de su representado, Borawski sostuvo que la fiscalía tendrá que “probar cada uno de los puntos que argumentó ante la jueza de Garantías Rosa Frente”, para poder justificar un pedido de prisión preventiva para Ramón. Esto también es reconocido, en forma implícita, por los fiscales, que se tomarán los treinta días que les otorga el Código Procesal Penal para fundamentar la acusación, que por ahora es por “homicidio criminis causa”, es decir por un delito (el crimen) cometido para ocultar otro (el supuesto intento de robo). El fiscal Benedetti aclaró que ahora pedirán nuevas pruebas y la realización de estudios psicológicos y psiquiátricos del detenido.

Compartir: 

Twitter
 

Rocío Bustamante había dicho que confiaba en su novio, pero ayer no avaló su coartada.
Imagen: Imagen de TV
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.