SOCIEDAD › LA MADRE DE MARCELO TOMASELLI RELATó EL MOMENTO EN QUE SU HIJO APUñALABA A CARLA FIGUEROA

El relato escalofriante de la única testigo

Rosana Muchiut contó sollozando lo que vio cuando su hijo, Marcelo, abrió la puerta y siguió apuñalando a Carla Figueroa. La madre de Tomaselli reconoció que pidió a la policía que matara a su hijo. Y describió cómo Carla estiraba los brazos hacia ella.

“Sin prender la luz, veo a Carla (Figueroa) paradita que me tira los brazos (pidiendo ayuda), mientras él la seguía apuñalando. El también me abre los brazos llenos de sangre y luego la acomodó en el piso y le siguió dando.” El femicidio de Carla Figueroa sigue conmocionando a la ciudad pampeana de General Pico, donde ayer Rosana Muchiut, la mamá del victimario, Marcelo Tomaselli, única testigo del asesinato, hizo un relato escalofriante de lo ocurrido. Las declaraciones a la prensa fueron hechas por teléfono, mientras la casa de los Tomaselli, escenario del crimen, era rodeada por allegados a la víctima que acusaban a la familia del femicida de haber presionado a la chica para que ella pidiera casarse con el hombre que estaba preso por haberla violado y que la asesinó a los pocos días de recuperar su libertad. “Yo entregué mi hijo a la Justicia, me arruinó la vida y nunca le voy a perdonar lo que hizo”, dijo entre lágrimas y gritos Rosana Muchiut, saliendo de su domicilio, para calmar a los manifestantes, que se retiraron sin provocar daños, aunque antes habían amenazado con prenderle fuego la casa. La mujer aseguró que cuando llegó la policía a la vivienda “yo les pedí que lo mataran”, en referencia a su hijo.

Walter Tomaselli, hermano del imputado, fue el primero en salir a intentar un difícil diálogo con las personas que rodeaban el domicilio. “Yo estaba en contra de que él saliera” de la cárcel, fue lo primero que gritó ante un grupo de personas que lo insultaban, tanto a él como a su madre. La tensión provocada por el femicidio había crecido a partir de los dichos de Marta Reynoso, hermana de Carla, quien acusó a Muchiut de haber “armado” el casamiento para que su hijo fuera liberado. “Yo nunca amenacé ni presioné a Carla, la quería un montón, andábamos siempre juntas, me llevaba a todos lados, ella fue la que quiso casarse”, aseguró la madre del imputado. La conmoción persiste en General Pico, a pesar de que la Justicia ya dispuso la prisión preventiva de Tomaselli (ver aparte).

La suegra de Carla hizo ante la prensa un relato escalofriante sobre el femicidio de Carla. Muchiut, sin dejar de sollozar en ningún momento, contó lo ocurrido en la madrugada del sábado. Dijo que ella había salido a cenar y que regresó a la casa a la 1.30. Se durmió hasta que la despertó “el llanto desgarrador” de su nieto. El nene se encontraba, con sus padres, en una habitación contigua que estaba cerrada con llave. “Yo empiezo a golpear la puerta y no me abrían, sentía que él actuaba con saña, que estaba haciendo algo, pero no sabía qué. A ella no la escuchaba.” Rosana Muchiut sostuvo que ante la falta de respuesta comenzó a patear la puerta hasta que su hijo la abrió.

“Sin prender la luz veo a Carla paradita, que me tiraba los brazos y él la seguía apuñalando. El me abre los brazos llenos de sangre, la volvió a acomodar en el piso y le seguía dando”, refirió sin dejar de llorar. Recordó que cuando su hijo abrió los brazos “le salía sangre por todos lados” y afirmó que nada pudo hacer para evitar que Carla fuera asesinada. “Pobrecita, no la pude salvar, yo pensé que mi hijo me iba a matar a mí y a mi nieto también”, relató. Por esa razón, dijo, tomó al nene en sus brazos y salió corriendo de la habitación para refugiarse en la cocina.

En ese momento fue que hizo un llamado a la policía. Luego vio a su hijo y comenzó a insultarlo, mientras él decía: “Ya está, ya la maté. Mi corazón está liberado”. La madre del imputado dijo que cuando vio “esa cara, no era la de mi hijo”. Aseguró primero que “en ese momento mi deseo es que él se matara, quería verlo muerto, era preferible”. Luego, en otro contacto posterior con medios de prensa, agregó que cuando llegaron los policías, les pidió “que lo mataran, quería que lo mataran”. La mamá de Tomaselli admitió que su hijo había comenzado a manifestar desequilibrios emocionales a los 17 años, cuando intentó suicidarse. “Estuvo un mes internado en psiquiatría y mejoró, pero después siguió con problemas.”

En respuesta a las acusaciones que se escucharon ayer, la mujer negó toda responsabilidad en lo ocurrido: “Yo no soy culpable de nada. Yo nunca la manipulé (a Carla) para que se casara con mi hijo, nunca la presioné, ni la amenacé”. Consideró que “nadie la entiende” y que sus sentimientos ahora son “de dolor y con todo el dolor del mundo yo condené a mi hijo, y no lo quiero ver nunca más porque ella era una hija para mí. Ella fue la que pidió casarse y mi hijo (se refiere a Walter) era quien se oponía a ese casamiento, él fue quien le dijo a Carla que no se casara”.

La madre de Tomaselli deslindó también de toda responsabilidad al ahora ex abogado de su hijo Armando Agüero, quien luego de ocurrido el crimen renunció a esa función. “El abogado de mi hijo también actuó bien, siguió lo que ella (por Carla) le pedía. El tampoco tiene culpa y lo voy a defender hasta morir. Ella le decía yo quiero esto, quiero lo otro y él nunca le impuso nada. Yo notaba que ella estaba feliz y los primeros días que estuvieron juntos, los dos estaban muy bien.”

Walter Tomaselli, el hermano del imputado, también habló con los medios de prensa. “Yo estaba en contra de que mi hermano saliera en libertad”, sostuvo ante cámaras y micrófonos, repitiendo lo que le había gritado a las personas que habían rodeado su casa. “Me da vergüenza, no pidan que (Marcelo) se suicide, ahora tiene que estar preso y tiene que sufrir por lo que hizo.” Walter aseguró que él le había pedido a Carla que no hiciera nada para que su hermano saliera en libertad. “Ella me lo juró, me dijo que no lo iba a sacar a Marcelo de adentro, no sé qué pasó, no puedo entender por qué se casó.”

“Carla le pidió al abogado que por favor lo sacara y ella le mandó una carta a los jueces de Santa Rosa porque tenía un corazón muy grande, pidiendo que lo sacaran a Marcelo. Yo le dije ‘estás equivocada’”, agregó Walter Tomaselli. El joven también salió a defender a su madre: “Ella no presionó a nadie y tampoco pudo hacer nada para salvar a Carla, porque Marcelo le puso el cuchillo en la garganta y ella tuvo miedo de que también matara al nene”. Una de las imágenes más terribles del relato que hizo Rosana Muchiut sobre el femicidio, fue cuando dijo que Marcelo “con el nene en brazos, ensangrentado, se puso a cantar” minutos después de haber asesinado a Carla.

Compartir: 

Twitter
 

La madre y el hermano de Marcelo Tomaselli.
Imagen: Gentileza Diario La Pampa
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.