SOCIEDAD › ACUSADO DE HOMICIDIO AGRAVADO DE SU ESPOSA

Prisión preventiva para el viudo

Daniel Sfeir, el marido de la maestra Silvia Prigent, deberá seguir tras las rejas acusado del homicidio agravado de su esposa: el juez de Garantías de San Isidro, Ricardo Costa, resolvió ayer dictar la prisión preventiva del viudo, detenido desde el 13 de enero último, tal como lo habían solicitado el fiscal de Tigre, Cosme Iribarren, y los familiares de la maestra. En tanto, avanza la investigación sobre quiénes podrían haber sido los eventuales cómplices y se reclama la detención de la presunta amante del sospechoso.

Por ahora, Sfeir está alojado en la sede de la DDI de San Isidro, pero ayer se dispuso su traslado a una unidad dependiente del Servicio Penitenciario Bonaerense. Su abogado defensor, Rubén Jones, planeaba los futuros pasos a seguir con vistas a solicitar una morigeración de la preventiva con un arresto domiciliario.

Mientras tanto, la expectativa está centrada sobre el rumbo que tomará ahora la investigación por la desaparición y la posterior muerte de la docente. Es que, según los investigadores, en el crimen habrían actuado tres personas, y ahora apuntan a indagar qué papel desempeñó una mujer, que sería la amante del empresario.

Por el momento están presos Sfeir y Jorge Ramón Bini, un empleado informal del empresario de la basura que fue filmado en el momento en el que fue a vender el teléfono celular de Prigent a una galería comercial.

Además, se sabe que Bini concurrió a un locutorio de Zárate desde el cual habría llamado a la hermana de la víctima para indicarle dónde se encontraba el cadáver, cuando buscaban a la maestra que estaba desaparecida.

La familia de la maestra, con el patrocinio del abogado José Vera, apunta a reclamar la detención de María Cristina Soria, la mujer que trabaja en una fiambrería de San Fernando y habría tenido una relación sentimental con Sfeir. De hecho, la mujer vive muy cerca del límite con Dique Luján, a cuadras del lugar en el que encontraron el cadáver de Prigent.

El teléfono celular de Sfeir se activó en esa zona la noche del 29 de diciembre pasado, día en que desapareció la maestra, pero en su indagatoria el viudo aseguró que había estado con esa mujer y habían cambiado de autos por un problema mecánico que tenía el vehículo de ella.

Para los investigadores, sin embargo, las imágenes que muestran al viudo cambiando de vehículo y las llamadas son una prueba contundente de su supuesta coautoría en el homicidio. Sobre todo teniendo en cuenta que el viudo dijo que el día en que su esposa desapareció estaba en su casa durmiendo.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.