SOCIEDAD › ELECCIONES EN ITALIA

Votan pero no creen

 Por Elena Llorente

Desde Roma

En un clima de descreimiento en la política y de preocupación por el aumento de los precios, los impuestos y la desocupación, este domingo miles de italianos están llamados a votar en poco más de 900 municipios de todo el país. Algunas ciudades importantes como Palermo, capital de Sicilia, y la portuaria Génova, pero también Verona, Taranto, Parma, Monza y Piacenza se encuentran en la lista. Se trata de la primera vuelta de las elecciones municipales cuyo segundo turno se realizará el 20 y 21 de mayo.

Las localidades que van al voto representan el 12,5 por ciento del total de los municipios italianos, pero los analistas consideran que el resultado será un buen indicador para medir el humor de los electores. Algunos hablan de un extremo fraccionamiento del electorado, con gente que ha abandonado sus antiguos partidos y que estaría decidida a emitir, si lo hace (votar en Italia no es obligatorio), un voto de protesta a favor de Cinco estrellas, la formación política creada por un personaje polémico y muy crítico, como el cómico Beppe Grillo. Pero la protesta también podría llevar al voto en blanco.

La fecha de las elecciones italianas coincide con la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Francia, las elecciones parlamentarias en Grecia, las generales en Serbia y las regionales en Alemania, hechos que algunos políticos italianos han interpretado como una puerta que podría abrir una época de cambios en Europa. “Si gana François Hollande en Francia, Italia será un interlocutor esencial para reorientar la política europea”, comentó el dirigente del Partido Democrático (PD) y ex primer ministro Massimo D’Alema.

Lo que se trata de ver en los resultados de estas elecciones es la marcha de los partidos tradicionales, como el progresista PD, debilitado por la ineficacia de algunos de sus dirigentes, y el centro-derechista Pueblo de la Libertad, muy castigado después del desastroso gobierno de Silvio Berlusconi (foto, en campaña) y de algunos escándalos de corrupción en relación a sus militantes y aliados. Este último fue el caso de la racista Liga Norte, que controla sobre todo municipios del norte de Italia y cuya bandera fue siempre la honestidad total contra “Roma ladrona”. Su secretario general, Umberto Bossi, se vio obligado a renunciar porque su hijo –a su vez consejero municipal– usaba prácticamente todos los fondos del partido como si fueran suyos.

Otro que está en la picota a causa de vacaciones muy lujosas pagadas por lobbistas amigos suyos, que así conseguían licitaciones o trabajos estatales, es el presidente de la región de Lombardía, Roberto Formigoni, militante de la organización ultracatólica Comunión y Liberación y miembro del partido berlusconiano, Pueblo de la Libertad.

Berlusconi, sin embargo, insiste en que estas elecciones “no son un test político”.

La guillotina anticorrupción, lanzada hace algunos meses por el gobierno de Mario Monti, llegó también a los partidos de centro, en especial a la hoy inexistente formación de La Margarita, cuyo tesorero y senador, Luigi Lusi, habría sustraído para sí mismo y para su empresa más de 20 millones de euros. La Justicia ya pidió al Parlamento la autorización para su arresto.

De casos de corrupción hay para todos los gustos en Italia. Siempre los hubo, aunque no estaban en la picota como ahora, a excepción de los años de Manos Limpias, la campaña judicial anticorrupción de la década del ’90. Dado que está “de moda”, sobre este tema se han montado algunos políticos para conseguir más votos. El presidente de Izquierda, Ecología y Libertad, Nichi Vendola, por ejemplo, lanzó un llamamiento por Internet invitando a los electores a votar a quien defiende “la transparencia y la limpieza” (de todo asunto deshonesto) en los municipios.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: EFE
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.