SOCIEDAD › RECHAZO DE VECINOS, DOCENTES Y ORGANIZACIONES SOCIALES A UN EMPRENDIMIENTO PRIVADO EN SAN TELMO

Un barrio salió en defensa de sus chicos

Si avanza un proyecto para construir un polo comercial y gastronómico, las escuelas del barrio perderían el polideportivo Martina Céspedes, único centro de recreación para niños y adolescentes donde funcionan programas de inclusión.

 Por Eduardo Videla

Organizaciones sociales, docentes, estudiantes y vecinos de San Telmo rechazaron ayer el proyecto para construir un centro comercial y turístico debajo de la Autopista 25 de Mayo, en el lugar donde hoy funciona un polideportivo, que utilizan alumnos de siete escuelas y donde funcionan talleres recreativos para niños y adolescentes. Lo hicieron en una audiencia pública, convocada por la Legislatura, previa a la aprobación de la iniciativa en segunda lectura.

El proyecto ya tiene una primera aprobación de la Legislatura y después de esta audiencia (que no es vinculante) el cuerpo debería darle un tratamiento final. Lo llamativo es que fue tratado en bloque con otras dos iniciativas: un permiso de uso precario de 19 predios, también bajo la autopista, a organizaciones sin fines de lucro, y el llamado a licitación para la concesión de 92 predios en espacios bajo las autopista. Esa ingeniería permitió la aprobación de 55 legisladores sobre 60 y ahora los vecinos quieren revertir ese resultado.

En la audiencia, el proyecto de la denominada Feria del Sur fue presentado por uno de sus autores, el empresario Eduardo Servente, quien explicó que se trata de “un proyecto cultural y gastronómico” destinado a “subsanar las heridas” generadas por la construcción de la autopista –hace más de 30 años– “que cortó al barrio en dos y convirtió esa zona en una boca de lobo”. Servente integra el mismo consorcio que explota el espacio gastronómico y comercial bajo la autopista Illia.

El arquitecto Carlos Rosso, autor del proyecto, aportó algunos detalles: tendrá locales comerciales, un centro cultural y social en un extremo y en el otro una playa de estacionamiento para 260 vehículos. Ocupará dos manzanas y media entre Bolívar y el Espacio para la Memoria del ex Centro Clandestino de Detención Club Atlético. Tendrá como eje la calle Defensa y estará vinculado con el Museo de Arte Moderno (Mamba).

En una de esas manzanas funciona el Polideportivo Martina Céspedes, construido por AUSA, que utilizan las escuelas del barrio para educación física y donde funciona el programa de inclusión Club de Jóvenes, del Ministerio de Educación, y una juegoteca.

Les respondió primero la docente Silvia Ledo, rectora de la Escuela Normal 3, ubicada a metros del predio en conflicto. “Nos enteramos del proyecto de mala manera, por un periódico barrial. Nadie nos avisó que nos iban a sacar ese lugar que obtuvimos después de años de lucha, durante la gestión de (Aníbal) Ibarra-(Daniel) Filmus”, dijo, y agregó que el polideportivo es “el único lugar con el que contamos para algo que pareciera no importar, que es la educación física y la expresión cultural de los chicos”.

Ricardo Fuentes, delegado de las cooperadoras de las escuelas de San Telmo, advirtió que las empresas “sólo consultaron a vecinos caracterizados y no a las quince escuelas del distrito escolar” que de una forma u otra utilizan el predio. Se preguntó si “se votaron los tres proyectos en bloque porque hay intereses de por medio”. Y exhortó a los legisladores a pensar si “más que un negocio para algunos no es mejor un espacio público para todos”.

Los vecinos presentaron 1200 firmas de rechazo al proyecto. Así lo expresó Federico Barrionuevo, integrante de la juegoteca de la asociación Creactivar, que trabaja con chicos del barrio en el polideportivo. “Nos ofende el ingeniero Servente cuando llama boca de lobo al lugar donde se llevan a cabo las mejores políticas de inclusión social de la Ciudad”, dijo. Y advirtió que si el proyecto se propone “subsanar heridas”, puede llegar a “generar peores heridas cuando los chicos no tengan espacios de recreación y participación comunitaria”. Eduardo Tissera, de la misma asociación, denunció que en San Telmo “los vecinos están siendo expulsados de a poco” porque para los negocios inmobiliarios “molestan los pobres, los chicos que juegan en la calle”.

También se manifestó en contra del proyecto la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE-Ctera), que apoyó a las comunidades educativas afectadas con una radio abierta en la puerta de la Legislatura. Uno de los momentos más conmovedores de la audiencia fue cuando Ruth Félix García, estudiante de 5º año del Normal 3 y usuaria del polideportivo desde la escuela primaria, se dirigió a los legisladores: “Cuando voten, piensen en los chicos que estamos usando el polideportivo”.

Compartir: 

Twitter
 

La docente Silvia Ledo, directora de la Escuela Normal 3, se manifestó en defensa del polideportivo.
Imagen: Rafael Yohai
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.