SOCIEDAD › MATó A TRES, HIRIó A CUATRO Y SE SUICIDó

A los tiros en Wisconsin

El caso puede incluirse como violencia de género. Un hombre, con restricción de acercamiento a su ex, atacó a tiros a la gente de un spa donde trabaja ella.

Tres personas murieron y otras cuatro resultaron heridas ayer luego de que un hombre armado entrara en un spa en un centro comercial en el estado de Wisconsin (centro-norte de Estados Unidos) y abriera fuego indiscriminado, informaron fuentes policiales. El atacante, identificado como Radcliffe Haughton, un hombre negro de 45 años, escapó y dejó en el lugar un artefacto explosivo para evitar que la policía lo busque en el edificio de dos plantas. Sin embargo, en las últimas horas de ayer, Haughton fue hallado muerto en una de las habitaciones del centro de belleza, informaron fuentes policiales. Duane Bondar, vocero de la policía de Brookfield, confirmó que “el sospechoso falleció”, pero no ofreció detalles de la muerte. La prensa local, citando fuentes cercanas al caso, aseguró que Haughton se suicidó.

El jefe de policía local, Daniel Tushaus, indicó que “tres de las víctimas del tiroteo fallecieron y otras cuatro presentan heridas que no revisten gravedad”. Mientras que una de las mujeres que fue herida de bala en el cuello “podría estar embarazada de seis meses”, añadió.

Además, el jefe policial proporcionó pocos detalles sobre los motivos que llevaron a Haughton a realizar algo así, pero los medios locales dicen que el hombre estaba atravesando un difícil divorcio de su mujer, que trabajaba en el spa Azana, donde tuvieron lugar los hechos. La mujer había obtenido una orden judicial para que Haughton se mantuviera alejado de ella, no la contactara y entregara sus armas, afirmó la prensa local.

El tiroteo ocurrió cerca de las 11 hora local y más de una decena de ambulancias llegaron al centro comercial, que fue evacuado al menos parcialmente. Thomas Ahem, vocero de la Agencia para el Control del Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego (ATF, por sus siglas en inglés), explicó que “el tiroteo está siendo investigado como un suceso de violencia doméstica”.

En tanto, Christopher Pfeiffer, un testigo de lo ocurrido, declaró que se encontraba de camino a una librería en el centro comercial cuando vio a una joven mujer descalza corriendo por el lugar. “Estaba gritando, llorando histéricamente. Estaba pidiendo ayuda”, dijo le hombre. “No dejaba de decir ‘han disparado a mi madre’. Y mencionaba que había un hombre armado”, agregó. Por su parte, David Gosh, otro de los testigos del hecho, describió cómo una mujer salía de un spa en dirección a la carretera mientras gritaba y era perseguida por un hombre con una pistola. Gosh afirmó que la policía llegó poco después y que entonces el hombre con el arma corrió hacia el edificio “buscando una ruta para escapar”. El padre de Gosh, John, dijo que vio “a dos mujeres heridas mientras eran sacadas del spa, una que había sido alcanzada en una pierna y otra en la espalda”.

Este fue el segundo tiroteo masivo en Wisconsin este año. El pasado 5 de agosto en un templo de la comunidad Sij, en el sur de Milwaukee, Wade Michael Page mató seis personas, hirió a otras tres y luego se suicidó.

Compartir: 

Twitter
 

El spa Azana, en Brookfield, escenario de los disparos.
Imagen: AFP
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.