EL PAíS › ARGENTINA LANZó UNA CAMPAñA PARA ENCONTRAR A HIJOS DE DESAPARECIDOS

Buscando nietos en Italia

En Turín, representantes de Hijos y de la Comisión Nacional para el Derecho a la Identidad presentaron junto al alcalde Piero Fassino la iniciativa destinada a buscar a los casi cuatrocientos chicos que todavía falta identificar.

 Por Elena Llorente

Desde Roma

El día que Roma recuerda la desaparición de 350 niños judíos que fueron deportados a campos de concentración entre octubre de 1943 y junio de 1944, Argentina presentó en Turín una campaña para tratar de recuperar alguno de los 393 nietos todavía desaparecidos desde la dictadura militar. Hoy adultos, de entre 30 y 38 años; algunos podrían vivir en Italia y no tener conciencia de su verdadera identidad. Italia es el primer país en el que Argentina lanza esta campaña, pero no se descarta que pronto el modelo pueda extenderse a otros.

El 16 de octubre de 1943, el ghetto de Roma, donde vivían entonces concentradas las familias judías, fue rastrillado por el ejército nazi. Más de mil personas fueron deportadas al campo de concentración de Auschwitz, en Polonia. Los niños fueron 200 en un primer momento y de la mayoría de ellos no se supo nada más. Algunos tal vez fueron usados para experimentos nazis; otros quizás escaparon cuando acabó la guerra sin saber dónde andar, quedándose a vivir con el primero que les ofreció ayuda; muchos otros murieron en las cámaras de gas, como sus padres.

De la presentación de la campaña argentina “por la identidad” en Turín –norte de Italia– participó el alcalde de la ciudad y dirigente del Partido Democrático, Piero Fassino, pero también un nieto recuperado por las Abuelas de Plaza de Mayo en Argentina, Guillermo Pérez Roisinblit, la coordinadora general de la Comisión Nacional para el Derecho a la Identidad (Conadi) y hermana de una desaparecida, Claudia Carlotto, y el ministro encargado de Derechos Humanos de la embajada argentina en Italia, Carlos Cherniak.

“Nosotros como sociedad sabemos que debemos ser parte de esta campaña y nos comprometemos a difundirla”, dijo Fassino en la rueda de prensa. La presentación de este proyecto empezó el 8 de octubre en Nápoles, siguió en Bari y Cosenza, en la República de San Marino y el jueves concluirá en Milán. “Esta campaña fue diseñada por la embajada y parte de la base de que todavía faltan encontrar 393 nietos. Dado que el país más italiano del mundo después de Italia es Argentina, nos parece una hipótesis razonable que aquí puedan vivir algunos de ellos”, contó Cherniak a Página/12. “Ya sea por la relación que había entre la dictadura militar argentina y algunas autoridades italianas como por los intereses económicos muy poderosos relacionados con la P2, y después, por las crisis económicas que vivió el país y que empujaron a mucha gente a irse al exterior, puede ocurrir que algunos de estos casos se encuentren aquí”, explicó.

“La red por el derecho a la identidad fue creada hace años –agregó por su parte Claudia Carlotto–. Pero lo que estamos haciendo ahora es tratar de conseguir como socios o partners a los municipios, las provincias y regiones. En este sentido ha sido muy exitoso este viaje porque hemos conseguido mucha repercusión. Más allá de la sociedad civil que siempre fue muy solidaria con nosotros, lo importante es que haya instituciones que nos apoyan, porque lo que necesitamos es difusión. Que se sepa que cualquier argentino que vive aquí y que tenga dudas puede hacerse el test del ADN sin necesidad de ir a Argentina, en el Consulado y con las mismas garantías”.

Guillermo Pérez Roisinblit contó su experiencia en cada ciudad que visitaron. “Dar un testimonio de lo que fue mi vida puede ser hasta catalizador. Traté en lo posible de explicar todas las consecuencias, buenas y malas, de conocer el propio origen. Voy explicando todo lo que yo sufría por ser único hijo de padres divorciados. Ellos se separaron cuando yo tenía cuatro años porque mi apropiador era muy violento”, dijo. Guillermo fue encontrado hace más de diez años por su verdadera hermana, que también trabajaba en Abuelas. Ahora tiene 33 y trabaja en un ministerio. Sus apropiadores no sólo le cambiaron el apellido y los padres, sino hasta la fecha de nacimiento, el signo del zodíaco y la religión, contó. “Y lo que es peor es que a mis verdaderos padres no los voy a conocer nunca. Me tengo que consolar con algunas fotos a las que les doy vida con la memoria que me prestan sus amigos”, contó.

La delegación argentina visitó las ciudades italianas para explicar, entre otras cosas, que los consulados argentinos en Italia cuentan con los instrumentos para garantizar la realización del análisis de ADN con total confidencialidad. Las autoridades locales y regionales italianas dieron su apoyo, transformándose en sostenedores de la campaña y autorizando, por ejemplo, a que se coloque un cartel con informaciones, en los registros civiles de su territorio. También las universidades la apoyan, difundiendo, entre otras cosas, la película Verdades verdaderas, la historia de la presidenta de Abuelas, Estela de Carlotto. Ahora se busca el apoyo de los sindicatos para que quien no tiene contacto con las universidades también pueda estar informado. No se trata sólo de que se acerquen al Consulado los directos interesados, sino que cualquier persona puede aportar datos sobre algún presunto caso, aclaró Guillermo, “yo mismo fui descubierto gracias a los datos aportados por una llamada anónima a Abuelas”.

Según Pérez Roisinblit, el evento más emocionante de esta gira fue el de Bari, donde con el alcalde Michele Emiliano –un ex fiscal antimafia– se hizo una ceremonia en memoria de los 30.000 desaparecidos y se plantó un palo borracho en pleno centro. “Luego nos encontramos con el presidente de la región, Nicchi Vendola, que dijo que los italianos tenían que sentir vergüenza por la no colaboración que dieron a los argentinos durante la dictadura”, contó. Todavía no se ha descubierto ningún caso en Italia, pero Cherniak dijo que ha habido consultas por parte de algunas personas y que se están evaluando, porque el pedido de test ADN exige cumplir con un cierto procedimiento.

Representantes argentinos de derechos humanos en Roma, como Jorge Iturburu, de la organización 24 de Marzo, consideran que esta campaña debería también hacerse en los registros civiles argentinos y en otros países.

Compartir: 

Twitter
 

La delegación argentina junto al alcalde de Turín durante el lanzamiento de la campaña.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.