SOCIEDAD › SUSANA TRIMARCO SE REUNIó CON CRISTINA KIRCHNER Y AL SALIR DIJO HABER RECIBIDO “TODO EL APOYO”

“Dijo que tenemos que cambiar la Justicia”

La Presidenta recibió anoche a la madre de Marita Verón, en la Casa Rosada. Trimarco contó luego que Cristina Kirchner le dijo que “de una vez por todas hay que sacar a esa gente que no tiene que estar ahí”. El tribunal tucumano brindará hoy los fundamentos de su fallo.

 Por Emilio Ruchansky

Susana Trimarco enfrentó una vez más las cámaras anoche. A pocos pasos de la Casa Rosada y sin ocultar su emoción refirió sobre la reunión que había mantenido minutos antes: “Nuestra querida Presidenta me ofreció todo el apoyo”. A menos de una semana del fallo que absolvió a los trece acusados por el secuestro y promoción de la prostitución de su hija, Marita Verón, en 2002, Trimarco afirmó que en el encuentro con Cristina Fernández de Kirchner y el jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, recibió adhesión para avanzar en el juicio político contra los integrantes de la Sala II de la Cámara en lo Penal de Tucumán. “Me dijo que tenemos que cambiar la Justicia, que no podemos permitir que la Justicia sea injusta”, aseguró. Respecto de la reforma a la ley de trata, que comenzará a debatirse hoy en la Cámara de Diputados, dijo que “si la Presidenta no lo pedía, no se trataba esa ley”.

Acompañada por sus dos abogados penalistas, Carlos Varela y José D’Antona, y una asistente, Trimarco entró en la Casa Rosada a las 19.30. “La reunión fue reservada”, informaron fuentes presidenciales, y transcurrió en el despacho de Abal Medina. No se permitieron fotógrafos, sólo se tomaron unas imágenes sin sonido para los noticieros. Pasadas las 21.30, la madre de Marita Verón se acercó hasta la prensa, que aguardaba tras las vallas, y agradeció la cobertura periodística. “Me llena de fuerzas”, dijo. Luego se acomodó donde le pidieron los camarográfos, cruzó las manos a la altura de la pelvis y se despachó contra el tribunal.

“Ellos van a sacar a la luz la destrucción de la prueba. No los voy a escuchar, yo voy a seguir peleando por mi hija”, dijo respecto de la lectura de los argumentos del fallo, que se conocerán hoy a las 9. “Si no había pruebas, como dicen los jueces, ¿por qué elevaron la causa a juicio oral y la fiscalía pidió dieciséis años de prisión para los acusados? Es vergonzoso lo que pasó”, dijo. Luego criticó la instrucción del caso: “Diez años luché y exigí que se investigue. Y tuve que investigar yo, como madre, y lo hice como pude. Y ahora vienen a decir que no sirvió”.

Sobre la reforma a la ley de trata, sancionada en 2008 por insistencia de Trimarco, comentó que el tema fue tocado en la reunión con la Presidenta. “Es vergonzoso que las penas hoy sean de tres a quince años, que se precise el consentimiento de una mujer violada y drogada, aunque sea mayor de edad. La reforma va a servir para que haya más asistencia a las víctimas”, dijo sobre el proyecto, que se discutirá hoy en un plenario de las comisiones de Legislación Penal, Presupuesto y Minoridad y Familia (ver aparte). “Si no se trató antes es porque no todos estaban de acuerdo”, apuntó.

Una periodista le preguntó si había hablado con la Presidenta sobre “el contubernio político” en el caso de su hija, Trimarco aseguró que Fernández de Kirchner conocía el tema “porque a ella le pasó”. Y agregó, citando a la mandataria: “Me dijo que de una vez por todas hay que sacar a esa gente que está sentada en su sillón y no hace las cosas que tiene que hacer bien y que no tienen que estar ahí”. Luego acusó a la Justicia provincial por demorar allanamientos y valoró la creación de una regional norte del Ministerio de Seguridad Nacional.

“La Presidenta me contó que ella se quedó impactada, paralizada, que no le entraba cómo no se había conseguido ni una sola condena”, dijo la madre de Marita Verón. Más tarde contó que la Presidenta estaba preocupada por las víctimas de trata que declararon en el juicio. “¿Y ahora quién las va cuidar? ¿Yo las voy a tener que seguir cuidando mientras siguen sueltos todos estos criminales?”, dijo Trimarco y antes de retirarse, contó que se quedará en la ciudad de Buenos Aires hasta mañana, día previsto para sancionar la modificación de la ley de trata en Diputados, “para asistir a las comisiones y a la votación”.

Según explicó a este diario Carlos Varela, esta semana también será decisiva para la estrategia legal, tras el revés judicial en Tucumán. “Vamos a reunirnos en Buenos Aires los cinco abogados que venimos trabajando, tres de la Fundación (María de los Angeles Verón) y vamos a ponernos de acuerdo en la apelación”, explicó.

Los caminos para seguir, agregó Varela, tienen tres direcciones posibles: recurrir al Tribunal Superior de Justicia de Tucumán, a la Corte Suprema de Justicia de la Nación o la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Serán decisivos los fundamentos de la sentencia absolutoria. Según fuentes judiciales, los argumentos ocuparían quinientas carillas y buena parte de éstas consisten en la transcripción de partes de las declaraciones de los cerca de 150 testigos que participaron en los más de diez meses de juicio oral.

Los magistrados adelantaron que la prueba testimonial era “insuficiente”, “contradictoria” y que “el estado de inocencia no ha sido vencido”. El presidente del tribunal, Alberto Piedrabuena, había asegurado que si los acusados “hubieran sido juzgados con la nueva legislación de trata, sería competencia federal y seguramente sí habría condenas”. Varela señaló que ese argumento es “infantil” y que el tribunal “nunca consideró que las testigos fueran víctimas, que sufren estrés postraumático y que pasaron diez años desde los hechos”.

“Durante las audiencias los jueces tuvieron un rol ascético. No vieron a las víctimas ni las escucharon. Hubo ocho mujeres rescatadas que hablaron durante días, que tuvieron a los captores sentados en la misma sala y los reconocieron, al igual que a Marita Verón, y encima fueron maltratadas. También hubo aprietes a una imputada, que hizo una confesión y más tarde otras imputadas la amenazaron en el baño”, comentó el abogado. Por este motivo, resaltó a la prensa Trimarco, la querella avanzará con el juicio político de los magistrados por mal desempeño: “Ellos tiraron toda la lucha por la borda, no entendieron nada”.

Respecto de la apelación, no se descarta un recurso extraordinario o un per saltum que eleve el caso a la Corte Suprema de Justicia de la Nación por dos posibles razones: gravedad institucional y denegación de justicia. “Pensamos mucho en el caso de María Soledad Morales. Es lo más parecido que existe a nuestro caso”, afirmó Varela. Entre hoy y mañana, cuando el equipo jurídico que asiste a Trimarco analice los argumentos del tribunal tucumano, habrá una conferencia para anunciar los pasos de la querella.

Trimarco ya adelantó su decisión de avanzar en el pedido de destitución de los tres jueces o “atorrantes”, como los llamó, ante la Legislatura provincial y el Jurado de Enjuiciamiento. Ya recibió el respaldo del gobernador José Alperovich, quien indicó: “Todo lo que se pueda hacer por ella es poco”. El fallo absolutorio causó rechazo e indignación en una multitud de sectores políticos y sociales, pero no en el judicial, donde sólo la Asociación de Mujeres Juezas de la Argentina rechazó abiertamente la decisión del tribunal.

“No tengo pruebas, pero no tengo dudas de que cuando hay plata de por medio puede estar el mundo tocando trompetas que no les importa nada. Porque claro, ¿qué otro poder del Estado o inclusive desde el mundo privado, qué poder dentro de la sociedad tiene un cargo asegurado para toda la vida y si hay que juzgarlo, lo juzgan únicamente los pares y los abogados que son los que dependen de él?”, dijo la Presidenta el miércoles pasado, un día después de que se conociera el veredicto. Durante ese acto, en la localidad bonaerense de Garín, la mandataria puso fecha para recibir a Trimarco en la Casa Rosada.

A partir de ese discurso, y del fallo que lo inspiró, avanzaron proyectos para instalar el juicio por jurados en la provincia de Buenos Aires y se planteó la posibilidad de que los jueces sean electos por la voluntad popular. Trimarco insistió anoche en que los jueces Alberto Piedrabuena, Emilio Herrera Molina y Eduardo Romero Lascano no tuvieron “ni el corazón ni la inteligencia para entender a las víctimas”.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Cristina Kirchner recibió a Susana Trimarco anoche en el despacho del jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, en la Casa de Gobierno.
Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.