SOCIEDAD › EN EL HOSPITAL DE ARECO, SE COMBINO CON UNA BACTERIA

Al final, era gripe A

El último informe del Instituto Malbrán revela que el brote de neumonía que provocó la muerte de dos personas se originó en la combinación de gripe A con la bacteria Legionella.

 Por Eduardo Videla

El Ministerio de Salud confirmó ayer que los trabajadores de la salud y pacientes del hospital de Carmen de Areco que padecieron neumonías –que en dos casos resultaron fatales– padecieron una combinación del virus de la gripe A y la bacteria Legionella, una variedad “poco frecuente de la cual en la Argentina no se han registrado brotes sino casos aislados”.

La cartera sanitaria nacional salió así a desmentir una información divulgada desde La Plata y recogida por algunos medios, según la cual las personas fallecidas no estuvieron afectadas por gripe A.

“Se detectó el genoma viral de la gripe A (H3N2) en cinco personas y por extensión se concluye que las otras que tuvieron los mismos síntomas tuvieron el mismo virus”, aseguró a Página/12 Jaime Lazovki, a cargo de la dirección del Instituto Malbrán, donde se realizaron los estudios bacteriológicos del caso. “En cuanto a la bacteria, no se encontró directamente ni por cultivo sino, semanas después, a través de los anticuerpos que produjo en el organismo la presencia de Legionella pneumophila, en seis pacientes”, agregó.

En los primeros días de febrero se detectó un brote de una extraña forma de neumonía. Afectó a siete trabajadores de la salud, dos pacientes y un familiar, todos dentro del hospital. El 8 de febrero falleció una enfermera y el 23 de ese mes se produjo el segundo desenlace fatal.

De acuerdo con el último informe, con fecha 20 de marzo, al que accedió Página/12 –cuyo facsímil ilustra esta nota– también se encontró la bacteria en el agua del tanque central del hospital y en el aire acondicionado de Salud.

Lazovki aclaró que, sin embargo, las dos pacientes no fallecieron como consecuencia de la gripe A o de la Legionella, ni por la combinación de ambas, sino por complicaciones en la terapia intensiva donde estuvieron internadas por los trastornos respiratorios que padecían. “Los otros pacientes también tenían el mismo virus y la misma bacteria y se recuperaron”, explicó.

–¿La cepa del virus gripal era el que circuló en el país en el último año o el que prevalecía en el Hemisferio Norte? –preguntó Página/12.

–Era la cepa del virus H3N2, que circuló en el invierno del Hemisferio Norte. En el Hemisferio Sur prevalecieron la gripe B y la H1N1. Se detectaron aquí algunos casos en noviembre de H3N2, en gente que viajó al Hemisferio Norte, pero en forma aislada.

–¿La Legionella es una bacteria que se detecta habitualmente aquí?

–Su presencia es poco frecuente y en la Argentina no existen antecedentes de brotes. Sí en Europa, en Estados Unidos y en el Caribe.

–En un momento se dijo que una de las personas había contraído la gripe al viajar a Estados Unidos. ¿Puede haber ocurrido lo mismo con la bacteria?

–Lo cierto es que una de las personas había viajado a Estados Unidos, pero fue la última en empezar con los síntomas. Era sólo una hipótesis.

–Pero se recomendó que las personas que viajaran a los Estados Unidos se vacunaran contra la gripe...

–Esa recomendación surgió desde la provincia. Además, aquí no había en ese momento vacunas contra la H3N2, que son las que se están aplicando recién ahora.

Desde Santiago del Estero, el ministro de Salud, Juan Manzur, informó que “por la epidemiología que presentaban estos casos di la orden de que se siguiera investigando y eso se hizo: y lo que se encontró es una coinfección agregada” al virus de la gripe. “Además de haberse confirmado la presencia del virus de la gripe A (H3N2) por cultivo y aislamiento en muestras de cinco de los afectados, también se encontró evidencia de una coinfección con Legionella pneumophila, una bacteria que causa neumonías atípicas”, precisa el informe emitido por el Malbrán. Durante la investigación, señalaron, “se descartaron otros gérmenes como adenovirus, virus sincicial respiratorio, dengue, hantavirus, clamidias, micoplasmas e histoplasmas”.

El informe aclara que los estudios mostraron un aumento de anticuerpos contra Legionella en seis de los casos, aunque hasta el momento sólo se observaron valores duplicados o triplicados con respecto a los iniciales y “el diagnóstico se confirma cuando los niveles de anticuerpos se cuadruplican”. Ese incremento en este tipo de infecciones “puede demorar varios meses o incluso no producirse”, advierte.

La presencia del genoma viral de la gripe A, recordó Lazovki, “se había detectado en febrero” lo cual “colocaba al virus como la primera causa probable del brote aunque los estudios iban a continuar”. La presencia del virus, agrega el comunicado de la cartera sanitaria nacional, fue confirmada más tarde a través de cultivos virales y aislamiento, lo cual permitió definir que se trataba de gripe A (H3N2), el mismo virus que circuló en el Hemisferio Norte durante la última temporada invernal.

Compartir: 

Twitter
 

Los casos de gripe A y Legionella se produjeron sólo dentro del hospital de Carmen de Areco.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.