SOCIEDAD › MASIVA MARCHA EN PUERTO ESPERANZA A UN AñO DEL ASESINATO DE LA JOVEN

Tati Piñeiro, un caso que conmueve Misiones

Itatí Piñeiro fue asesinada el 11 de julio de 2012. Por el crimen detuvieron al adolescente Hernán Céspedes. Dijeron que se suicidó antes de declarar. Las familias de ambos se unieron para reclamar justicia y denuncian al hijo de un diputado.

 Por Mariana Carbajal

Itatí “Tati” Piñeiro tenía 18 años y estaba terminando el secundario en una escuela nocturna de Puerto Esperanza, en el noroeste de la provincia de Misiones. Era una adolescente humilde. El 11 de julio del año pasado apareció muerta, con signos de haber sido violada. Por el femicidio fue detenido un muchacho, Hernán Céspedes, quien horas antes de declarar ante el juez apareció “suicidado” en una celda. La familia de Tati cree que fue el entregador, pero no el autor del crimen. Las familias de ambos jóvenes se unieron para reclamar justicia: sospechan que Tati fue asesinada en la fiesta de cumpleaños del hijo de un diputado provincial y sobrino del intendente local, en la que participaron otros “hijos del poder”, y que Céspedes no se ahorcó con un cordón de zapatilla –como dijo la autopsia– sino que fue brutalmente silenciado. A un año de las muertes, en la plaza principal de Puerto Esperanza, se realizó una multitudinaria marcha contra la impunidad, en la que participó la hermana Martha Pelloni. La monja, que encabeza la Red Infancia Robada, comparó el femicidio de Tati con el crimen de María Soledad Morales, en Catamarca.

“Quiero saber qué paso con mi hija”, pidió, en diálogo con Página/12, Rosa González, mamá de Tati. Una causa sin juez, un periodista y un docente que acompañan a las familias de Tati y Hernán amenazados, y testigos que tienen miedo de hablar son parte de la tenebrosa escenografía que rodea el femicidio de la adolescente. Fotos de su cadáver, que aparecieron en forma anónima en una FM local, darían cuenta de que el cuerpo ya sin vida habría sido lavado en el Hospital de Puerto Esperanza, indicó el abogado Hermindo González, de la Red Infancia Robada.

“Este caso es idéntico al de María Soledad, cómo se hizo la investigación, los personajes, hijos del poder que están involucrados, el hijo de un diputado provincial y sobrino del intendente, un muerto para garantizar el encubrimiento y todo un poder provincial encubriendo”, sostuvo la hermana Pelloni. La religiosa, que estuvo en la marcha que tuvo lugar el 12 de julio último, se comprometió a seguir acompañando a la familia de Tati y también a la de Hernán. María Soledad fue violada en Catamarca en 1990. Por su femicidio fue condenado el hijo de un diputado nacional, cercano a los Saadi, cuyo gobierno cayó como consecuencia del caso. Los Saadi manejaban la provincia como un feudo (ver aparte).

“Les pido que acompañen a las familias de las víctimas”, dijo la hermana Pelloni y recordó que en Catamarca fue fundamental la participación de los alumnos y docentes de las escuelas en las 60 marchas del silencio que se realizaron denunciando al poder político como responsable del asesinato de María Soledad. “Hay indicios y testigos que tienen miedo de hablar que señalan como sospechoso del crimen de Tati a Fabián “Pendorcho” Gruber, hijo del diputado provincial por el Frente Renovador de la Concordia Gilberto “Pato” Gruber, ex intendente de Puerto Esperanza por dos gestiones y hermano del actual intendente Alfredo Gruber”, dijo a Página/12 el abogado de la Red Infancia Robada.

Rosa, la mamá de la adolescente, encabeza todos los sábados una protesta, en la plaza central del municipio. Pero nunca fue tan numerosa como la del 12. Puerto Esperanza está ubicado a unos 60 kilómetros de las Cataratas del Iguazú. Con alrededor de 14 mil habitantes, su principal actividad es forestal: allí está asentada una fábrica de pasta celulósica de la empresa trasnacional Alto Paraná, del grupo chileno Arauco.

La investigación judicial del femicidio de Tati no avanza. Ni siquiera tiene magistrado. El juez originario y con competencia en lo penal fue Juan Pablo Fernández Rissi, pero en junio decidió inhibirse en la causa, luego de que los familiares de Hernán Céspedes lo acusaran de encubrimiento. El expediente pasó al juez con competencia civil Ricardo Gerometa, quien por estos días se encuentra con licencia por enfermedad. El fiscal es Martín Britez. La familia de Tati tenía un abogado particular, pero hace seis meses que no los contacta. La Red Infancia Robada, a través del Foro Misiones, se comprometió a brindarle un abogado. Hermindo González, indicó a Página/12, se encargará de realizar un seguimiento del caso. “La familia de Tati no cree que Céspedes sea el autor del asesinato, a tal punto de que hoy ambas familias están unidas en el reclamo de Justicia. Sí cree que Tati fue víctima de un grupo denominado ‘hijos del poder’ que capitanea el joven Gruber. Existe en el celular de Tati registro de contacto con ese joven. Por eso sospechan de un encubrimiento político. Pero para el juez la causa estaría cerrada con el único autor muerto”, detalló el abogado. “Sabemos que Tati era amiga de Céspedes. También sabemos que el joven apareció muerto en situaciones muy extrañas en la celda de la comisaría 7 de Puerto Rico, unas horas antes de su declaración ante el juez”, agregó. Céspedes, para la familia de la joven, habría sido el entregador. La adolescente se habría ido de la escuela con él, en su moto. En la noche del 11 de julio, Pendorcho Gruber celebró su cumpleaños en un bar. “En el pueblo se sabe que los ‘hijos del poder’ realizan fiestas privadas a las que invitan a jóvenes de escasos recursos, de las que abusan. Y luego ellas son amenazadas para que no denuncien”, dijo el asesor legal de la Red Infancia Robada. Desde un principio los padres de Tati y Hernán contaron con el apoyo de FM Imperio, propiedad del periodista Daniel Ortigoza, quien al igual que los familiares de los jóvenes muertos ha recibido constantes amenazas y persecuciones. Los demás medios silencian el caso. O difaman a quienes apoyan a las familias de las víctimas. Meses atrás, Ortigoza aportó al juez Rissi una serie de fotos con crudas imágenes del cuerpo de la joven mutilado; esas imágenes fueron dejadas anónimamente en la radio. Ortigoza denunció que Pendorcho Gruber lo amenazó directamente desde su camioneta. Días atrás el periodista acompañó a las dos familias a Posadas, donde fueron recibidas por el secretario general de Acceso a la Justicia y los Derechos Humanos de la provincia, Carlos Oudín, y por otros funcionarios de la gobernación que encabeza Mourice Closs. El femicidio impune y la sospechosa muerte de Céspedes son una brasa caliente para el oficialismo provincial. Los Gruber están alineados con Closs. En abril, el Frente Renovador organizó en Puerto Esperanza un acto para apoyar a los Gruber, en medio de las sospechas que señalan a Pendorcho vinculado con las muertes de Tati y Hernán. La mamá de Tati contó a este diario que los funcionarios le prometieron que en 48 horas tendría una copia del expediente judicial, ya que no tuvo todavía acceso a la causa. Hasta ahora, dijo la mujer, “no tengo copia del expediente”.

También denunció que fue amenazado por Pendorcho Gruber, por su acompañamiento a las familias de Tati y de Hernán, el docente Carlos Antonio Duarte, maestro de una escuela primaria de Puerto Esperanza y secretario gremial del Movimiento Pedagógico de Liberación (MPL), una organización gestada entre los docentes autoconvocados del norte de la provincia. Referentes del MPL participaron de la marcha de antorchas del 12 de julio, a la que se sumaron además integrantes del Colectivo de Acción contra las violencias, la CTA, ATE de la CCC, Tribuna Docente y algunos partidos políticos.

Compartir: 

Twitter
 

Itatí Piñeiro fue asesinada el 11 de julio por la noche y su familia acusa a Pendorcho Gruber.
SUBNOTAS
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.