SOCIEDAD › INVESTIGADORES ARGENTINOS PRESENTAN UNA EXITOSA ESTRATEGIA DE TRATAMIENTO

Sintonía fina para el VIH/sida

Una investigación impulsada por la Fundación Huésped propone una terapia en base a dos drogas en lugar del cóctel de tres. El estudio se hizo en 27 centros de seis países. Aún faltan más investigaciones para ponerla en práctica.

Un equipo de investigadores argentinos presentó una nueva estrategia para tratar el VIH/sida basada en el uso de dos drogas en lugar del tradicional cóctel de tres. El tratamiento, afirmaron los expertos, representa una alternativa más simple y económica que reduce los efectos colaterales, como la anemia y la intolerancia digestiva en los pacientes. El estudio, bautizado GARDEL, estuvo coordinado por científicos argentinos e incluyó a más de 500 pacientes de Europa, Estados Unidos y América latina. Los resultados del tratamiento fueron dados a conocer ayer en un congreso internacional que se realiza en Bélgica.

La investigación consistió en comparar la respuesta a las terapias en dos grupos de pacientes vírgenes de tratamiento: una rama tomó la combinación de fármacos triple estándar y la otra, la nueva combinación de las drogas Lopinavir/Ritonavir (LPV/r) y Lamivudina (3TC). El estudio determinó que la estrategia de las dos drogas tenía resultados “no inferiores” a la terapia con tres medicamentos. “La recuperación de las células CD4 del sistema inmunológico fue similar entre las dos ramas”, expresó el informe.

De hecho, la diferencia estuvo a favor del nuevo tratamiento: el 88,3 por ciento de los pacientes tratados con la combinación doble lograron llevar su carga viral “a niveles indetectables”, contra el 83,7 por ciento asistidos con la terapia tradicional.

“Esto significa que el paradigma de tres drogas, el cual se utiliza desde el año 1996, comienza a resquebrajarse. Se nos abre una alternativa para utilizar estas dos drogas”, explicó a Página/12 Omar Sued, director de investigaciones clínicas de la Fundación Huésped, la ONG que lideró el estudio.

Las ventajas del tratamiento, aseguran los expertos, son el abaratamiento de los costos debido a la reducción en la cantidad de medicamentos utilizados y la disminución de los efectos colaterales que pueden sufrir los pacientes. “El tratamiento es una opción, sobre todo para pacientes con un alto riesgo de toxicidad, como las personas mayores o las que padecen problemas cardiovasculares. Se reducen así efectos colaterales como la anemia, los problemas renales, la intolerancia digestiva, los vómitos”, detalló Sued. Y agregó que, “antes de iniciar este estudio, un grupo de investigadores en España probó utilizar un sólo medicamento pero los resultados no mejoraban el tratamiento triple. Por eso, decidimos que podía ser interesante estudiar una postura intermedia: ni tres ni uno, sino dos medicamentos”.

La investigación comenzó a gestarse hace cuatro años por iniciativa de la Fundación Huésped, una entidad que, desde hace más de 20 años, trabaja en la lucha contra el VIH/sida. Una primera etapa estuvo centrada en conseguir el financiamiento necesario a través de donaciones y los aportes de la industria farmacéutica, a la vez que se trabajó en la coordinación con 27 centros de salud de Argentina, España, Estados Unidos, Chile, México y Perú. Luego, durante un año, se trabajó aplicando el tratamiento de dos drogas a un total de 535 pacientes. Ayer, finalmente, fueron presentados los resultados del estudio en el marco del 14 Congreso Europeo de Sida, que se realiza en Bruselas desde el 16 de este mes hasta hoy. El infectólogo argentino y director de la ONG, Pedro Cahn, estuvo a cargo de la presentación.

“Con el VIH nos encontramos en este momento en una etapa en la que hemos logrado que el virus no se replique y disminuir la carga viral con las terapias triples. Entonces los investigadores estamos en una ‘sintonía fina’, es decir, estamos viendo cómo hacer para que estos tratamientos sean mejores”, expresó Cahn.

El especialista, quien a su vez es jefe de Infectología del Hospital Fernández, comentó que al estudio “le pusimos GARDEL”, porque “es un acrónimo donde cada letra es de una palabra que explica la estrategia del estudio, pero que además va a permitir que se reconozca que es de origen argentino”. Entonces GARDEL sería la sigla de Global ARV Design Encompassing Lopinavir/Ritonavir and Lamivudine, versus Lopinavir/Ritonavir based standar Therapy.

El infectólogo aseguró que la satisfacción no fue sólo por los resultados, sino también “por el hecho de haber podido diseñar y coordinar un estudio multicéntrico internacional”.

Con respecto a la posibilidad de que el nuevo tratamiento comience a aplicarse, el director de la ONG aclaró que “esta es la primera investigación que se presenta en este sentido, con lo cual faltará recorrer un largo camino que incluirá la realización de otras pruebas, para que esto se establezca como ‘el tratamiento recomendado’”. “Lo que por el momento podemos afirmar es que se trata de una alternativa segura”, concluyó el especialista.

Compartir: 

Twitter
 

El médico infectólogo Pedro Cahn, titular de la Fundación Huésped, en la presentación del estudio.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.