SOCIEDAD › MARIO TRUCCO ES UN BALUARTE MARPLATENSE EN EL PERIODISMO DEPORTIVO GRAFICO Y RADIAL

Un relator con historia y unanimidad

Durante 66 años, el reconocido periodista Mario Trucco ejerció la actividad en Mar del Plata y también en Buenos Aires. En entrevista con Página/12, relata anécdotas y apoya la recuperación del nuevo Palacio de los Deportes.

 Por Carlos Rodríguez

Desde Mar del Plata

“Creo que al CEF 1 lo han dejado muy bien, muy remozado, y por eso repito lo que siempre dijimos los marplatenses: que cualquier ciudad del mundo se enorgullecería de tener un escenario así.” Por unanimidad, la gente de Mar del Plata consultada por Página/12 coincidió en que el periodista Mario Trucco, de 83 años, era el más indicado para opinar sobre la reapertura del Centro de Educación Física Número 1 (CEF), ahora rebautizado como el Palacio de los Deportes. Trucco recorrió también su rica historia personal como comentarista de fútbol y boxeo, y los grandes acontecimientos deportivo-culturales que le ha tocado cubrir a lo largo de más de 60 años de ejercicio de la profesión. “Nos alegramos muchísimo de recuperar un lugar extraordinario que debe servir para el disfrute y el desarrollo de la juventud; creo que se ha saldado una deuda histórica, porque el CEF había sido llevado a una situación desastrosa.”

Parte de la entrevista con Trucco se hace en el primer piso de su casa, en el comedor poblado de fotografías y tapas de revista con fotos que revelan su pasión por Boca Juniors. Una de las más curiosas es la que muestra a Bernardo Gandulla, un goleador boquense de la década del ’40, junto con una jovencísima Eva Duarte; los dos con la camiseta auriazul. Trucco formó parte del elenco estable de programas radiales de gran repercusión, como La Gallina Verde o Rulos y Moños, que salían al aire por Radio Belgrano. En un dibujo de esas épocas, aparece junto con grandes de la radiofonía argentina, como Betty Elizalde y Miguel Angel Merellano.

Recuerda sus performances como comentarista de grandes relatores, como Fioravanti (Joaquín Carballo Serantes) o José María Muñoz, pero asegura que el “más grande de todos” es Víctor Hugo Morales.

Mario Trucco comenzó en el periodismo gráfico en enero de 1948 en el diario La Mañana, de Mar del Plata. Estuvo 15 años en ese medio, donde llegó a ser segundo jefe de redacción. El diario, intervenido después del golpe militar de 1955, cerró en el verano de 1963. “Ese cierre tuvo secuelas negativas, como no tener otras voces y ver crecer el monopolio, la oferta única en los medios gráficos” locales, se lamenta Trucco. En 1951 empezó a trabajar en la radio, a la que todavía sigue ligado porque tiene un programa en una FM local. Ya lleva 66 años ejerciendo el periodismo.

En 1963 llegó a la radio en Buenos Aires, contratado para La Cabalgata Deportiva Gillette y años después fue jefe de Deportes de Radio Del Plata (continuadora de Radio Libertad), con la que siguió toda la campaña internacional, hasta llegar al campeonato del mundo, tanto de Racing como de Estudiantes de La Plata. Recuerda con reconocimiento su paso por LU9 Radio Mar del Plata, “la primera radio del país en transmitir las 24 horas en forma ininterrumpida y una de las que era señalada con su nombre en los aparatos de las radio Spika, que no se fabricaban en esta ciudad”.

El día en que asesinaron a John Fitzgerald Kennedy, el 22 de noviembre de 1963 a las 14.13, “después de dar el flash informativo, nos contactamos con la Casa Blanca a las 14.30, para confirmar detalles de la noticia en castellano”. En los veranos marplatenses de los ’60 hacía un programa de radio en vivo, con la actuación en un salón auditorio repleto de artistas como Atahualpa Yupanqui, Aníbal Troilo y su orquesta, Horacio Guarany, Roberto Cambaré o Edmundo Rivero acompañado por sus guitarristas.

Trucco, siempre vinculado con el deporte local y nacional, mostró su satisfacción por la reapertura del CEF 1 de Mar del Plata, “al que conocimos en plenitud y al que lamentamos por su desastroso deterioro”. El CEF fue creado hacia fines de los ’40, en el siglo pasado. Recuerda que en 1948, “en la pedana de uno de los salones, presencié un campeonato rioplatense de esgrima, sin conocer absolutamente nada de esgrima, al punto que cuando escuché el primer ‘touché’, creí que lo habían herido de muerte a quien había recibido la tremenda ‘puñalada’ del florete”.

Afirma que el escenario era “realmente excepcional” dado que contaba con dos canchas de pelota, un gran gimnasio donde se practicaba básquetbol y una pista de hockey sobre patines que se convertía en pista de patín, “donde se formaron las figuras que fueron el basamento del poder internacional que alcanzó Mar del Plata en ese deporte, con muchos campeones a nivel panamericano y con gran presencia en Europa”. En la parte superior del viejo CEF había una pista de patinaje sobre hielo en formato circular donde se hacían espectáculos “con la participación de figuras de nivel internacional”. En 1945, “el patio de deportes (como lo llamaban) tenía 4500 socios, a pesar de que quedaba a trasmano, sobre todo en invierno, porque las líneas de colectivos achicaban su recorrido y no llegaban a la costa”. El CEF, ahora reabierto, siempre funcionó en el edificio lindero al Casino Central de Mar del Plata.

En materia boxística, el CEF fue “el heredero del estadio Bristol, que durante muchos años, sobre todo en los ’70, se convirtió en el principal escenario del boxeo en el interior del país. En el Bristol, por primera vez en la Argentina, en el interior, se hace una pelea por el título argentino y sudamericano, el 25 de mayo de 1957, entre Andrés Selpa y Ubaldo Sacco; curiosamente, ninguno de los dos nació en Mar del Plata, pero ambos estaban radicados acá en ese momento”. Por si fuera poco, apunta otra curiosidad: “Sacco había nacido en 25 de Mayo y el Cacique Selpa en Bragado, dos partidos bonaerenses que son limítrofes”.

En el Bristol, por primera vez en su historia deportiva, Pascual Pérez, campeón del mundo de la categoría mosca, “escucha la cuenta de un árbitro, cuando Toscanito Gómez, un correntinito de fuerte contragolpe de directo de derecha, lo pone en el piso y da lugar (se sonríe) a una ‘cuenta prolongada’ que todos aprobamos, aunque nuestra actitud pueda ser considerada antideportiva, por lo que significaba Pascual para el boxeo argentino; la cuenta se dilató y después de ese segundo round, el campeón demostró su clase”. El mismo Toscanito volvió a voltear a Pascualito en una pelea en el Luna Park de Buenos Aires, esa vez sin llegar a la cuenta, hasta que el campeón se recuperó y ganó por paliza.

Compartir: 

Twitter
 

“Nos alegramos muchísimo de recuperar este lugar extraordinario”, sostuvo el periodista Mario Trucco.
Imagen: Pablo Piovano
SUBNOTAS
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.