SOCIEDAD › DUROS RELATOS EN EL JUICIO POR LA MUERTE DE UNA CHICA EMBARAZADA

Los testigos de la violencia

Familiares y amigos de Fátima Catán contaron los golpes y abusos que sufría por parte de Martín Santillán, ahora juzgado por su homicidio. Un enfermero refirió que, al llegar al hospital, la mujer dijo haberse quemado ella misma. “Siempre lo cubría”, dijo el hermano de la víctima.

En el primer día del juicio por Fátima Catán, que murió en 2010 tras sufrir graves quemaduras con alcohol en su casa de la localidad bonaerense de Villa Fiorito, los familiares y amigos de la víctima coincidieron en que la joven mantenía una relación “violenta” con su pareja, Martín Santillán (36), quien es juzgado como presunto autor del homicidio.

Santillán llegó al juicio acusado de “homicidio simple en el contexto de violencia familiar”, pero beneficiado con una prisión domiciliaria sin monitoreo.

En la primera jornada, el Tribunal Oral en lo Criminal 4 de Lomas de Zamora escuchó a los testigos en medio de un clima tenso debido a la presencia en la sala de los familiares de Fátima (24) y los del imputado, que se insultaban y estuvieron a punto de golpearse.

Uno de los testimonios más relevantes fue el de Nahuel Catán (19), hermano de Fátima, quien afirmó que la pareja tenía “una relación enfermiza” y que vivía en “un círculo de violencia”. El joven contó que la pareja primero había vivido en la casa de sus padres, pero cuando empezaron los episodios violentos se fueron a vivir al departamento de Murature 1628, en Villa Fiorito, donde el 18 de agosto de 2010 Fátima resultó quemada.

Se cree que la pareja mantuvo una discusión tras la cual ella sufrió quemaduras en el 85 por ciento del cuerpo y murió tres días después en el hospital Evita. Nahuel aseguró que unos dos años antes de la muerte de Fátima, una vez regresó del colegio y escuchó los gritos de ella. “Entro a la pieza y veo que (Santillán) le estaba pegando. Ella siempre lo cubría y me pidió que no contara nada, pero lo conté igual”, relató el joven y aclaró que cuando la pareja se mudó iba siempre a visitar a su hermana, pero cuando ella estaba sola.

“Cada vez era peor el tema de celos, creo que ella murió por amor”, consideró Nahuel, que sostuvo que un año y medio antes de su muerte, Fátima “se aisló de todo el mundo, renunció a su trabajo de ‘bartender’ y dejó de ver a la familia”. Afirmó también que, en otra ocasión, su hermana lo llamó por teléfono y como comenzó a escuchar gritos fueron con su madre al departamento y hallaron a Fátima “tirada en el piso y con la casa toda revuelta”. Agregó que una semana antes de la muerte, Fátima fue a contarle que estaba embarazada de tres semanas y estaba “refeliz”.

Antes que Nahuel, declaró el padre de Fátima, Jesús Catán, que dijo que sabía que su hija era golpeada por lo que le contaban su hijo y su esposa, la que no está en condiciones de declarar porque el año pasado sufrió un ACV.

Catán relató que cuando su hija fue internada, pasó por el departamento de ella y los familiares de Santillán estaban cargando cosas en bolsas de consorcio que colocaban en una camioneta y un auto. “Les pregunté por qué cargaban las cosas y me quisieron pegar”, sostuvo el hombre, por lo que fue a realizar la denuncia y cuando regresó con la policía vio que habían arrancado una cámara de seguridad instalada en el lugar y que podría haber grabado lo sucedido. Acerca de la relación de la pareja, recordó que su hija le contó que Santillán no quería tener hijos y que, cuando ella murió, su pareja ya estaba al tanto de que estaba embarazada.

Otro testigo que dio cuenta de la violencia que había en la pareja fue Jorge, un amigo de Fátima, que relató que en una ocasión ella lo llamó para que la fuera a buscar porque se había peleado con Martín, él le había pegado y tenía una marca debajo del ojo.

La única declaración que coincidió con la versión que Santillán dio de los hechos en la etapa de instrucción fue la del enfermero que atendió a la joven cuando llegó al Hospital Interzonal General de Agudos Evita, de Lanús. “Ella entra caminando, consciente, hablando, envuelta en un toallón, acompañada de un señor y cuando la empecé a atender le pregunté ‘qué te pasó’ y ella me refiere que limpiaba unos cedés, que prendió un cigarrillo y se prendió fuego”, aseguró el enfermero Guillermo Jaliff.

Compartir: 

Twitter
 

Jesús Catán, padre de Fátima, también declaró ante el Tribunal Oral 4 de Lomas de Zamora.
Imagen: Gustavo Amarellé
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.