SOCIEDAD › EL MARIDO DE UNA MUJER DESAPARECIDA, CON UN BALAZO

Ausencia sin pistas

El esposo de Andrea Esnaola, desaparecida desde el miércoles, dijo que se había golpeado al caer de un cuatriciclo, pero tenía un balazo. El rastro de la mujer se pierde en la arena.

En Pehuen Co, el marido de una mujer desaparecida desde el miércoles pasado fue internado con un tiro en la cabeza y anoche permanecía estable, en coma inducido. Gustavo Ignacio Ipucha Martínez aseguró a su madre que se había golpeado al caer del cuatriciclo en un médano, mientras buscaba a Andrea Esnaola, su pareja, de quien se desconoce el paradero desde el 15 de este mes. Sin embargo, los investigadores señalaron que el disparo fue autoinflingido y lo atribuyeron a cuestiones vinculadas con la desaparición de la mujer. Esnaola, auxiliar en la Escuela Técnica de Pehuen Co, fue vista por última vez el miércoles pasado al mediodía, cuando salió de su trabajo treinta minutos antes de la hora habitual; en la escuela dejó sus pertenencias, entre ellas el teléfono celular. Luego de la internación de Ipucha Martínez, los pesquisas habrían encontrado en su casa una carta anunciando su intención de suicidarse.

El domingo poco antes del mediodía, Ipucha Martínez llegó a casa de su madre con una herida en la cabeza y aseguró que se había golpeado al caer del cuatriciclo, en un médano, mientras buscaba a su mujer. La madre lo llevó hasta una sala de primeros auxilios, donde los médicos observaron que lo que tenía a la altura de la sien derecha era una herida de bala. Por ello, Ipucha Martínez fue derivado a un hospital de Punta Alta y luego a una clínica de Bahía Blanca, donde anoche se encontraba internado en estado reservado, aunque estable.

Por el episodio, Leila Scavarda, de la fiscalía 12 de Bahía Blanca, ordenó allanar la casa de la madre de Ipucha Martínez y la vivienda de la pareja, donde se encontró la carta, aunque no el arma de la que salió el disparo, que anoche aún no había sido encontrada.

Ipucha Martínez tenía un balazo de calibre .22. El impacto dejó en su sien un “halo de fish”, explicaron los investigadores, que detallaron que se trata de una marca que suele dejar el arma cuando está apoyada sobre la piel al momento de ser efectuado el disparo. Por eso, los investigadores se inclinaron por la hipótesis del intento de suicidio, algo que se reforzó cuando hallaron, en la casa de Ipucha Martínez y Esnaola, una carta que habría escrito el hombre y en la cual detalla la angustia por la ausencia de su esposa. Las fuentes no revelaron el contenido de la carta ni si da indicios de la intervención de Ipucha Martínez en la desaparición.

Esnaola desapareció el miércoles pasado alrededor de las 17. Estaba en el anexo de la Escuela Técnica Nº 1 de Pehuen Co, donde trabaja como auxiliar, cuando dejó el lugar unos treinta minutos antes de su hora de salida. Esnaola se fue del lugar, en apariencia, voluntariamente; en la escuela dejó su cartera y su teléfono celular. Cuando Ipucha Martínez pasó a buscarla, alrededor de las 17.30, nadie había vuelto a verla. Dos testigos dijeron haberla visto salir del establecimiento y caminar en sentido contrario al que conduce a su casa.

Ipucha Martínez denunció la desaparición de inmediato, participó en la búsqueda y dio entrevistas a medios de comunicación locales para pedir ayuda en el rastrillaje. “Estamos desesperados, no puede ser que nadie sepa de ella, nunca tuvo un comportamiento extraño”, dijo el marido de Esnaola, quien aseguró que “no existían problemas” en la pareja.

Integrantes de la policía de Pehuen Co, Punta Alta, de Prefectura Naval y de la base de la Armada Argentina de la zona buscan desde el miércoles a Esnaola. La pista de la mujer al salir de la escuela se pierde en la playa, explicaron.

Compartir: 

Twitter
 

El hombre habría dejado una carta antes de dispararse.
Imagen: @somos_bahia
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.