SOCIEDAD

La décima de Catamarca

Cuatro policías acusados de haber sometido a torturas a un joven detenido en la Comisaría 10ª de la capital de Catamarca, se entregaron y quedaron detenidos. El fiscal de Instrucción Mauricio Navarro Foressi confirmó que cuatro de los cinco policías con pedido de detención en la causa se presentaron en forma espontánea acompañados de un abogado y “se pusieron a disposición de la justicia”. Se trata del cabo Cristian López y los agentes Marcelo Picón, Julio Ponce y Lucas Valdez, y los cuatro quedaron imputados de los delitos de “privación ilegítima de la libertad y tortura”, por los que serán indagados en las próximas horas. El hecho que se les imputa a los policías ocurrió la semana pasada cuando, según la denuncia, el joven Paucará fue detenido por un grupo de policías encapuchados, quienes sin mediar palabra y a la fuerza lo obligaron a descender de un taxi, a unas pocas cuadras de su vivienda. El joven fue trasladado a la Comisaría 10ª, la misma a la que dos jóvenes artesanas denunciaron durante la marcha de Ni una menos, en Catamarca, por haber sido picaneadas y golpeadas. Paucará sufrió una golpiza que le provocó graves lesiones, por las que tuvo que ser intervenido quirúrgicamente en dos ocasiones. La feroz golpiza llevó al abogado de Paucará, Jorge Medina Walther a interponer un hábeas corpus que fue concedido por el juez de Garantías en feria, Rodrigo Morabito, por lo cual, el joven recuperó la libertad y fue internado en el Hospital San Juan Bautista debido a las lesiones que se sospecha le provocaran los policías. El fiscal Foressi aclaró que aún “se espera la evolución del denunciante”, el joven Ricardo Paucará, porque de acuerdo con las lesiones que presente y su estado de salud “podría haber cambio de carátula en la causa”.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.