SOCIEDAD › GESTIONES PARA LIBERAR A CUATRO RUGBIERS PRESOS EN BRASIL

A las piñas fuera del scrum

El consulado argentino presentará un pedido de exención de prisión para cuatro integrantes del club Los Cedros, presos tras pelear en un bar en Río de Janeiro y fracturar la mandíbula a un policía. Otros tres están libres pero no los dejan volver.

Mientras se realizan gestiones del consulado argentino para liberar a cuatro rugbiers argentinos que quedaron detenidos en Río de Janeiro tras una pelea en un bar, la novia de uno de ellos afirmó que los jugadores “respondieron a una agresión inicial” de parte de tres brasileños, quienes “nunca se identificaron” como efectivos de una fuerza de seguridad. En la decisión que justificó el arresto, un juez indicó que los detenidos “son deportistas con un porte físico superior al de un hombre medio común y practican un deporte en que adquieren pleno conocimiento de la fuerza que pueden emplear contra otros”. En la pelea un policía brasileño resultó con fractura de mandíbula. Si bien otros tres rugbiers argentinos que no participaron de la reyerta fueron liberados en forma provisional, tampoco podrán abandonar el país hasta que la Justicia lo autorice.

Por motivos aún no esclarecidos, en una discoteca del barrio de Gávea, en la zona sur de Río de Janeiro, se desató una trifulca entre deportistas argentinos y un grupo de brasileños, aparentemente originada por “algunas provocaciones”. Consecuencia de ello, cuatro jugadores del club de rugby Los Cedros, de la localidad bonaerense de San Miguel, fueron aprehendidos, acusados de romperle un diente y fracturarle el maxilar a un policía brasileño durante la pelea. Los hechos ocurrieron durante la madrugada del viernes, cuando siete miembros del equipo, que se encontraba de pretemporada en esa ciudad, fueron apresados a raíz del altercado, aunque luego tres de ellos –quienes no participaron de la pelea– recuperaron la libertad.

El juez Marcello Baptista ordenó la detención preventiva de Patricio Velázquez, Hernán Gabriel González, Adrián Augusto Donato y Tomás Fernández, de entre 28 y 31 años, quienes permanecían alojados en el presidio de Bangú. En tanto, Ignacio Iturraspe, Matías Tapia y Fermín Ibarra, los otros tres jugadores implicados en los incidentes, fueron liberados de manera provisional, pero no podrán abandonar el país hasta que el magistrado lo autorice.

El comisario brasileño Gustavo Ribeiro, quien estaba de civil y se implicó en la pelea por motivos que aún se desconocen, sufrió una fractura en el maxilar y la rotura de un diente, por lo que denunció por “lesiones corporales graves” y “desacato” a los jugadores de Los Cedros, equipo que compite en el Grupo III de la Unión de Rugby de Buenos Aires (URBA).

Emilia Ascar, abogada y novia del rugbier Donato, contó que no pudo comunicarse con los cuatro apresados sino que lo hizo con los otros tres compañeros que fueron liberados. Estos aseguraron que “tres brasileños empezaron gritarles cosas porque eran argentinos y los empujaron; ellos reaccionaron y se defendieron. Fue una riña en la que (los brasileños) directamente fueron a pegarles”, señaló Ascar. “Uno de los lesionados se cayó y tuvo fractura de maxilar inferior; ya está dado de alta. Y el otro –un militar– sufrió un corte en la frente de un centímetro, como así también los chicos, que fueron golpeados y pateados, aunque a ellos nadie los atendió”, explicó la abogada, para quien no hubo desacato de parte de los rugbiers porque los policías que resultaron heridos “iban de civil y no se identificaron” como tales. “Estaban igual que ellos: tomando en un bar”, precisó.

Por su parte, Pablo Di Nisio, entrenador del equipo y quien aún se encuentra en la ciudad carioca, afirmó que permanecerá allí hasta que liberen a los jugadores. “A mí me despertaron en el hotel avisándome lo que había pasado y los empezamos a buscar porque no sabíamos en cuál comisaría estaban. Y no pudimos hablar con ellos porque los tenían incomunicados”, relató.

El entrenador admitió que en la pelea “el policía se llevó la peor parte”, que los jugadores “son chicos grandes, que están entrenados” y que pueden tener problemas con el alcohol, “que es un problema de la juventud en general”, aunque no justifica nada de lo que ocurrió y en todo caso asegura que “fue un error”, ya que cualquier jugador de rugby es “una persona fuerte o grande y cualquier golpe que pueda dar es más peligroso”.

La novia de Donato se quejó de que los deportistas no fueron trasladados a un penal para “extranjeros” sino a una “cárcel de máxima peligrosidad”, y que durante las horas que estuvieron en el calabozo “no los trataron bien y no les dieron agua en todo el día”, por lo que pidió a la Cancillería y al consulado que se “resguarden sus derechos humanos”, porque “ninguno de ellos tiene antecedentes; son todos chicos que trabajan y estudian. Son universitarios, recibidos de médico, licenciados”, afirmó la letrada.

Por último, el club Los Cedros emitió un comunicado dirigido a los “socios y amigos” en el que indicó que “autoridades nacionales e internacionales realizan diligencias en pos de aclarar lo sucedido y para que los jugadores regresen a sus hogares lo más pronto posible”, y aclararon que “el resto de los integrantes de la gira se encuentra bien”.

Compartir: 

Twitter
 

El equipo de Los Cedros, que quedó disminuido con cuatro detenidos tras una pelea en un bar carioca.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.