SOCIEDAD › SE EMPEZO A SANCIONAR A LOS QUE NO LEVANTAN LAS DEPOSICIONES CANINAS

Ahora, tu perro, tu caca y también tu multa

Las multas ya son un hecho: esta semana se labraron unas 40 actas a los dueños o paseadores que no recogen la caca de los perros. Desde el lunes los operativos de inspectores y policías se multiplicarán, reforzados por una campaña. Las multas van de 25 a 200 pesos.

 Por Eduardo Videla

A pequeña escala, comenzaron esta semana las multas contra los paseadores que no recogen la caca de los perros que tienen a su cuidado en la vía pública o no están inscriptos en el registro abierto por la ciudad. Hasta ayer, una decena de inspectores de la Dirección de Higiene Urbana porteña, acompañados por cuatro policías, confeccionaron un total de 40 actas de infracción en parques y plazas de Caballito, Palermo y Belgrano. Terminada ya la etapa persuasiva, los operativos cobrarán más vigor el lunes, reforzados por una nueva campaña de afiches callejeros, y con más inspecciones en los parques y en las veredas más transitadas por los paseadores de canes.
El decreto 1972, firmado en diciembre por el jefe de Gobierno, Aníbal Ibarra, establece multas de 25 a 200 pesos para los dueños de perros o paseadores que no recojan las deposiciones de sus animales en lugares públicos, o a quienes los saquen a pasear sin correa. Sin embargo, hasta esta semana, la aplicación se había limitado a campañas de difusión y no se habían labrado actas de infracción.
La campaña, impulsada por la Secretaría de Medio Ambiente porteña, recogió más adhesiones entre los vecinos –molestos por la suciedad en veredas y plazas– que en el seno del gabinete porteño, donde algunos funcionarios calificaron de “frívola” la decisión de sancionar a los dueños de perros que ensucien las veredas y las plazas, en medio de la crisis social que aflige al país.
Pese a los cuestionamientos, los responsables del programa apuestan a seguir adelante. “La campaña debe tener continuidad y para que la norma se cumpla, además de difusión debe haber sanción”, dijo a este diario un funcionario del área. “Sabemos que lleva tiempo: en Canadá demandó 10 años hasta que la gente tomó conciencia sobre el tema”, agregó.
La norma también abre un registro de paseadores, donde debe inscribirse todo aquel que salga a la calle con más de tres perros. Hasta ahora se anotaron 180 paseadores, una cifra que satisface a los funcionarios del área ya que –dicen– se trata de la respuesta a una campaña sin aplicación de sanciones. En el primer mes de campaña se habían inscripto solo 33.
En rigor, no se sabe si el número es alto o no, ya que se desconoce la cantidad de paseadores que existe en la ciudad. Lo que sí se sabe es que hay en ese sector cierto nivel de rebeldía, al punto que algunos paseadores preparan presentar un recurso de amparo en contra del decreto que los obliga a registrarse.
La inscripción es gratuita –solo se requiere la presentación de dos fotos carnet y el DNI– y a cada paseador se le entrega un carnet. Para estimular la inscripción, la Dirección de Higiene Urbana habilitará un servicio de información al usuario: los dueños de perros que requieran un paseador podrán pedir la de los inscriptos que corresponden a su barrio. “El objetivo es que el dueño del perro busque un paseador responsable”, dicen en Medio Ambiente. En el gobierno aclaran, por las dudas, que el registro no tiene ninguna connotación fiscal: no se obligará a los paseadores a pagar impuestos por su actividad.
Las multas que comenzaron a aplicarse el lunes tienen el mismo formato que las faltas de tránsito. El inspector primero invitará al paseador que sea sorprendido in fraganti a juntar la caca de su perro. Si no lo hace, ahí mismo le hará un acta de infracción, a cuyo domicilio llegará la boleta. El pago puede ser voluntario, pero también se podrá apelar la sanción ante el cuerpo de controladores de infracciones, en Carlos Pellegrini 211. El sistema presenta por lo menos un inconveniente: que el infractor no tenga sus documentos y dé un domicilio falso, con lo cual nunca recibirá la boleta.
Las sanciones no involucran solo a los que no junten la caca del perro o a los que lo llevan sin correa: también se castiga a los que lleven más de ocho perros o a quienes aten a los animales a postes, monumentos yárboles. Sin embargo, en el gobierno ya piensan en una flexibilización de la norma, para permitir que en algunos sectores de parque se permita que los perros estén sueltos.
“En estos primeros días los inspectores no tuvieron inconvenientes. La gente aportó sus datos y no fue necesaria la intervención policial”, informó a Página/12 la directora de Higiene Urbana, Gabriela Faustinelli. La mayoría de las infracciones fueron realizadas a paseadores no registrados, o que llevaban perros sueltos. “Hubo uno, incluso, que reconoció que estaba en falta y vino a la tarde a inscribirse en el registro”, agregó la funcionaria.
Los operativos se realizaron en los parques Centenario, Rivadavia, Thays, Las Heras, Barrancas de Belgrano, Plaza Roma (Sarmiento y Libertador) y en espacios verdes ubicados en Moldes y Echeverría, Libertador y Kennedy, y Crámer y Aviles, en Belgrano.
Hubo pocas infracciones porque solo salieron 10 de los 41 inspectores que tiene Higiene Urbana, y por la lluvia, que inhibió a los paseadores a salir con los animales. “Pero también porque la gente cumple con las normas”, destacó Faustinelli. A partir del lunes, adelantó la funcionaria, los operativos se extenderán a otros parques e, incluso, a lugares que suelen ser frecuentados por los paseadores.

Compartir: 

Twitter
 

Las multas se labran por no recoger la caca y también cuando los perros no llevan correa.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.