SOCIEDAD › LA FISCAL SANCHEZ ORDENO LA CAPTURA DE UN TERCER SOSPECHOSO POR EL ATAQUE A LUCIA PEREZ

Marcha por justicia, a una semana

Los padres de Lucía ratificaron la convocatoria de hoy a una “marcha pacífica para pedir justicia” y se reunieron con el intendente. Un empleado municipal fue cesanteado luego de que trascendiera que era defensor de uno de los detenidos.

La fiscal que investiga la violación y el asesinato de la adolescente marplatense Lucía Pérez allanó la vivienda de un tercer sospechoso que habría participado en el encubrimiento del crimen, y emitió una orden de captura tras no haberlo encontrado. A última hora de ayer, el funcionario municipal Cristian Prada fue cesanteado, luego de que trascendiera que había asumido la defensa de uno de los detenidos. En tanto, fuentes del ministerio de Justicia bonaerense informaron a este diario que el organismo ofreció a la familia Pérez garantizarle asistencia legal.

A última hora de ayer, Guillermo Pérez, padre de la joven asesinada se reunió con el intendente Carlos Fernando Arroyo; antes de hacerlo, contó a este diario que luego se encontraría con la gobernadora María Eugenia Vidal. Pérez también ratificó la convocatoria a una marcha para las 14 ante la Municipalidad de General Pueyrredon para pedir Justicia por su hija. “Queremos una marcha pacífica, para pedir justicia y seguridad. Esperamos que nos acompañen muchos jóvenes porque las cosas tienen que cambiar” añadió.

La fiscal María Isabel Sánchez, quien desde el comienzo de la investigación sostuvo la posibilidad de un tercer implicado, ordenó allanar la casa de un allegado al detenido Juan Pablo Offidani. El operativo no dio con él, pero sí halló “un pequeño invernadero dedicado al cultivo de marihuana”, detalló la funcionaria judicial. “Ahora hay un pedido de captura sobre ese sujeto, no habría participado en el acto de sometimiento y de la muerte de la menor sino en un encubrimiento posterior al hecho, ayudó a borrar los rastros del delito”, aclaró.

Para Sánchez, las pruebas relevadas establecen que los detenidos Offidani, de 41 años, y Matías Farías, de 23, son los coautores de la violación y el homicidio de Lucía, en tanto que, el tercer hombre habría ayudado a encubrir el crimen.

La fiscal explicó que “Farías parece un chico común y silvestre, aparenta menor edad de la que tiene, a mi modo de ver, parece como ocultando algo, como con ganas de hablar y no animarse. Con el consejo de su defensor, se negó a declarar”. En cambio, señaló, la impresión que le causó Offidani fue bien distinta: “es una persona desafiante, altanera, soberbia, nunca me quitó los ojos de encima” durante la entrevista que mantuvieron, dijo.

La causa por la que ambos están detenidos está caratulada como “abuso sexual seguido de muerte” y “homicidio criminis causa”. Sin embargo, en las últimas horas, voceros de la fiscalía dijeron que la carátula podría cambiar para ser “femicidio”. Esto va en concordancia con el reclamo que realizó el Observatorio de Violencia de Género (OVG) de la Defensoría del Pueblo bonaerense, que pidió, además, que los organismos dependientes del Estado nacional y provincial garanticen el acompañamiento efectivo a los familiares.

Hasta ayer por la tarde, la familia Pérez aún no tenía resuelta la asistencia judicial, aunque voceros del ministerio de Justicia provincial aseguraron que el organismo dispuso que una integrante del Colegio de Abogados de Mar de Plata, cuyo nombre no trascendió, se pusiera a disposición de la querella.

A última hora de ayer, luego de la reunión que los padres de Lucía mantuvieron con el intendente Carlos Fernando Arroyo, fuentes cercanas al funcionario aseguraron que Cristian Prada no era más funcionario municipal, porque había asumido como abogado del detenido Offidani. Durante el día había trascendido que Offidani, hijo de un conocido escribano marplatense, había designado como defensor a Prada, titular del área de “Control y Supervisión de los Servicios de Seguridad Privada”, en la Secretaría de Seguridad y Justicia de la comuna. La superposición de tareas hacía que el abogado trabajara en la misma dependencia municipal a la que la fiscal debía recurrir para pedir los registros de las cámaras callejeras de seguridad en los que rastrear el movimiento de los sospechosos por la ciudad.

El sábado pasado, Lucía Perez fue drogada, violada y empalada en la casa de Farías, en la calle Racedo 4825. Los abusos y la brutalidad le provocaron un shock cardíaco. Lucía “fue sometida a una agresión sexual inhumana”, graficó la fiscal. Luego, los victimarios lavaron su cuerpo, en un intento por borrar las huellas.

Por el crimen, en la Unidad 44 de Batán están detenidos Offidani y Farías, a quienes la joven había conocido por medio de una amiga de la Escuela Media N°3, situada en Juan B. Justo al 600, de Mar del Plata, a la que ambas asistían. La amiga de Lucía declaró que Farías le contó que vendía marihuana desde hacía siete años y le pidió que le presentara amigas que quisieran comprar. Farías y Offidani fueron en su camioneta hasta una zona cercana a la escuela; allí, el más joven de ambos mantuvo una charla con Lucía, quien al día siguiente fue a visitarlo a su casa. Allí fue victimizada por los detenidos, quienes luego la lavaron, vistieron y llevaron a la sala sanitaria de Playa Serena, donde ingresó muerta, según informó la fiscal Sánchez.

Farías y Offidani fueron detenidos el domingo pasado, “cuando (ambos) vendían estupefacientes en la vía pública”. En la camioneta los policías encontraron “medio kilo de marihuana y billetes, que confirmaron su condición de dealer”.

Compartir: 

Twitter
 

Guillermo Pérez y Marta Montero, padres de Lucía.
Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.