SOCIEDAD › LIBERAN A UN EMPRESARIO TRAS 21 DIAS DE CAUTIVERIO

Fin de un extraño secuestro

El empresario Luis Orsomarso fue liberado anoche en Quilmes. Su padre pagó 69.000 pesos y 5100 dólares de rescate. A cara descubierta, lo habían secuestrado en su agencia de autos.

 Por Raúl Kollmann

Luis Orsomarso fue liberado anoche, cerca de las 21, en la estación de Quilmes, tras pagarse un rescate de 69.000 pesos y 5100 dólares. El dinero fue arrojado por el padre en la Autopista Buenos Aires-La Plata, en las cercanías de la estación de peaje de Ezpeleta. Más allá de que el final de la historia parece indicar que Orsomarso fue víctima de un secuestro extorsivo clásico, todos los especialistas coinciden en calificar como “extraño” el caso. “No se registran antecedentes de personas a las que secuestren dentro de su oficina, después de un diálogo con dos supuestos secuestradores que entraron a la agencia. El secuestro habitual consiste en que los delincuentes cruzan un auto a la salida de la vivienda de la víctima o en un lugar donde haya pocos testigos. Todo indica que acá hay otra cosa y posiblemente tenga que ver con el mundo de la compra-venta de autos u otro negocio no muy claro”, analizó ayer ante Página/12 uno de los investigadores. Anoche, la policía realizaba allanamientos en busca de los secuestradores.

La liberación de Orsomarso, después de estar cautivo durante 21 días, trae un significativo alivio al gobierno bonaerense, sobre todo porque las características del caso hacían pensar que podía tratarse de una venganza con mal final. Las operaciones de la agencia de compra-venta de autos registraban al menos algunos antecedentes turbios. Gabriel Orsomarso, hermano de Luis y socio de la agencia, tiene cuatro causas penales relacionadas con autos robados e incluso una de privación ilegal de la libertad. Luis, por su parte, también registra dos denuncias penales en su contra, la última del 12 de octubre de 2005, también originada en que se encontró en su poder un auto robado. Todo este contexto, más la extraña forma en la que fue secuestrado Luis, produjeron enorme desconfianza entre los investigadores.

Anoche, Luis Orsomarso era llevado a la Departamental de Investigaciones de Lomas de Zamora para que se le realice el examen médico. En tanto, la Justicia espera ansiosamente su declaración testimonial, ya que a partir de los elementos que aporte se hará un análisis más profundo del caso. Las primeras preguntas irán dirigidas a saber si puede identificar a las dos personas que entraron a su agencia el 8 de junio y con las que mantuvo un diálogo, cuáles fueron las características del lugar donde estuvo cautivo, en qué vehículo fue llevado hasta la estación de Quilmes cuando lo liberaron, cuánto tiempo tardó el vehículo en recorrer el tramo que separó su lugar de cautiverio con la estación y otros datos que permitan ubicar a los secuestradores.

Las evidencias que pueda aportar Orsomarso orientarán la investigación policial y judicial hacia alguna de las distintas hipótesis que fueron adelantadas en forma exclusiva por este diario hace dos semanas:

- La alternativa de que se trató de un secuestro extorsivo clásico no tiene muchos adeptos entre los investigadores.

- Existe el convencimiento de que Orsomarso conocía a sus captores.

- También que la agencia, o al menos algunos de sus integrantes, mantenían relaciones con el mundo de los autos robados y mellizos. Al mismo tiempo, hubo algún grado de complicidad policial con esos negocios turbios, ya que ciertos procedimientos realizados contra los Orsomarso tienen olor a pedido de coimas.

- En ese marco, otra de las hipótesis que se barajan es que el secuestro fue parte de una operación para apretar al agenciero y sacarle dinero de una supuesta deuda. O plata correspondiente a un vuelto de algún negocio.

Lo cierto es que, después de tres semanas de cautiverio, Orsomarso vuelve a su casa. Ahora queda el desafío policial y judicial de encontrar a los responsables y aclarar los puntos oscuros del caso.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Jorge Larrosa
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.