SOCIEDAD

Un turista desaparecido tras el naufragio de un barco en Bariloche

En la embarcación viajaban a la isla Victoria siete turistas de Estados Unidos, un guía y el capitán. Un hombre de 84 años no pudo ser rescatado. El yate no tenía permiso para operar allí.

A los pocos minutos de que la lancha Therapya partiera desde Puerto Pañuelo, en Bariloche, con siete turistas norteamericanos que se disponían a conocer la isla Victoria más el tripulante y un guía argentinos, la embarcación comenzó a llenarse de agua y se hundió por la popa en el lago Nahuel Huapi. Uno de los viajeros, de 84 años, se encuentra desaparecido, mientras que las restantes ocho personas pudieron ser rescatadas en buen estado. Las tareas de búsqueda se realizaron hasta el anochecer. Prefectura Nacional aseguró que la lancha estaba habilitada, aunque la Dirección de Parques Nacionales aclaró que no tenía permiso para operar en la zona.

El accidente ocurrió alrededor del mediodía. Los turistas accidentados salieron ayer a la mañana hacia la isla Victoria, en los barcos Kaikén y Therapya.

Mientras el Kaikén, con otro contingente, realizó el recorrido sin problemas, a poco de salir del puerto el otro barco sufrió al parecer una rotura en el casco y se hundió rápidamente.

El prefecto principal de Bariloche, Francisco Sussini, comentó a Página/12 que, aunque “las causas no se saben, hubo un naufragio que ocurrió (ayer) al mediodía cerca de isla Victoria, en condiciones climáticas favorables”. En el momento en que comenzó a hundirse, “la balsa salvavidas se accionó perfectamente, por eso es que la mayoría estaba con vida. La misma se acciona automáticamente”. El funcionario remarcó que “se desconocen las causas por las cuales el hombre no subió a la balsa”.

En la lancha que se hundió viajaban los turistas de Estados Unidos, un guía de turismo y el capitán de la nave, quienes apenas detectaron el problema pusieron a flotar el bote salvavidas. Todos subieron al bote, menos el hombre de 84 años, de 1,90 metro de estatura y con supuestos problemas de movilidad. Sussini indicó que “eran nueve personas que viajaban, siete extranjeros, un guía y el capitán. Había dos mujeres y el resto hombres, todos mayores de edad”.

Los demás fueron rescatados inicialmente por el Kaikén y luego por Prefectura Naval. Los testimonios recabados por Prefectura señalaron que la víctima iba con su esposa, quien sufrió síntomas de hipotermia y debió ser derivada a un hospital de Bariloche.

Algunos de los sobrevivientes fueron directamente de regreso al hotel Llao Llao, donde se hospedan, sin sufrir problemas mayores.

Sussini enfatizó que la embarcación que se hundió “estaba habilitada y tenía los certificados”. En ese sentido, recalcó que “Prefectura habilita la parte de seguridad. Esta era una embarcación particular, tipo yate. Lo que dice Parques Nacionales se trata de una habilitación que no hace a la seguridad”.

En ese sentido, el intendente del Parque Nacional Nahuel Huapi, Juan Salguero, afirmó que “desde el 1º de mayo la lancha estaba inhabilitada” para realizar recorridos por los circuitos turísticos del Nahuel Huapi y explicó que su habilitación comercial estaba vencida y que para renovarla el dueño debió cumplir con una serie de requisitos, entre los que figura la presentación de documentos de habilitación de Prefectura Naval.

“Vinieron el 26 de junio para conocer los requisitos, pero nunca trajeron la documentación requerida, por lo que la nave estaba inhabilitada”, señaló Salguero. Los pasajeros eran de la agencia de turismo Pecom.

La causa recayó en el juez federal Leónidas Moldes, quien ordenó a Prefectura una serie de pericias para determinar las causas del hundimiento y la responsabilidad de los prestadores turísticos. La causa está caratulada como “Averiguación naufragio de la lancha Therapya con pasajero desaparecido”, comentó Sussini. También señaló que “estamos haciendo la búsqueda del hombre con buzos y personal de Prefectura”.

Respecto de las posibilidades de encontrar al hombre con vida indicó que “no se podría afirmar ni descartar nada”. En cuanto a las condiciones del lugar explicó que se está “trabajando en una zona con 200 metros de profundidad donde la temperatura del agua oscila entre los 4 y los 7 grados”. La lancha “está sumergida y los buzos trabajarán hasta que la luz lo permita y después el trabajo se retomará mañana (por hoy)”.

En cuanto al estado del resto de los tripulantes “es satisfactorio. La mujer del hombre desaparecido está bien asistida”, indicó.

Informe: M. Sol Wasylyk Fedyszak

Compartir: 

Twitter
 

El barco se hundió repentinamente por la popa a poco de salir de Puerto Pañuelo.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.