SOCIEDAD › DEFENSA Y FISCALIA CUENTAN SUS TANTOS EN EL JUICIO

Score del caso María Marta

La acusación festejó que los testigos le embarraran la cancha a Carrascosa, pero la defensa dice que el tanteador es al revés.

 Por Raúl Kollmann

Los allegados al fiscal Diego Molina Pico dicen que van ganando, que en esta primera semana de desfile de testigos en el juicio por la muerte de María Marta García Belsunce se han anotado varios goles, en especial porque quedó cuestionada la coartada de Carlos Carrascosa. La defensa del viudo obviamente opina lo contrario: los testimonios no lo han complicado para nada y no lo acercaron a la escena del crimen. Para la defensa, los únicos tres goles reales de la semana fueron los contundentes testimonios de los tres jóvenes que vieron al vecino Nicolás Pachelo trotando cerca de María Marta minutos antes del crimen, cuando Pachelo dijo desde el principio que a esa hora estaba en el shopping Paseo Alcorta o en camino hacia la Capital Federal. Lo que importará del partido que se juega en el juicio oral es el resultado final, pero cada equipo vive una especie de día a día de cómo marcha el enfrentamiento.

- ¿Se cayó la coartada de Carlos Carrascosa?

El viudo dice que estuvo en casa de su cuñado, Guillermo Bártoli, viendo Boca-River hasta el final, 18.07, y que luego se quedó a ver Independiente-Rosario Central hasta el gol de Andrés Silvera, que –según la AFA– se produjo a las 18.47. En ese momento se levantó, subió a su camioneta y tras un breve recorrido llegó a su casa, donde ya lo estaba esperando un vigilador, José Ortiz, diciéndole que MM no contestaba. Eso ocurrió minutos antes de las 19. El cálculo es que a María Marta la mataron entre las 18.30 y las 18.50, porque fue vista andando en bicicleta alrededor de las 18.20 y ya no contestó el teléfono a las 18.55. Durante la investigación hecha por el fiscal, surgieron dos testimonios, el de Alba Benítez, concesionaria de la confitería del country, y Gerardo Oberndorfer, mozo de esa confitería. Ambos dijeron, y lo ratificaron esta semana, que entre las 18 y las 19 Carrascosa estuvo en la confitería tomando un café y un lemoncello. Calculan ellos que se quedó entre 15 minutos y media hora. El criminalista Raúl Torre, que investigó y trabajó en el caso García Belsunce, lo sintetiza así: “Que ubiquen a Carrascosa lejos de la escena del crimen, en la confitería, no empeora para nada su situación. En todo caso demuestra lo contrario, que no estaba en la escena del crimen”.

- ¿Para qué le serviría a Carrascosa mentir sobre su presencia en la confitería?

Si una persona mata a su esposa, está concentrado –más que nunca en su vida– en elaborar una coartada sólida. En lugar de decir que estuvo viendo el partido Central-Independiente, Carrascosa no hubiera tenido ningún inconveniente en afirmar que terminó de ver Boca-River, algo que hizo delante de testigos que no pertenecen a su familia, luego se fue a la confitería, se tomó un lemoncello y un café, luego volvió a pasar por la casa de su cuñado para hablar de algún tema y finalmente se fue a su casa. ¿Para qué esconder una visita a la confitería si, por el contrario, hasta le mejoraría su coartada? ¿Para qué esconder una visita a la confitería si sabe que, además, lo habrían visto la concesionaria y el mozo? Como dice Torre: el paso por la confitería –si fuera cierto– no acerca al viudo a la escena del crimen, sino que lo aleja.

- ¿Miente la concesionaria de la confitería y el mozo?

Lo cierto es que, hasta que la defensa muestre las imágenes de la puerta del country, en las que se verificará si estaban allí a esa hora, no hay por qué ver mala intención en el testimonio de Benítez y Oberndorfer. Una especulación es que tal vez se confundan de día, ya que Carrascosa solía ir a la confitería. Pero lo cierto es que ellos aseguran haber visto a Carrascosa en la confitería el 27 de octubre, o sea el día que mataron a MM. Torre insiste: “Eso en nada complicaría al viudo”.

- ¿Se derrumbó la coartada de Nicolás Pachelo?

Como se sabe, los García Belsunce acusan al vecino Pachelo y a un grupo de vigiladores del asesinato de María Marta. Los imputan de robar en el country –algo que está probado– y como la socióloga volvió imprevistamente a su casa, se los habría encontrado dentro de la vivienda y ellos la mataron. Pachelo salió en septiembre de la cárcel después de cumplir una condena por una gran cantidad de robos, incluyendo uno a mano armada en casa de uno de sus amigos. Otros seis robos por los que fue condenado ocurrieron en domicilios de sus vecinos y otros amigos a los que les había hurtado las llaves. Pachelo dijo primero que ese día se fue a Paseo Alcorta mucho antes del crimen, pero luego –cuando se detectó que su celular funcionó en Pilar hasta después de las 19– rectificó sus dichos y dijo que efectivamente iba para Palermo pero que se olvidó su billetera, por lo que volvió un minuto a su casa en Carmel. Incluso afirmó que dejó el motor encendido en la puerta y volvió a salir del country. Esta semana –sin que tuviera la repercusión que requería– declararon tres jóvenes apellidados Asorey, Azpiroz y Cristiani, que tenían 14 y 15 años cuando se produjo el asesinato. Los tres coincidieron en el relato: dijeron que vieron a Pachelo trotando en una calle interna del Carmel varios minutos después de River-Boca. Esa calle, de 50 metros, da justo a la casa de María Marta y Carrascosa. Además, los jóvenes vieron a MM en ese mismo momento dirigiéndose en bicicleta a su casa. Es decir que Pachelo iba en la misma dirección que la socióloga a la hora del crimen, mientras que en su coartada, el vecino sospechado afirmó que ya estaba en camino a Palermo.

- ¿Es verosímil el testimonio de los tres jóvenes que ubican a Pachelo junto a MM casi a la hora del crimen?

Hay cuatro detalles de importancia. Primero, los jóvenes lo conocían a Pachelo y dos de ellos lo saludaron. Segundo, describieron que el vecino sospechado vestía, mientras trotaba, un buzo oscuro con una raya blanca al costado y tenía puesta la capucha. Con esa misma vestimenta aparece en la imagen de la cámara de seguridad del Carmel a las 19.07 saliendo en su auto del country. Es decir que los jóvenes lo describieron muy bien y la cámara demuestra que no sólo estaba vestido así sino que salió del country después del crimen. O sea que su coartada es falsa. Por último, Pachelo había llegado después de las 17.30 al country porque venía de jugar un partido de fútbol del torneo North-Champ. ¿Para qué trotaba entonces cerca de la casa de MM si ya había jugado un partido entero? La defensa de Carrascosa afirma: “En cualquier caso el viudo aparece lejos de la escena del crimen y Pachelo en la escena del crimen. Y encima mintió porque dijo que estaba muy lejos de ahí”.

- ¿Cómo sigue este partido?

En la semana que se inicia declararía alguno de los médicos que llegaron a la casa a asistir a María Marta después de su muerte. En especial resultará muy controvertido el testimonio de Santiago Biasi el médico que sostiene que después de revisar a MM le dijo a los familiares que la muerte no fue un accidente y que había que hacer la denuncia policial. Su propio compañero de ambulancia lo desmiente, también el operador de su empresa de emergencias, así como todos los que estaban presentes. Pese a que –según el fiscal– la familia quiso tapar el crimen, los García Belsunce convocaron a dos ambulancias, a un estudiante de medicina y a un traumatólogo en los instantes posteriores a encontrar a MM con medio cuerpo en la bañadera. Algunos de ellos declararán esta semana. También se dice que están convocados los vigiladores. La familia García Belsunce afirma que varios son sospechosos de haber participado del robo y la muerte de MM.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.