CIUDAD › UNA MULTITUD LLEGO HASTA EL MONUMENTO POR LOS 31 AÑOS DEL GOLPE DE 1976

El hecho de recordar, funda el mañana

Los organismos de derechos humanos de la ciudad estuvieron al frente de la convocatoria del acto que destacó de manera especial la consigna de "aparición con vida de Jorge Julio López". Un emotivo recuerdo para conocidos militantes muertos.

 Por José Maggi

A 31 años del Golpe de Estado del 24 de marzo de 1976 unos quince mil rosarinos marcharon ayer desde Plaza San Martín hasta el Monumento Nacional a la Bandera. En las escalinatas del patio cívico se llevó adelante el acto recordatorio con la presencia de las Madres de Plaza 25 de Mayo, que cumplen 30 años de lucha, y la premisa de la "aparición con vida de Jorge Julio López" que lleva seis meses desaparecido. "Fue un acto como los que históricamente hicimos los organismos de derechos humanos con la presencia de mucha juventud", resumió Elida Luna de Familiares de detenidos y desaparecidos, que junto a la Liga Argentina por los Derechos Humanos, la agrupación HIJOS, el Movimiento Ecuménico, el Servicio de Paz y Justicia (SERPAJ) y la Coordinadora de Trabajo Carcelario fueron los organizadores del acto.

La marcha tuvo un fuerte presencia estudiantil: había banderas de los Centros de Estudiantes del Politécnico, del Superior de Comercio, de la escuela Vigil, de las Facultades de Humanidades, de Ciencias Médicas, y organizaciones universitarias como ALDE; el Santiago Pampillon. También hubo banderas sindicales como el Sindicato de Prensa, la Asociación Bancaria, los telefónicos (SITRATEL), Amsafe, la CTA.

Las figuras excluyentes del acto fueron las Madres, que ocuparon el centro del escenario donde permanecieron sentadas junto al obispo Federico Pagura: Darwinia Gallicchio, Norma Vermeulen, Nelma Jalil, Elida López, Noemí de Vicenzo, Elisa Medina, Elsa Massa, Matilde Toniolli y Lila Forestello.

Detrás de las Madres una enorme pancarta con el rostro de Fidel Toniolli

recordaba su militancia en la LADH, y lo traía al presente. También un lienzo color bordo escrito en letras blancas señalaba que "la memoria siempre funda el mañana". Y la firmaba Amsafe Rosario.

Un momento emotivo fue cuando Carlos del Frade recordó a Rubén Naranjo, a Elena Belmont, Maria White, al "Tortuga" Nasini, a Rosita Ziperovich, y a los muertos de diciembre de 2001, y entre ellos a Pocho Lepratti, que también estuvo presente con las bicicletas pintadas por Fernando Traverso.

Una de las Madres, Norma Vermeulen, fue quien comenzó a leer el documento, en el que pidió " un momento especial de reflexión, sin perder de vista que el 24 de marzo ya es un día de memoria, movilización y lucha de todo el pueblo argentino, que no debe convertirse en patrimonio de un grupo social en particular, ya que fue uno de nuestros objetivos históricos que algún día el pueblo entero haga suyas estas banderas por los derechos humanos y la liberación".

En el mismo texto se pedia "recordar que el terrorismo de estado no apareció de la noche a la mañana, sino que fue producto de una estrategia integral y sistemática. Que en la Argentina tuvo su expresión inicial a través, por ejemplo, del accionar de la triple A con sus miles de víctimas o la Masacre de Trelew, y en América Latina con el denominado Plan Condor. Esto fue posible mediante las acciones y complicidades de sectores empresariales, económicos, sindicales y de la cúpula de la iglesia".

Luego fue el turno de Ana Overlin -abogada y militante de HIJOS- quien recordó que "la desaparición física de nuestros hijos, hermanos, padres, amigos, compañeros de trabajo y de la facultad, dirigentes que no transaban, educadores populares, militantes comprometidos, fue acompañada de su desaparición cultural y simbólica con el silenciamiento de sus identidades y sus proyectos. Por eso a 25 años de la guerra de Malvinas nos solidarizamos con los veteranos y ex combatientes que defendieron con su vida la soberanía nacional contra el imperialismo inglés, a pesar de la sangrienta dictadura que en ese momento oprimía al pueblo argentino".

Finalmente Paula Luna, de Familiares recordó que "juicio y castigo fue la consigna histórica de las organizaciones de derechos humanos, pero otros sectores también la hicieron propia y sumaron sus fuerzas a ese reclamo, hasta construir un consenso amplio que se manifiesta cada año en este monumento. Ese compromiso de distintos sectores es lo que hace posible llevar adelante los juicios contra los genocidas en la actualidad y nos permite afirmar que aquella consigna no alude solamente al reclamo de justicia por los crímenes perpetrados, también implica un debate colectivo sobre el modelo económico, social y cultural que la dictadura inauguró".

Entre las agrupaciones presentes se destacaban también las banderas de AMMAR, la organización que nuclea a las meretrices, APROVU, la asociación de propietarios de vivienda única, la UOM Villa Constitución, el Movimiento Evita, la Juventud Peronista, la Juventud Radical y Franja Morada, que tuvo el raro privilegio de ser la única organización abucheada por los presentes.

De igual modo al final del acto se recordaron otras consignas también reclamadas por las organizaciones convocantes como "la continuidad y profundización de los juicios contra el terrorismo de estado como la mejor forma de protección para los testigos y querellantes".

Compartir: 

Twitter
 

Las Madres de Plaza 25 de Mayo, protagonistas excluyentes en la marcha de ayer en Rosario.
Imagen: Alberto Gentilcore
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.