SOCIEDAD › UNA ESCUELA CENSURO LA CANCION DE GIECO

Arrancar La Memoria

La directora de una escuela correntina obligó a los alumnos a arrancar del cuaderno una letra del cantante.

Empezaba la hora de música en una escuela de Mercedes, en Corrientes. Los alumnos estaban sentados cada uno en su banco. Todo estaba en orden hasta que la maestra dio la primera tarea del día. Arrancar de cuajo la hoja de cuaderno de clases donde estaba escrita la canción “La Memoria”, de León Gieco. La misma que unos días antes habían interpretado como acto de cierre para recordar a los jóvenes que murieron en la Guerra de Malvinas. El tema, que refiere además al “genocidio, el indulto y el punto final”, molestó al padre militar de un alumno, que se quejó ante las autoridades del colegio. La directora de la escuela ordenó entonces a la maestra que obligara a los alumnos a desechar la letra. Organizaciones de derechos humanos provinciales repudiaron la medida. En cambio, el Ministerio de Educación provincial prefirió el silencio.

“¿Por qué, seño?”, fue la reacción a coro de los chicos de 5º grado, de turno tarde, del colegio primario 82. “Les dije que la canción no formaba parte del cancionero oficial y por ello lo teníamos que arrancar del cuaderno”, relató Mariel Vera, la profesora de música, en diálogo con Página/12. La mayoría de los alumnos obedeció la orden de la maestra, aunque algunos no quedaron convencidos con la justificación y se opusieron al pedido.

Unos minutos antes de ingresar al aula, Vera había estado en la oficina de la directora de la escuela, Alicia Mónaco. En esa reunión, la directora le comunicó la queja que había recibido del padre de un alumno y le impartió la orden en consecuencia. “El padre le dijo que la letra tenía un vocabulario muy elevado para que los chicos lo entendieran. Yo le expliqué que analizamos la canción en su contexto y le remarqué la importancia de que los chicos no olviden parte de la historia argentina”, recordó.

Tanto la maestra como medios periodísticos locales desconocen la identidad del padre. Sólo trascendió que habría sido militar. El texto de la canción había sido extraído por la docente de una revista de canciones dirigida a profesores de música, en la cual está incluida la canción del cantante argentino. Es editada por editorial Ediba y se llama Primer Ciclo.

“Me sentí totalmente desautorizada. Yo sólo quise colaborar con el acto”, agregó la docente. “Todas las promesas que se van y los que en cualquier guerra cayeron” fueron algunas de las estrofas que cantaron el 30 de marzo ante padres y docentes de Mercedes, un pueblo ubicado a 300 kilómetros de la capital provincial. “A este hombre (el padre) le habrá molestado que la letra tiene la palabra genocida”, evaluó el cura Víctor Arroyo, de la parroquia Nuestra Señora de Itatí, uno de los primeros en repudiar la decisión de la titular del establecimiento. “Esto ilustra, claramente, la ideología de la directora, el magisterio de algunas escuelas de Corrientes y el carácter conservador de la provincia”, sostuvo el referente religioso. Además, recomendó a los padres de los alumnos que “denuncien la medida ante el Consejo General de Educación”, del cual depende la institución educativa.

Aunque el arranque masivo de hojas ocurrió el 3 de abril, trascendió recién ayer a partir de una nota publicada en un semanario local llamado El Aguijón, que denunció el hecho. En pocas horas se comenzó a escuchar el repudio de organizaciones gremiales, sociales y de derechos humanos correntinas. Una de ellas fue la Red Provincial en Defensa de los Derechos Humanos. “Estamos ante una situación de autoritarismo y arbitrariedad extrema”, sostuvo Hilda Pressman, integrante de la ONG. “La ciudad de Mercedes tiene sus desaparecidos y demanda todos los días verdad y justicia para ellos. La canción de León levanta la necesidad de la sociedad de tener memoria para que no ocurran más estos hechos y por ello, hay que salir a rechazar esta decisión.”

La directora del establecimiento reconoció a un medio local que hubo “un problema dentro de la escuela”, pero aclaró “que esto se resuelve dentro de los carriles educativos”. “Soy una persona que toda la vida defendió los derechos humanos, la libertad de expresión y el derecho a la vida”, declaró al portal Impacto Mercedes.

Consultada por Página/12, la ministra de Educación provincial, Virginia Almará, intentó eludir responsabilidad en la situación al señalar que la escuela no depende de su cartera, “sino del Consejo General de Educación”. En segundo lugar, se negó a opinar sobre el tema y adujo que no estaba “en total conocimiento” del hecho: “Habría que analizar las circunstancias en que la directora tomó esa decisión”, agregó.

Informe: Elisabet Contrera.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.