SOCIEDAD

Otro derrumbe por una obra, con dos familias que fueron evacuadas

La medianera de una propiedad horizontal en Parque Chacabuco se vino abajo por la obra de una torre en el terreno lindero.

El efecto dominó sigue asolando a la ciudad de Buenos Aires y ayer, esta vez en el barrio de Parque Chacabuco, se desplomó una pared medianera, lo que provocó una pérdida de gas por la rotura de un caño. Eso obligó al desalojo de los ocupantes de dos departamentos, en un clásico edificio tipo “chorizo”. La caída se debió a una presunta nueva mala praxis en la que habría incurrido el arquitecto a cargo de la construcción de una torre en Zuviría al 800, a la altura del cruce con la calle Thompson. En el caso intervinieron cuadrillas de Defensa Civil y de la Guardia de Auxilio porteña que apuntalaron el lugar y otra vivienda vecina, para evitar problemas. Una fuente oficial confirmó que en el caso “no hubo lesionados ni heridos”, a la vez que se insistió en recordar que el Estado “no dirige ninguna obra en ejecución, sólo otorga el permiso y a partir de ese momento, la responsabilidad es del profesional a cargo y de la empresa constructora”. Con el de ayer, son cinco los derrumbes ocurridos en menos de cinco semanas en distintos barrios de la Capital Federal.

Una fuente del gobierno porteño informó a Página/12 que la Dirección General de Fiscalización de Obras y Catastro (Dgfoc) había otorgado el permiso de obra el 22 de febrero pasado. Los responsables de la construcción son el arquitecto Néstor Píccolo y la empresa Planide SA.

El 27 de marzo pasado, en Pedro Goyena 1654, del barrio de Caballito, se derrumbó otra medianera, provocando la internación de tres personas, dos por heridas y lesiones, y la tercera por haber sufrido un ataque de nervios. Por el caso fue inhabilitado por diez años el arquitecto a cargo de la construcción, Roberto Alegre, quien en ese lapso no podrá firmar otros proyectos y tampoco dirigir o ejecutar obras en la Capital Federal.

El vocero del gobierno porteño insistió en que el Estado “reclama de los responsables de la obra que se atengan al Código de Planeamiento, que presenten los planos y el plan de ejecución de la obra. A partir de allí hay distintas instancias de inspección para verificar el cumplimiento y en cada etapa se van otorgando nuevos permisos, pero la responsabilidad está en manos del profesional matriculado, un arquitecto o un ingeniero civil. El Estado no dirige las obras y el responsable de la misma es el que debe responder civil y penalmente por cualquier problema que se presente”.

El derrumbe en la calle Zuviría al 800 ocurrió mientras se realizaban las excavaciones para la construcción de un edificio en torre. La casa afectada es un PH compuesto por dos viviendas, que no fueron afectadas directamente por el problema. Lo que se cayó fue una pared lindera que daba a un pasillo interno. La mole que se derrumbó, hacia el lado en el que está ubicada la obra en construcción, es una pared que tenía 45 centímetros de ancho. Por eso no involucró a ninguna de las viviendas de ese PH. De todos modos, hubo que evacuar los dos departamentos porque se rompió un caño de gas, lo que provocó una pérdida con peligro de explosión. La pérdida fue controlada por personal de la empresa Metrogas, confirmó una fuente del Ministerio de Gobierno porteño.

Aunque, en apariencia, la estructura de las dos viviendas no fue afectada por el derrumbe de la medianera, todo el PH fue apuntalado porque se observó la presencia de algunas grietas y ahora se busca establecer si existe el peligro de un nuevo derrumbe. “Estamos evaluando el impacto a los bienes de otra de las viviendas vecinas, porque hubo una rajadura bastante importante de otro inmueble ubicado a la izquierda, además de la pérdida de gas. No se produjeron heridos, pero se tuvo que hacer la evacuación por prevención”, confirmaron en el gobierno porteño.

“Ahora vamos a desocupar la casa a la derecha, donde hay cinco departamentos, para evaluar más profundamente cómo fue afectada y para evitar exponer a sus habitantes a riesgos si se producen lluvias”, agregó el vocero. En las últimas semanas de marzo, antes del derrumbe de Pedro Goyena, se habían producido dos casos similares en los barrios de Palermo y Villa Crespo. El primer caso fue en un PH de Dorrego 1653. Algo similar ocurrió días después en un local comercial de Juan B. Justo al 2300. A principios de marzo se había derrumbado parte de una vivienda en Castro Barros al 1600, del barrio de Boedo.

Compartir: 

Twitter
 

La caída de la medianera provocó la rotura de un caño de gas.
Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.