SOCIEDAD › EL JOVEN QUE RELATO COMO SU PADRE MATO A LA MADRE

“No le digas a nadie de esto”

“Papá mató a mamá.” Pablo, el joven que a los ocho años vio cómo su padre estrangulaba a su madre, cavaba una fosa en el dormitorio matrimonial y la enterraba allí mismo, declaró ayer en el inicio del juicio contra Mario César Freiro, su padre. Ante el Tribunal Oral en lo Criminal Nº 4, de La Matanza, Pablo relató que estaba sentado en el living cuando vio a sus padres pelear y a “Mario” agarrar del cuello a “María” (De Luca), su madre, que cayó desvanecida. Durante su declaración, el hijo menor de la pareja nunca nombró a sus familiares por sus lazos de parentesco, sino por sus nombres de pila o apellidos. “Andá a acostarte que es tarde y no le digas nada a nadie de esto”, le ordenó “Mario” a su hijo, según narró ante los magistrados el joven.

El caso se descubrió en marzo de 2005, cuando Pablo, entonces de 16 años, le contó a la policía que siete años atrás, en 1998, su padre había asesinado a su madre. “No denuncié nada antes por miedo”, remarcó el muchacho. Además, “si tenés siete u ocho años y les decís a tus vecinos que tu papá ahorcó a tu mamá, que hizo un pozo y la enterró debajo de la cama, ¿quién te va a creer? Van a decir: ‘Pobrecito’, la madre los abandonó y él inventa que la mató el padre”, argumentó el joven.

En otro párrafo de su testimonio, contó que vio al imputado “arrastrar” a la mujer y regresar “con una pala y una maza”. Al día siguiente, cuando entró a la habitación de “Mario y María” describió que había visto debajo de la cama que “ellos” compartían un montículo de tierra, “como si hubiesen cavado un pozo y luego lo hubieran cubierto”.

En su relato, Pablo recordó que tras su denuncia, cuando la policía allanó la casa de la familia en González Catán, él indicó dónde estaba sepultada su madre: “Es en la habitación, en el medio, rompan acá”, les dijo. Cuando le preguntaron cómo era la relación con su madre, respondió que discutían muy seguido. “María era la que siempre peleaba y la que siempre le tiraba platos, tapas de ollas o sartenes, hasta a nosotros nos pegaba. Un día tuve que pedirle que no le pegara más a mi hermano”, narró.

En tanto, Miguel Angel Racanelli, abogado del imputado, sostuvo en diálogo con Página/12 que “la mujer era agresiva, tenía un amante y maltrataba continuamente a Freiro”. Y consideró que “un ser humano en una situación crítica, de mucha presión, puede mandarse cualquier macana”. Además, el abogado anticipó que pedirá la absolución de su defendido al sostener que no está probaba la “causa de la muerte”.

Durante todo ese tiempo, el hombre continuó viviendo allí, trabajando en su taller mecánico. “Freiro quiso hacernos creer que mi hermana lo había abandonado por otro hombre”, comentó, antes de iniciarse la primera audiencia, Ana de Luca. Freiro está acusado de homicidio calificado por el vínculo y podría ser penado con prisión o reclusión perpetua.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.