SOCIEDAD › BEBE NACIDO “IN VITRO” Y DESHEREDADO

Herencia infecunda

Un bebé nacido de una fecundación “in vitro” pero implantado en el vientre de su madre recién después de ocurrida la muerte de su padre no puede ser considerado un heredero, según un fallo reciente de la Corte Suprema de Arkansas, en el sur de Estados Unidos.

Casados en 1990, Amy y Wade Finley, que no podían tener hijos, recurrieron a un procedimiento de fecundación “in vitro”, que permitió obtener varios embriones en junio de 2001. Dos fueron inmediatamente implantados en el vientre de la mujer, sin éxito.

El mes siguiente, Finley falleció. En junio de 2002, Amy Finley recibió dos nuevos embriones, que habían sido congelados el año anterior, y nueve meses más tarde dio a luz un bebé que hizo reconocer como hijo de su esposo fallecido.

Pero cuando Amy Finley solicitó que les pagaran beneficios vinculados al seguro social de su esposo a ella y al niño, los servicios sociales se negaron, apoyándose en la ley local que considera herederos a los niños concebidos antes del deceso de los padres.

Ante los tribunales la cuestión se centró en la fecha de esta concepción: ¿Cuándo se la considera como concepción? ¿En el momento en que fue creado el embrión o se trata del momento en el que fue implantado en el útero de su madre?”.

El máximo tribunal del estado de Arkansas no consideró procedente responder esas preguntas. Los jueces consideraron que “no es el rol del tribunal”, y se limitaron a señalar que la ley citada no preveía explícitamente “permitir heredar a un niño creado por fecundación “in vitro” e implantado tras el fallecimiento del padre”.

Sin embargo, los jueces en su fallo “alentaron fuertemente” al Parlamento del Estado a estudiar el tema. El caso tiene bemoles jurídicos y religiosos.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.