SOCIEDAD › GRASSI SE DEFENDIó CON SUS ARGUMENTOS HABITUALES

“Soy una víctima de la injusticia”

 Por Carlos Rodríguez

“Si fallan en mi contra triunfó el mal”, había dicho el cura Julio César Grassi 24 horas antes de que se conociera la sentencia. Ayer ensayó como explicación que los miembros del Tribunal Oral 1 de Morón intentaron “hacer algo salomónico que no es salomónico, que es una injusticia. La condena es injusta, por más que me hayan librado de cargos”, dijo Grassi ante la prensa en general, rodeado en todo momento por dos cronistas de C5N, el canal de Daniel Hadad, que se lo disputaban para sacarlo en vivo, aunque sin imágenes, porque el quinto piso de los tribunales fue vedado a camarógrafos y reporteros gráficos.

“Esto es terrible, no lo esperaba en absoluto. Es un día muy triste, pero voy a seguir trabajando como hasta ahora, pues soy una víctima de la injusticia”, declaró Grassi. “Pudimos demostrar que todo lo que se había dicho era una mentira, pero ahora va a haber que luchar con las pruebas, vamos a apelar y seguramente ellos van a apelar para hacer valer a sus testigos. No entiendo que me condenen por los dichos de ‘Gabriel’ porque mi defensa ya había demolido las acusaciones.”

Grassi interpretó que “el juicio oral parece que pasó en vano. Acá demostramos que la acusación era mentira. Por eso tengo mucha amargura porque la condena es una mancha”. El sacerdote estaba preocupado por su futuro “y por el de la Fundación” Felices los Niños, que nació al amparo del menemismo, con dos subsidios, en años consecutivos, por un monto total de 5 millones de pesos-dólares. El predio de Hurlingham, de 67 hectáreas, fue cedido por el Instituto Forestal Nacional (Ifona) y sigue en poder de la Fundación, que no paga un solo peso a cambio.

Otro que expresaba su preocupación, en el entorno de Grassi, era Raúl Portal, actual presidente de la Fundación. “Nos quieren hundir”, comentaba entre los allegados, su esposa Lucía Portal, los dos hermanos de Grassi y la monja guatemalteca Olivia Jiménez, que en forma reciente fue echada del Hogar San José Obrero, de Chacarita, donde se investigan otros casos de abuso sexual contra chicos.

Aunque Grassi se mostraba preocupado por la sentencia, Portal parecía muy tranquilo, igual que el abogado de Morón Esteban Rapazzo, a quien se señala como el “jefe” del regimiento de abogados que secunda a Grassi. “Se dijo, es cierto, pero no es verdad. Desconozco esta causa”, le dijo Rapazzo a Página/12, que lo vio abrazarse en forma efusiva con los tres defensores que estuvieron en el juicio.

Rapazzo, ligado al ex senador Horacio Román, fue abogado defensor del comisario Alberto Sobrado, quien tuvo que renunciar a la jefatura de la Bonaerense cuando lo acusaron de “enriquecimiento ilícito” porque no pudo justificar una fortuna en dólares que tenía en el exterior.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.