SOCIEDAD › SIN PERMISO PARA INSUMOS MéDICOS

Trabas a la ayuda

A poco más de una semana del terremoto que devastó la capital de Haití, los aviones con insumos médicos para curar a los heridos de Puerto Príncipe aún esperan en la vecina República Dominicana. Desde el domingo pasado, tres veces fue denegado el permiso para que un container con medicamentos, material quirúrgico y dos máquinas de diálisis de la organización humanitaria Médicos Sin Fronteras (MSF) aterrizara en el aeropuerto Toussaint Louverture. “Aproximadamente 12 personas necesitan amputaciones de urgencia en el hospital Choscal y, por falta de equipamiento, nos hemos visto obligados a comprar una sierra en un supermercado”, declaró ayer Loris de Filippi, coordinador de Emergencias de MSF.

No bien comenzó la catástrofe humanitaria en la isla caribeña, las tropas de Estados Unidos tomaron el control del aeropuerto internacional de Haití y, luego, el puerto. “Sabemos que las tareas de logística en contextos como el de Puerto Príncipe son muy complejas, pero la situación de los pacientes víctimas del terremoto es de vida o muerte y el Departamento de Defensa norteamericano (a cargo de la terminal aérea haitiana) no puede ignorar la urgencia”, dijo a Página/12 Carolina Heidenhain, vocera de la organización en Argentina.

El martes pasado, cinco personas murieron en el hospital de Marttisant (en Puerto Príncipe), porque el personal de MSF no disponía del instrumental, fármacos y equipamiento médico que transportaba el avión que aún no pudo arribar a Toussaint Louverture. Heidenhain explicó lo sucedido: “Primero nos dijeron que el avión era demasiado grande y la carga muy pesada. En Santo Domingo –República Dominicana– fue dividido el equipamiento, pero ninguna de las cargas con insumos pudo aterrizar en el aeropuerto de Puerto Príncipe”.

También otros dos aviones que transportaban un total de 26 médicos de la organización humanitaria fueron desviados a República Dominicana. “Es como trabajar en una situación de guerra”, comparó Rosa Cristiani, coordinadora de MSF en el hospital Choscal. Según la mujer, “no nos queda morfina para controlar el dolor de nuestros pacientes. No podemos aceptar que aviones con suministros y equipamientos médicos vitales sigan sin poder aterrizar mientras nuestros pacientes mueren”, se quejó Cristiani.

Muchas de las personas rescatadas de los escombros corren grave riesgo de muerte por septicemia y las consecuencias del “síndrome de aplastamiento”: cuando el tejido muscular dañado libera grandes cantidades de toxinas en el torrente sanguíneo, “puede provocar la muerte por insuficiencia renal. Por eso las máquinas de diálisis que están varadas en Santo Domingo son vitales para mantener con vida a estos enfermos”, aseguró la vocera Heidenhain.

Informe: Mariana Seghezzo.

Compartir: 

Twitter
 

El Ejército estadounidense arroja ayuda desde los aviones.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.