SOCIEDAD › QUE PRODUCTOS ELEGIR Y CUALES SON PERJUDICIALES

La alimentación no es pan comido

 Por Pedro Lipcovich

“Las papas fritas son la comida más adictiva que existe: ante todo, las envasadas, pero en seguida las tradicionales –comentó Silvio Schraier, director de la Carrera de Médicos Especialistas en Nutrición de la UBA en el Hospital Italiano–: así lo indican las investigaciones sobre ‘palatabilidad’, que los especialistas utilizamos para orientar a los pacientes y la industria utiliza para vender más.” De todos modos, agregó, “hay que saber aprovechar las ofertas de comidas más saludables que están apareciendo. Por ejemplo, los establecimientos de comidas rápidas empiezan a ofrecer ensaladas, como acompañamiento de las hamburguesas, y lo hacen para no perder como clienta a la mamá que lleva al nene a comer su hamburguesa pero quiere, ella, cuidarse. Son razones de mercado, vinculadas a su vez con la actitud que prevalezca en la sociedad”.

Por ejemplo, “vale la pena elegir productos lácteos descremados o semidescremados. La grasa de la leche vacuna sólo es beneficiosa para los nenes menores de dos años. A los chicos más grandes y a los mayores no nos beneficia. La grasa de la carne de vaca, en cambio, tiene una composición química algo diferente, de modo que, ingerida con limitaciones, no trae problemas: un adulto puede comer un bife del tamaño de la palma de una mano, unos diez centímetros por un centímetro de alto, una vez por día, o en todo caso cuatro veces por semana, si pensamos en que alguien puede tener sin saberlo algún problema en el riñón, que se agudiza por el consumo de proteínas; la ingesta de proteínas en la Argentina es más alta que la requerida”, advirtió Schraier.

“Y, claro, estimular el consumo de frutas y verduras. Mucha gente se acostumbra sólo a la ensalada mixta clásica y no toma en cuenta que, si el tomate está caro, puede hacer su ensalada con zanahoria rallada y repollo de color”, observó el especialista en nutrición, y agregó: “En el otro platillo de la balanza está estimular el gasto de energía. Hoy nos movemos poco en los gestos cotidianos. Nuestras abuelas andaban muchas cuadras en busca de la mejor carne allí, la mejor verdura allá; cualquier ama de casa caminaba muchas cuadras como si nada. No ser sedentarios es una posibilidad al alcance de todos”.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.