SOCIEDAD › COMO ACTUO EL EQUIPO DEL MINISTERIO PUBLICO

La odisea del rescate

 Por Carlos Rodríguez

A partir de la sanción de la Ley de Salud Mental, en el ámbito del Ministerio Público de la Defensa, a cargo de la doctora Stella Maris Martínez, se crea la Unidad de Letrados, cuya función es la de intervenir en los casos de internación involuntaria de personas mayores de edad. Lo que hacen los abogados de la unidad es asumir la defensa técnica de la persona internada. “Esto implica que somos los abogados de la voluntad de la gente que está en esa situación”, explica a Página/12 la abogada Soledad Valente, quien asumió la defensa de Meijuan.

La tarea supone ver regularmente a la persona internada en alguna institución, saber lo que esa persona quiere, hacer valer sus derechos y tratar de lograr que la internación involuntaria “sea lo más corta posible”. En el caso de Mei, la Unidad de Letrados intervino a partir de 2012 y siguió paso a paso la etapa más difícil de la internación.

“Al principio ella nos dijo que tenía un esposo y un hijo en la Argentina; con la ayuda del área Migrantes de la Defensoría del Pueblo, que nos ayudó para que tuviera una documentación, empezamos a buscar en los hospitales públicos para confirmar que había tenido un hijo, pero después nos dimos cuenta que lo que había dicho no era así y tenía que ver con la situación que ella estaba viviendo”.

Los abogados investigaron entonces la posibilidad de que fuera un caso de trata de personas, pero tampoco era eso lo que estaba pasando. Desde 2012 interviene Chao, el traductor, muy importante para comunicarse con Mei, incluso para mejorar el tratamiento, dado que la barrera de la idioma llevaba a que se trabajara con ella sobre un diagnóstico “hecho a ojo, sin una total certeza”.

Las cosas comenzaron a clarificarse cuando Mei decidió que quería regresar a su país y en ese afán recordó casi en forma milagrosa el teléfono de un primo que vivía en China y que les hizo el puente con una amiga de la infancia de Mei, con la que se comunicaron. “Para ella fue muy importante reencontrarse con esa amiga y eso fortaleció sus deseos de regresar a China”. Luego empezaron los contactos con la comunidad china en la Argentina y con el Consulado de ese país, con la Organización Internacional de los Migrantes, con Aerolíneas Argentinas para gestionar un pasaje hasta algún destino cercano, ya que la compañía no llega a China. Una ONG china hizo una colecta que finalmente permitió completar el costo del pasaje y reconstruirle una casa en el país donde Mei vivirá en compañía de un tío suyo.

“Ahora va a estar en su comunidad, con gente de su familia, con una amiga que la adora, mejor que en un lugar en el que estuvo incomunicada por su situación, por el idioma y por la cultura, tan diferente a la nuestra que a veces se pensaba que era un delirio lo que decía, cuando en realidad era algo que tenía que ver con su cultura, con sus costumbres”, recalca Valente.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.