las12

Viernes, 5 de junio de 2015

MONDO FISHION

La moda también dice #Niunamenos

 Por Victoria Lescano

El protocolo variopinto de la “Gala Baf Week” transcurrida en el salón Frers de la Rural indicó transitar una alfombra negra porque el tono favorito de los beatniks es el más habitual entre las argentinas en situaciones de noche. Luego, cruzar una cortina de papel símil serpentinas con hojas blancas y esculturas símil orquídeas, pasar por la barra que servía mojitos y luego dirigirse a la mesa asignada. Fueron tres las mesas colosales y con dimensiones similares a una pasarela alrededor de las cuales se reunieron diseñadores del indie, de las principales marcas (Jazmín Chebar, Mishka, Vero Alfie, Ay not dead, María Cher) junto a diseñadores emergentes y consagrados, pero también estilistas y fotógrafxs, académicxs de la UBA, de la UADE y del INTI, mientras que modelos rara avis conversaban desde las alturas con otras más clásicas ataviadas con oropeles. Los cuadernos negros en miniatura, del tamaño de las carteritas clutch tan en boga, emergieron junto a pancartas “Somos Baf Week”.

Tal fue el escenario para presentar el regreso y el rediseño de Baf Week, luego de una temporada de pausa, de cambios en su organización y nuevas asociaciones. Porque la semana de la moda que comenzó a tomar forma en simultáneo al movimiento de moda de autor de comienzos de 2000, caracterizado por prédicas del estilo arts and crafts y de reinvenciones textiles que compusieron un estilo povera y chic, povera y pop pero muy rico en contenidos conceptuales: la mayoría de lxs diseñadores surgieron de las valiosas cátedras de la UBA. Pero más recientemente nuevos lenguajes indumentarios surgieron de la UP, la universidad que convocó a varixs para dictar sus cátedras; entre ellas, la de Gustavo Lento predica un método innovador bajo el cual se formaron muchos de los nuevos nombres de la moda: de Joan Martorello y Martinica Lena, Belén Amigo, Julia Schang Vitón, quienes ingresaron a la categoría estética “moda emergente” junto con otros referentes (Marcelo Giacobbe y Andrea Urquizu, Paula Ledesma y Daniela Sartori).

La galería de estilos extravagantes que se reunieron alrededor de las mesas coronadas por un simulacro de jungla remite a Miuki Madelaire y sus performances de pasarela desde un local de la Bond Street o las discotecas de comienzos de 1990 pero también a Santiago Artemis, con su flequillo mod y sombrero de ala ancha. La diversidad de estilos y de prédicas estéticas se apreció en la reunión que lejos de la tensión habitual en toda hoguera de las vanidades pareció sumar espontaneidad. Luego de la exhibición de un pequeño corto que intentó indagar en el estilo argentino y en la moda –allí los testimonios de Juan Gatti, de lxs fotógrafxs Luciana Val y Franco Musso, junto a la artista Nicola Costantino, tomas de pasarelas local pero también fragmentos de un documental foráneo sobre las capitales de la moda– se oficializó que la nueva edición transcurrirá entre el 10 y el 14 de agosto. El cronograma fue anunciado por pancartas dispuestas entre las copas, destacándose el nuevo logo trazado sobre negro y con diseño de Horacio Gallo. Esos cuadernos representaron al cuaderno de notas que en las primeras filas fueron desterrados por ipads y iphones. La expectativa por lo que vendrá se apreció entre la nueva generación de cronistas de moda, de Celeste Nasimbera, creadora del blog “Crónicas de moda” y columnista de publicación especializada en diseño, “90+10”, a Lorena Pérez, quien suele reflexionar sobre el estilo de los políticos argentinos, la redactora de Harper’s Bazaar Dolores Gil, el cronista Matías Tortello, quien cautiva con textos sobre la historia desde la revista Vanidades y la PR del grupo Puig, Romina Basualdo. Luego de la dicha de ser testiga de una prueba de vestuario de Pablo Ramírez para una de sus musas, la modelo y estilista de Harper’s Bazaar Mariana Schurink, devenida en bailaora con orquídeas en el pelo que sumaban una apariencia extraordinaria a su mantón de Manila cruza con vestido negro colosal, me dirigí a la mesa asignada: fue la número dos y allí la gala devino una reunión de graduadxs y amigxs “clase moda argentina de comienzos de 2000”. De Cecilia Gadea a Vero Ivaldi y su coequiper en la vida y la pasarela, el músico Ricky Rúa, Nadine Zlotogora, Mariana Dappiano, Vicky Otero, Florencia Fiocca, Camila Milessi y Emiliano Blanco de Kostume. Martín Churba pasó a saludar a la sección autoproclamada “old school” y, como gesto político, la coreógrafa y bailarina Andrea Servera trazó con su expertise de bordadora consignas en contra de la violencia de género y el femicidio sobre una blusa de seda, al tiempo que Vicki Otero hilvanó en un abecedario textil “Ni una menos” en la solapa de su abrigo sartorial. Tal fue el escenario para presentar el regreso y el rediseño de Baf Week, la semana de la moda que desde comienzos de 2000 acompañó el movimiento de moda de autor (cuando las principales marcas de la industria estaban en crisis financiera y de insumos). La ecuación moda e industria no logró una amable convivencia en el calendario oficial y fueron escasos los intentos de alianzas de la industria con nuevas generaciones de diseñadores.

Y cuando irrumpió un postre denominado “Peras a la siesta”, la velada comenzó a apaciguarse, los trabajadores y devotos de la moda emprendieron su retirada entre risas y con la mirada expectante en la próxima edición. l

Más info: bafweek.com.ar

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.