libero

Lunes, 31 de enero de 2011

FúTBOL › RIVER TUVO UNA PRETEMPORADA PARA EL OLVIDO

Nada pudo salir peor

A los malos resultados en los amistosos, a Jota Jota López se le sumó la falta de refuerzos, ya que sólo llegó Bordagaray, y la lesión de Carrizo, que se perderá casi medio Clausura.

Contradicción mediante, el equipo millonario terminó siendo el más pobre del verano, y no sólo por el poderoso pasivo que arrojan sus balances que le impiden reforzar el plantel con jugadores de jerarquía. Hasta el momento, River incorporó un delantero, Bordagaray, que no es una figura descollante y no parece tener otro lugar que el de suplente.

Claro que eso no sería tan importante de no ser por el dato radical que arrojó su participación en Mar del Plata: anotó un solo gol, a los dos minutos de su presentación ante Racing, partido que terminó perdiendo por 3-1, y estuvo prácticamente tres partidos sin volver a convertir, casi 270 minutos. Porque cayó 2-0 frente a un Boca que lo dominó de principio a fin y después empató 0-0 ante Estudiantes.

Tras la caída ante los xeneizes, el entrenador Juan José López mostró su preocupación por el escaso poder ofensivo del equipo, que no pudo contar con Funes Mori, afectado al seleccionado Sub-20. “Tenemos que mejorar un poco con pelota parada y en movimiento ofensivo”, reconoció el DT, quien desde el comienzo de la pretemporada dejó en claro que el primer objetivo era llegar bien al debut en el Clausura, ante Tigre.

Más allá de que falta un superclásico, River cerró el peor verano en los últimos seis años, tal como le sucedió al equipo dirigido por Leonardo Astrada en 2005, cuando anotó un gol en cinco encuentros, en los que cosechó dos empates y tres derrotas. La racha negativa lo acompañó en el inicio del torneo local, y Astrada terminó renunciando tras la goleada sufrida ante Banfield en la cuarta fecha.

Pavone como único punta no parece ser suficiente herramienta. El delantero no gritó ni un gol en lo que va del verano; el único tanto lo anotó un volante, Rojas. Pero no le faltaron situaciones de gol, las tuvo a cuentagotas ante la Academia y a borbotones ante Boca, pero se encontró con una sólida actuación del arquero García. Y en la despedida ante Estudiantes, tras los intentos fallidos de Lamela, la canchereada de Pereyra al intentar picar la pelota sobre Orion y un tacazo desesperado de Pavone, a Jota Jota no le quedó otra que admitir la situación.

Para colmo de males, River sufrió la salida de uno de sus baluartes, el arquero Carrizo. El primer reemplazante fue Chichizola, hasta el momento tercer arquero del equipo detrás del ex Chicago Vega. El miércoles, ante Boca por la Copa Revancha, se definirá la pulseada por la titularidad.

Compartir: 

Twitter
 

Braña y Buonanotte. Estudiantes guardó, a River le salió todo mal.
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.