libero

Lunes, 8 de noviembre de 2010

AUTOMOVILISMO Y MOTORES › TOYOTA COPó EL PODIO DE LOS 200 KILóMETROS DE BUENOS AIRES CON PIBES DE MENOS DE 25 AñOS

La generación de la Play está muy enchufada

La carrera más importante del año para el Turismo Competición 2000 tuvo el sello de la juventud, con los seis integrantes del podio menores de 25 años: Llaver (22 años) y Giallombardo (20), los ganadores. Definen el título Pernía y Fontana.

 Por Pablo Vignone

Obvio que fue una carrera especial. Larga duración, pilotos extranjeros, una movida colorida en las tribunas, personajes VIP, los trapos más elegantes del automovilismo argentino. Pero lo llamativo de los 200 Kilómetros de Buenos Aires del Turismo Competición 2000 fue el podio. No sólo porque fue copado por Toyota, sino por la clase de pilotos que se encaramaron. El mendocino Bernardo Llaver y el chico Mauro Giallombardo, debutante absoluto en la categoría, ganaron sorpresivamente con 22 y 20 años, respectivamente. Facundo Ardusso y Agustín Canapino, sus escoltas, tienen también 22 y 20. Quienes terminaron terceros cuando eran los grandes favoritos, Mariano Werner y el internacional Esteban Guerrieri (que todavía sueña con la Fórmula 1), tienen 21 y 25. ¿El promedio? 21,6 años.

- - -

El mejor resultado de los 200 Kilómetros parece ser ése: la confirmación de una camada de chicos muy rápidos en condiciones de copar la gloria en poco tiempo. Se acaba la generación de los Ortelli y los Silva. Los pibes criados con Play Station, simuladores y abundancia de información ya reclaman su lugar. “Está claro que viene el cambio”, se entusiasma Canapino. “Los jóvenes hoy están en un plano de competitividad extremadamente alto”, reflexiona Darío Ramonda, el capitán de la escuadra Toyota.

- - -

Por segundo fin de semana consecutivo, el entrerriano Werner es el gran perdedor. Le sucedió en Paraná con el TC y ayer repitió al adelantarse en la largada, cuando partía desde la mejor posición. “Me equivoqué, lo asumo. Disfruté el auto cuatro vueltas, hasta que apareció la penalización”, lamentó. Werner pasó del primer lugar al 15º, recuperó hasta ponerlo quinto, y luego Guerrieri completó la faena llevándolo al podio.

- - -

Ardusso largó delante de Llaver y venía en punta cuando Werner penalizó, pero se perdió la victoria cuando, en la detención para cambiar pilotos, un problema con el cinturón de seguridad demoró la salida de Canapino. La altura de ambos dificultó la parada. El Toyota Nº 10 estuvo casi 40 segundos en los boxes. En cambio, entre el ingreso de Llaver y la salida de Giallombardo transcurrieron 36 segundos.

- - -

El mendocino venía de perder la carrera anterior en Oberá. “No pensaba ganar, y cuando me bajé del auto no quise ni ver la carrera”, se sinceró. “Si ‘Bernie’ no entiende nada, imaginate yo que no tengo más de 30 vueltas con este auto y jamás en mi vida había corrido un auto con tracción delantera”, se maravilló el desfachatado Giallombardo, a punto de consagrarse campeón de TC Pista y destinado a ser gran figura del automovilismo argentino en la próxima década. “Somos todos jóvenes y representamos lo que se viene, dicho sin ser soberbia”, sentenció Giallombardo.

- - -

¿Qué ocultan los Toyota a bordo para copar cuatro de las cinco mejores posiciones de largada, marcar pole y record de vuelta y adueñarse del podio? “Siempre anduvimos bien en lo rápido, y para esta carrera se trabajó en adaptar el auto a las zonas más lentas”, confió Werner. El circuito Nº 12 del Autódromo es el más veloz de la Argentina y los TC2000 giran allí por encima de los 200 km/h de promedio. El Corolla ya había ganado la edición pasada de los 200 Kilómetros. Un avisado contó que en esta edición una barra estabilizadora especial para andar mejor en la parte lenta del trazado, esencialmente la zona de la Horquilla. El cuarto Toyota, el de Troncoso y Morgenstern, fue séptimo.

- - -

De todas maneras, pese al dominio aplastante en los 200 Kilómetros, ninguno de los pilotos de Toyota llega con aspiraciones a la definición del torneo, en la próxima y última carrera, en Potrero de los Funes, en tres semanas. Esa jerarquía sólo es propiedad de Leonel Pernía y Norberto Fontana, que no disfrutaron de tanta fortuna en los 200 Kilómetros pese a que arribaron entre los diez primeros.

- - -

El de Tandil largaba undécimo confiado en que los de adelante iban a romperse con el calor y la exigencia. Sucedió con Spataro, que marchaba segundo cuando se rompió una goma, lo favoreció la penalización de Werner, y se puso séptimo cuando paró a cederle el volante de su Honda a su coequiper Ricardo Risatti. Pero el cordobés perdió esos lugares en la pista y con esfuerzo escaló hasta el octavo puesto. La barra de Boca, ayer sin ocupación, apoyó a Pernía desde la tribuna del Autódromo. No sirvió.

- - -

La parada de Fontana fue la más eficaz de la carrera (apenas 31s623 en boxes, información suministrada gracias al ágil trabajo de la oficina de prensa del ACA y el TC2000) y al volver a pista, el Ford Nº 7, conducido por el brasileño Ricardo Mauricio, estaba segundo. Pero el visitante fue perdiendo posiciones, especialmente en el velocísimo curvón Salotto, ante Canapino, Guerrieri, Russo y Ledesma, y cayó hasta el sexto lugar. Ahora hay 8,5 puntos entre Pernía y Fontana cuando quedan 27 en juego. “En San Luis va a ser una linda final, con Fontana nos jugamos todo”, prometió el tandilense.

- - -

De los europeos se destacaron el francés Yvan Muller (a punto de consagrarse campeón mundial de autos de Turismo), quinto con un Chevrolet en pareja con Christian Ledesma, tras una carrera muy prolija. El suizo Alain Menu y Guillermo Ortelli llevaron el otro Chevrolet del 14º puesto de largada al noveno final. Pero los ex Fórmula 1 Gabriele Tarquini y Stefan Johansson no la gozaron.

- - -

El italiano detuvo su Honda sin entrar nunca entre los diez primeros, cuando defeccionó la dirección hidráulica y entonces Pechito López no pudo correr (y se despidió de la defensa de su doble corona). El Fiat del sueco se paró en la cuarta vuelta con problemas de temperatura. Las visitas marketineras no siempre son efectivas. Otro ex F-1, el rosarino Oscar Larrauri, volvió a correr después de 5 años, y ayudó a su sobrino Leo a llevar un Honda hasta el 16º puesto final.

- - -

Caras poco habituales en un autódromo, desde Felipe Solá y Horacio Rodríguez Larreta, a Guillermo Cóppola y Silvina Luna (que terminó última en la carrerita de famosos con los Fiat Linea Competizione), más de 30 mil personas en las tribunas, una cita de a ratos glamorosa, y unos pibes que ya no empujan. Arrollan.

La Carrera

TC2000. 200 Km de BsAs, 35 vueltas


Piloto Auto Tiempos
1º Llaver-Giallombardo Toyota 59m34s753
2º Ardusso-Canapino Toyota a 4s813
3º Werner-Guerrieri Toyota a 20s901
4º Girolami–Russo Honda a 26s844
5º Ledesma-Muller Chevrolet a 29s605
6º Fontana-Mauricio Ford a 35s636


Promedio del ganador: 198,829 km/h

Record de vuelta: Werner, en la 4, 1m38s915, a 205,303 km/h.

Campeonato: Pernía, 119 puntos; Fontana, 110,5; Spataro, 85; Altuna, 84; López, 83.

Ultima carrera: 5 de diciembre en Potrero de los Funes (San Luis).

Compartir: 

Twitter
 

 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.