libero

Lunes, 8 de noviembre de 2010

FúTBOL › POR QUé RIQUELME NO PUEDE ARREGLAR A BOCA

Precisa mucha puesta a punto

Un par de pinceladas de su estilo le bastaron para destacarse en la derrota. Pero dosificó la energía y aun así se fundió a 20 minutos del final. Está muy lejos de un estado físico ideal y difícilmente lo adquiera para el Superclásico.

 Por Daniel Guiñazú

Volvió Juan Román Riquelme y nada pudo arreglarle a Boca. Porque, acaso, Boca no tiene arreglo. El esperado, y celebrado, regreso a las canchas del ídolo xeneize, tuvo un efecto nulo. Por cuarta vez en siete partidos, Boca perdió en la Bombonera, otrora inexpugnable y ahora accesible para todo aquel que se lo proponga. Y la derrota ante Argentinos del sábado a la noche reabrió todas sus dudas a diez días del Superclásico ante River.

Riquelme no pudo solucionar nada porque antes de calzarse las ropas de mago y tocar a todo y a todos con la varita de su pie derecho deberá resolver una cuestión esencial: su estado físico. Desde que conectó con su primera pelota, a los 57 segundos de juego, y levantó la ovación del viejo estadio, dejó en claro que no se siente bien. Román se ubicó casi como extremo izquierdo ligeramente retrasado. La posición que toma cuando está desganado, quiere que le pasen poco la pelota, o no está seguro de su respuesta atlética. Pero ése no fue su punto de partida. Largos ratos jugó parado allí, lejos de la cercanía del área. Y cuando resolvió moverse, lo hizo caminando o a lo sumo al trote. Como si supiera que no tenía retorno si decidía exigirse a fondo.

Es cierto: no debe ser fácil, para un jugador de sus 32 años, volver luego de una operación de rodilla y seis meses de forzosa inactividad. Por lo tanto, no debe medírselo con la misma vara que el resto de sus compañeros. Pero alarmó su falta de reacción, su pique inexistente, su estatismo, sus ahogos prolongados, su agotamiento en los veinte minutos finales. Es posible que, a medida que vayan pasando los partidos, Riquelme mejore su puesta a punto. Cuando lo haga, será todavía más importante de lo que lo fue en la cálida noche del sábado.

Porque aun jugando al paso y regulando cada gota de sus energías, un par de pinceladas de su estilo le bastaron para ser el jugador más claro de un Boca cada vez más oscuro. A los 40 minutos del primer tiempo metió un exquisito pase en cortada para la subida por la derecha de Clemente Rodríguez que provocó un estallido de asombro entre la gente. A los 52, casi anotó un gol olímpico desde la izquierda que volvió a alzar el clamor popular. Y a diez minutos del cierre despidió un derechazo espectacular desde fuera del área que le exigió a Navarro, el arquero de Argentinos y la figura del espectáculo, la mejor atajada del partido.

Además, Román participó en las mejores llegadas de un Boca que debió haber ganado y no lo hizo por dos simples razones. 1) Viatri y Palermo estuvieron desajustados a la hora de las definiciones y 2) todas las pelotas que van al arco de Boca terminan en gol. Cristian Lucchetti fue el autor de la nueva derrota. En el primer tanto de Argentinos, quiso sacar con el pie, y no pudo, la media vuelta mordida de Gentiletti. Y en el segundo dio un rebote larguísimo ante un tiro no tan fuerte de Romero que Rius mandó adentro. Si cuesta convertir las situaciones que se provocan y encima el arquero no ataja, es muy difícil sostener cualquier aspiración, aun la más modesta. En ese sitio exacto está Boca a diez días de un Superclásico crucial en el que se juega todo. Aunque en verdad, se juegue por nada.

Compartir: 

Twitter
 

Aun agotado, Riquelme fue de lo mejor de Boca.
Imagen: Fotobaires
SUBNOTAS
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.