libero

Lunes, 13 de junio de 2005

LOS SPURS VENCIERON 97-76 A LOS PISTONS Y PUSIERON LA SERIE 2-0.

Pekerman, Manu es argentino

Con otra actuación consagratoria, Ginóbili fue goleador y figura de San Antonio, que quedó a dos victorias del título de la NBA. El bahiense consiguió 27 puntos y 7 asistencias. La serie sigue mañana en Detroit.

Con una magnífica actuación de Emanuel Ginóbili, una defensa sofocante durante casi todo el juego y un excelente trabajo de equipo, San Antonio Spurs venció 97-76 a Detroit Pistons y se colocó 2-0 en la serie final de la NBA. El bahiense anotó 27 puntos, con 2-3 dobles, 4-5 triples, 11-13 simples, y además capturó tres rebotes, entregó siete asistencias y robó tres pelotas. Lo único malo fueron las tres pérdidas en los 32 minutos que estuvo en la cancha. Ahora la serie se trasladará mañana a Detroit.
El arranque para San Antonio y Manu no pudo ser mejor. El bahiense, con la confianza por las nubes, tomó la primera pelota del partido y la hundió con un triple en el aro de Detroit. Y como si se tratara de una prolongación del juego anterior, el argentino siguió siendo determinante para que San Antonio sacara ventajas ante un rival que no podía mostrar su mejor arma, la defensa. Y para colmo lucía errático en ataque. Entonces, con el protagonismo de Ginóbili, los puntos de Duncan y el aporte de Horry, los Spurs se transformaron en los amos del partido, con ventajas que rondaban los 15 puntos. Sólo McDyess mostró un buen nivel en el conjunto visitante.
Lo de Ginóbili, a esa altura, resultaba brillante. Bien tomado en el arranque, el argentino se dedicó a pasar la pelota, con lo que recolectó cinco asistencias. También encontró libertad para el tiro externo, por lo que convirtió dos triples y un doble largo. Ya sobre el final del parcial, optó por penetrar, con lo que consiguió una bandeja y una falta, que significó otros dos puntos. De esa forma, cerró un primer tiempo perfecto, con 12 puntos, con 2-2 dobles, 2-2 triples y 2-2 simples, además de cinco pases-gol, dos rebotes, dos robos y dos pérdidas. Ah, por si fuera poco, su marca, Tyshaun Prince, no anotó en ese pasaje.
Poco cambio en el resto del partido. San Antonio continuó con el dominio estratégico y psicológico del juego y Ginóbili siguió anotando desde larga distancia, hasta que en el inicio del último cuarto recién falló su primer lanzamiento del encuentro. Detroit amagó una reacción, pero la aparición de Manu, con dos libres, un robo y una asistencia para un triple de Bowen, neutralizó la remontada. El resto fue para el show personal de Ginóbili y para que el SBC Center lo aplaudiera de pie cuando Popovich lo sacó a 3m26 del final.

Compartir: 

Twitter
 

EMANUEL GINOBILI FUE NUEVAMENTE EL GOLEADOR DEL PARTIDO.
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.