libero

Lunes, 29 de diciembre de 2014

MAYER

El tenis le debía una buena

Tuvo de rodillas a Roger Federer y terminó 2014 como la mejor raqueta argentina.

 Por Facundo Martínez

El correntino Leonardo Mayer tuvo un 2014 soñado, sin dudas el mejor de su extensa carrera profesional. Consiguió en Hamburgo el primer título de su carrera, terminó el año como el mejor tenista argentino del circuito ATP y se ganó el reconocimiento de todo el país por su gran aporte de dos puntos vitales en la lucha por no perder la categoría que el equipo argentino de Copa Davis sostuvo con su par de Israel en Estados Unidos, tras vencer en singles a Dudi Sela y a Bar Tzuf Botzër.

El Yacaré comenzó la temporada como número 98º y la finaliza como número 28º del ranking mundial, apenas tres posiciones debajo de la que en la primera semana de septiembre de este año fuera su mejor ubicación desde que se lanzó al profesionalismo en 2003.

El año comenzó de la mejor manera. Luego de perder con Novak Djokovic en la segunda ronda del Abierto de Australia, metió final en el ATP 250 de Viña del Mar, donde cayó en dos sets frente al italiano Fabio Fognini, verdugo del equipo argentino de Copa Davis en la primera serie del Grupo Mundial, que se disputó en Mar del Plata. Algo irregular durante los meses de febrero y marzo, Mayer alcanzó a finales de abril los cuartos de final del ATP 250 de Oreiras, Portugal, donde cayó frente al top ten checo Tomas Berdych; casi un mes más tarde repitió en el ATP 250 de Nice, Francia, donde lo frenó el español Albert Montañés.

La tercera ronda en Roland Garros y los octavos de final en Wimbledon, segundo y tercer Grand Slam de la temporada, le dieron impulso para lo que terminó siendo su mejor performance en el circuito. A mediados de junio se alzó con el título en el ATP 500 de Hamburgo, venciendo en la final nada menos que a David Ferrer, que estaba séptimo en el ranking y era a las claras el máximo favorito. Mayer mostró en este partido una gran reacción, que le permitió recuperarse de un set abajo para terminar llevándose el único título del año. Y luego alcanzó la tercera ronda del US Open, donde lo paró el japonés Kei Nishikori.

De todas maneras, uno de sus mejores partidos del año terminó en derrota. Fue precisamente contra el suizo Roger Federer, número dos del ranking, que peleaba palmo a palmo por quedarse con el uno frente a Djokovic. Fue por la segunda ronda del Masters 1000 de Shanghai. El correntino dispuso de cinco match point a favor, pero no pudo asegurar ninguno y terminó cayendo por 7-5, 3-6 (7), 7-6, dejando pasar así el que, con sus 27 años, hubiese sido el mejor triunfo de su carrera, pero que sin dudas sirvió como confirmación del gran año que atravesó en el circuito.

Mayer sabe que debe cuidarse de las lesiones para que lo hecho en 2014 se proyecte en este 2015 que comienza. Lo esperan muchos desafíos, entre ellos consolidarse en el equipo argentino de Copa Davis, donde deberá pelear para continuar siendo el singlista que acompañe a Juan Martín Del Potro, si es que el tandilense finalmente retorna al equipo luego de dos años de ausencia.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: AFP
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.