SANTA FE › LAS LEGISLATURAS NACIONAL Y PROVINCIAL TRABAN LEYES PARA IMPEDIR MUERTES POR ABORTO.

Para evitar los temas conflictivos

La diputada nacional Silvia Augsburger dio estado parlamentario a un proyecto para legalizar la interrupción del embarazo. Sin embargo, no se trata. Ahora, planifica una iniciativa para implementar consejerías en los hospitales públicos.

 Por Sonia Tessa

El proyecto de la Campaña por el Derecho al Aborto, que legaliza la práctica hasta la semana 12, está desde mayo pasado en la Cámara de Diputados de la Nación. La legisladora santafesina del Partido Socialista, Silvia Augsburger, le dio estado parlamentario. Tras la muerte de dos mujeres de 24 y 30 años la semana pasada, en el hospital Provincial de Rosario, como consecuencia de abortos realizados en condiciones inseguras, la diputada -y presidenta de su bloque- no sólo seguirá empujando esa iniciativa, sino que además planteará un proyecto para implementar consejerías -como las que existen en Uruguay- en los hospitales y centros de salud pública para las mujeres que quieren interrumpir sus embarazos. ¿Por qué las 14 iniciativas que existen en el Congreso Nacional ni siquiera se tratan? "La mayoría de los legisladores oficialistas decide no involucrarse en un tema que genera conflicto y no tienen el compromiso suficiente", indicó Augsburger, quien afirmó que en la Cámara de Diputados, "lo que no tiene el visto bueno del Ejecutivo, directamente no avanza".

Al mismo tiempo, la Cámara de Diputados de la provincia dio media sanción el año pasado al proyecto de la legisladora del SI, Alicia Gutiérrez, para poner en práctica en la provincia el protocolo de atención pos aborto que elaboró el Ministerio de Salud de la Nación cuando su titular era Ginés González García. Ese completo instructivo nunca fue repartido, pero incluía desde las pautas para un trato humanizado hacia las mujeres que llegaban a los centros de salud con complicaciones de aborto, hasta los instrumentales quirúrquicos que debían utilizarse para completar el legrado. La Cámara de Senadores provincial lo tiene estancado. "La guía es muy importante en el sentido de que indica cómo actuar en el caso de una mujer que llega como llegaron estas dos chicas a los hospitales públicos, desde el trato humanizado hasta qué instrumental quirúrgico utilizar. Es una guía muy completa", indicó Gutiérrez, quien destacó la actitud del gobierno provincial, dispuesto a establecer pautas para no penalizar doblemente a las mujeres que pasaron por ese trance.

Por su parte, Lucrecia Aranda es otra de las diputadas provinciales que trabajó la problemática, y presentó el proyecto para establecer la actuación en los centros de salud ante casos de abortos no punibles, previstos en el artículo 86 del Código Penal. La legisladora llamó a la reflexión sobre "lo dramático de la situación. No hay que seguir aceptando calladamente estas muertes. No hay que aceptarlas como inevitables, porque son evitables". La diputada provincial del Partido Socialista indicó que "en algún momento la sociedad en su conjunto y con ello los decidores políticos van a comprender que estas muertes son inaceptables, y que es decisión de todos pararlas, que esto se puede parar". Para ella, la "única forma de pararlo es despenalizar el aborto". Claro que también hace falta el efectivo cumplimiento de los programas de Salud Sexual y Reproductiva y Educación Sexual. "En este momento la provincia está iniciando un camino en el programa de procreación responsable, que no existió antes, pero todavía falta mucho. Estas políticas de Estado llevan mucho tiempo en instalarse, porque además hay mucha resistencia y mucho desconocimiento de los propios efectores, de los propios agentes de la salud", indicó Aranda. Para ella, hay que librar una "batalla cultural en el ámbito de la salud, de la justicia, de los servicios de promoción social, porque siempre lo que define la vida de la muerte es la clase social, el acceso a los recursos culturales, a la información, y a los recursos económicos". La legisladora subrayó que "cuando un embarazo es imposible para una mujer, no hay modo de imponérselo a una persona. Eso es empujarla al abismo".

Sobre la situación en la Cámara de Diputados de la Nación -que tiene la llave para empezar a destrabar la situación- Augsburger recordó lo ocurrido el año pasado, cuando resonantes casos de abortos no punibles obligaron a los legisladores a abordar el tema. "Había proyectos de diputadas oficialistas en ese sentido, pero no pudieron darle dictamen en la comisión de Legislación Penal por las diferencias dentro del bloque -explicó Augsburger- Hay legisladores presionados por la iglesia, y por esa concepción terrible de que estamos contra la vida, la mayoría decide no involucrarse en un tema que genera conflicto. Con la composición actual de la cámara, debiera haber una voluntad política muy fuerte del gobierno nacional que el tema se trate".

La legisladora socialista indicó además que el Ministerio de Salud sufrió "un retroceso espantoso" en el Programa de Salud Sexual y Reproductiva. "Lo real es que hay dificultades para el acceso a la anticoncepción", indicó.

Compartir: 

Twitter
 

Augsburger consideró que falta voluntad política para debatir la despenalización del aborto.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.