SANTA FE › LA MUERTE DE UN CAMIONERO EN NIDERA REACTIVó DENUNCIAS POR EL USO DE AGROTóXICOS

Mucho más que los daños colaterales

Aunque está prohibido fumigar las cargas sobre los camiones, advierten que es una práctica común en los puertos de la región. Ayer falleció Víctor Gaite, que se suma a otro joven muerto este año. En 2009, hubo cuatro víctimas fatales.

Un camionero falleció en la madrugada de ayer en la playa Nidera de Puerto General San Martín. Esta nueva muerte disparó que Ovidio Rodríguez, titular de Transportadores Rurales Argentinos, denunciara la fumigación de la carga de cereal sobre los camiones, una actividad prohibida en la provincia. El cuerpo de la víctima fue sometido a una autopsia y desde el Juzgado de Instrucción de San Lorenzo esperaban anoche los resultados. El caso se suma al de otro camionero fallecido el 30 de abril, luego de que su carga fuera desinfectada, y de un hecho posterior que terminó con otro chofer internado como consecuencia de una grave intoxicación. "Hay un pacto de silencio sobre el tema porque las multinacionales son muy poderosas", advirtió el líder de TRA. Rodríguez recordó que "el año pasado desde General Lagos hasta el extremo de Puerto San Martín hubo cuatro camioneros muertos por la intoxicación con agrotóxicos".

En tanto, desde la comisaría 5º de San Lorenzo informaron que el hecho ocurrió a las 3, cuando Víctor Hugo Gaite, de 49 años, fue hallado sin vida en un camión, en el playa Nidera, ubicada en Neuquén y Venezuela de Puerto General San Martín. El camionero vivía en la localidad de Correa, Santa Fe. El cuerpo de Gaite fue remitido al Instituto Médico Legal (IML) y desde el juzgado a cargo del magistrado Eduardo Filocco esperaban los resultados de la autopsia.

Se trata de la segunda muerte que involucra a transportistas este año. El titular de TRA aseguró que "el primer caso ocurrió el viernes 30 con un camionero de Clucellas que murió intoxicado con pastillas de Potosin, que es sulfuro de aluminio. El método es arrojar cuatro pastillas por cada una de las cuatro boquillas que tiene el camión, más otras seis boquillas del acoplado más un calador especial que permite colocarlas en el piso de la carga". El joven de 28 años dejó de existir 8 horas después de que su camión fuera fumigado junto a su carga, como consecuencia de la inhalación de los agrotóxicos.

Según el dirigente de TRA, "esto, que está prohibido, pasa porque las multinacionales tienen plantas especiales. Y entonces, cuando el cereal tiene insectos, hacen retirar el camión y contratan a empresas como Fucas, que es de Rosario, para fumigarlos".

Otro caso que tuvo lugar el 6 de mayo pasado puso en el tapete la posibilidad de que los productos usados para fumigar los cereales sean perjudiciales para los camioneros. En esa oportunidad, un chofer oriundo de Los Quirquinchos se descompensó en su camión, en Puerto General San Martín. Desde la Federación de Transportistas Rurales denunciaron entonces que las cerealeras fumigan las cargas en los mismos camiones y los choferes inhalan el tóxico, ya que se quedan a dormir en la playa, mientras esperan su turno para descargar.

En tanto, fuentes cercanas a la investigación informaron que aún no se conoce a ciencia cierta qué sucedió con Gaite, ya que desde el IML todavía no remitieron los resultados finales de los análisis de sangre. Sin embargo, se conoció que antes de su fallecimiento, la víctima sufrió un "proceso alérgico" y se cayó "redondo" por lo que aún no se determinó si la muerte fue una consecuencia del golpe o una crisis respiratoria.

De acuerdo trascendidos, la autopsia arrojó un "corazón agrandado" fruto de alguna cardiopatía anterior, aunque el magistrado actuante ordenó reservar muestras de distintos tejidos de la víctima, para ser peritadas en los próximos días.

Un operativo a cargo de la Secretaría de Medio Ambiente y personal policial detectó el viernes pasado, al norte de San Lorenzo, a dos personas que se desplazaban en un vehículo utilitario de la empresa Fucas, quienes realizaban desinfecciones sobre cuatro camiones de transporte de cereales, empleando fosfina, en un predio no habilitado. La fosfamina o fosfina es usada como insecticida en granos almacenados. Es un poderoso reductor que se apropia del oxígeno de muchos cuerpos para transformarse en ácido fosfórico. Por esta propiedad es extremadamente venenoso, pues deja al cuerpo humano sin oxígeno necesario.

Compartir: 

Twitter
 

Los transportistas están expuestos a los productos tóxicos.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.