SANTA FE › LA JERARQUíA CATóLICA PRESIONó CON UNA MARCHA CONTRA EL MATRIMONIO IGUALITARIO

Con la bendición del obispo Arancedo

La manifestación se realizó frente a la Legislatura de Santa Fe, con la consigna "los niños tienen derecho a un padre y una madre". Salieron autos desde Rosario.

 Por Lorena Panzerini

La Red de Familia Rosario y la sede de la Universidad Católica Argentina instalaron en Santa Fe la movida nacional para instalar fuertemente en el espacio público una campaña contra la aprobación del matrimonio entre personas del mismo sexo, a menos de dos semanas de que el Senado de la Nación comience a debatirla. En ese marco de presión pública, una treintena de automóviles de Rosario partió ayer a la ciudad de Santa Fe para participar de una manifestación en la Legislatura provincial. La polémica se desató cuando los padres de alumnos de colegios religiosos locales difundieron que se les envió una nota para firmar contra la iniciativa. En ese marco, el presidente de la Asociación Civil Vox, Guillermo Lovagnini, aseguró a Rosario/12 que "la jerarquía eclesiástica siempre amenaza con un castigo; en este caso, una supuesta sanción a los alumnos cuyos padres no firmen", señaló. Por su parte, Verónica Baró Graf, colaboradora del Arzobispado y miembro de la Red Familia Rosario, aseguró que "el matrimonio significa unión entre hombre y mujer" y se manifestó en contra que las parejas homosexuales puedan adoptar: "Todo chico tiene derecho a un papá y una mamá", insistió. La marcha que se realizó en el centro político de la ciudad de Santa Fe contó con la presencia del arzobispo de esa ciudad, José María Arancedo. A pocas cuadras, otra marcha manifestó su acuerdo con la modificación de la ley de matrimonio civil.

Luego de que Diputados le diera media sanción al proyecto sobre casamiento entre personas del mismo sexo en mayo pasado, el miércoles 14 será el debate en el recinto del Senado, donde los legisladores de la cámara alta podrían aprobar la ley que modifica el artículo 172 del Código Civil. Por eso, los sectores vinculados a la Iglesia intensificaron el lobby. Y pretenden utilizar a los alumnos de las escuelas confesionales rosarinas para formar parte de esa presión pública. Una nota enviada desde escuelas religiosas rosarinas "invita" a los padres a adherir a la negativa. Según comentaron algunos padres en declaraciones a distintas radios, la única opción era firmar. Según dijeron, les resultó "chocante" el tono imperativo de la misiva. En tanto, el Ministerio de Educación provincial aseguró que no hay una normativa que impida que una nota de esas características sea distribuida. Sin embargo, las autoridades señalaron que el ministerio promueve el respeto a la libertad de elección de los padres, y exige que ese tipo de comunicados se dirijan a los tutores y no a los alumnos.

"Sentimos como un deber impostergable manifestarnos a favor de la familia, como fruto de la unión estable, generosa y fecunda de un hombre y una mujer abiertos a la vida", expresa la nota; y continúa: "Matrimonio y familia en el respeto de la realidad natural, son un valor social fundamental". Por su parte, Baró Graf, aseguró que la movida "fue un pedido de los padres; y afirmó que la nota no obliga a firmar".

Además, apuntó a que resulta "lamentable" que se esté trabajando este tema en el Senado, "cuando hay cosas mucho más urgentes. No digo que no sea importante, sino que no es urgente", lanzó. También aseguró que la manifestación fue más que nada "en contra de los legisladores"; porque "los homosexuales tienen que tener un respaldo jurídico para sus derechos, pero no en el marco de la modificación del matrimonio", consideró. Y planteó que "si la aprobación de la ley trae como consecuencia que las parejas del mismo sexo puedan adoptar niños, hay que pensar que un chico tiene derecho a un padre y una madre". En ese sentido, aseguró que en el tema de la adopción de parejas homosexuales hay "una confusión, porque se dice que ayudaría a los chicos de la calle. Ahora, si se apunta a eso, habría que buscar mejorar la ley de adopción". Según explicó, antes del 14 de julio, las adhesiones serán enviadas a los senadores, en el marco de una campaña nacional.

En cuanto a la movida contra la ley, Lovagnini señaló que "es maravilloso que la gente pueda manifestarse y expresarse por sus principios religiosos", y apuntó a que "lo preocupante es que hay versiones sobre una posible sanción a los alumnos de padres de colegios religiosos que no adhieran a la negativa", dijo; y consideró: "Si es un derecho democrático, que firme el que realmente lo desee".

De todos modos, el activista se manifestó con "plena confianza" sobre lo que podría suceder en el Senado, porque "las decisiones están tomadas y hay una nueva Argentina en marcha", confió; aunque aseguró que "las jerarquías eclesiásticas usaron muy bien el tema adopción como recurso para la psicología de masas; pero esto es simple y no debe asustar. Se trata del derecho a la igualdad; no es una cuestión religiosa", apuntó.

La marcha en Santa Fe, que partió a las 17.20 de ayer desde la plaza de las Tres Culturas para manifestarse en la Legislatura santafesina, fue organizada por ciudadanos que se autodenominaron como "comprometidos con la protección de la familia natural", "en defensa de la familia como célula básica de la sociedad" y por "el futuro de los niños", bajo el lema "Santa Fe se pone de pie y hace escuchar su voz". Fue "muy importante", dijo Baró Graf, qiuen aseguró que había 20 mil manifestantes.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.