SANTA FE › UNA MADRE DENUNCIó QUE SU HIJA HIPOACúSICA SUFRIó ABUSO SEXUAL

Con sospechas de la escuela

La mujer no pudo individualizar al agresor de la niña de 11 años, pero manifestó que existen "indicios" de que estaría en la institución educativa, porque la nena regresaba llorando y no quiso ir más. Interviene el Equipo socioeducativo.

La mamá de Victoria, una nena de 11 años que padece hipoacusia, denunció la semana pasada ante la Justicia que la nena fue abusada sexualmente. Aunque la presentación no incluye presuntos autores, ayer la mujer agregó que ve "indicios" de que el agresor podría estar en la escuela especial a la que asistía su hija. "Llegaba llorando de la escuela, hasta que no quiso ir más", dijo Alicia. En tanto, el juez de Instrucción Juan José Pazos pedirá al médico forense la confirmación del abuso, y solicitó que una "especialista" hable con la pequeña, ante sus dificultades para expresarse. En ese sentido, se intentará realizar una Cámara Gesell, según el pedido de los abogados de la familia de la pequeña, con la idea de individualizar a los presuntos agresores. Por su parte, el Ministerio de Educación de Santa Fe, a través del Equipo Socioeducativo, tomó intervención ante la denuncia pública de la madre, y hoy los profesionales llegarán a la Escuela 2.013 para tomar contacto con el personal y los alumnos. "No queremos proteger ni preservar a un perverso. Si hay un responsable, que sea llevado a la Justicia", enfatizó Fernando Tavella, co-coordinador del Equipo Socioeducativo provincial.

Si bien la denuncia de Alicia tiene que ver con la confirmación de sus sospechas sobre el abuso sexual que sufrió su hija, lo que no está claro es dónde ocurrió el hecho, quién lo efectuó y cuántas veces ocurrió. La mujer presume que la violación la perpetró alguna persona de la escuela especial a la que asistía su hija, desde donde la nena "regresaba llorando".

Ahora, la Justicia apunta a individualizar a el o los agresores. Pero antes, Pazos solicitó la intervención de una profesional especializada para comunicarse con la nena, ante las dificultades que la pequeña hipoacúsica tiene para expresarse.

Si bien la denuncia no apunta a ninguna persona en especial, ayer Alicia habló de "indicios" y "sospechas" en el ámbito educativo. Consultado, Tavella señaló que apenas se tomó conocimiento sobre esas sospechas, la cartera educativa dio intervención al equipo socioeducativo y al área jurídica del Ministerio. Desde el área de apoyo, Tavella indicó que "inmediatamente se puso en marcha un protocolo de funcionamiento, mediante el cual se evalúa la situación con los datos de la nena, las personas que componen su familia, con quién vive y su historia áulica". Además, el psicólogo expresó: "Si esto está en la Justicia, nos ponemos a disposición. El ministerio está para estar con los chicos y con sus familias. Respetamos la verdad de la mamá, por eso nos ponemos a disposición". De todos modos, no descartan la posibilidad de que el abusador esté fuera de la escuela. En cambio, para la madre no hay dudas, ya que la nena volvía "desalineada" y angustiada.

La 2.013 María Ana de Madrazo, ubicada en Moreno al 300, es una escuela especial para chicos sordomudos e hipoacúsicos, a la que asisten poco más de un centenar de alumnos, desde nivel inicial y hasta los 14 años de edad. Por ello, hay dudas acerca de si el o los agresores son o no mayores de edad. Hasta ahora, no descartan nada.

Por su parte, el abogado de la familia, Adrián Ruiz, instó a esperar el resultado de la Cámara Gesell, para individualizar a los agresores.

Alicia relató que desde el año pasado venía observando un comportamiento diferente en su hija, y resaltó que su "desconfianza" está en la escuela porque desde allí la niña "regresaba llorando, y no quería ir". En todas esas oportunidades no había salido a la luz lo que la madre fue descubriendo poco a poco. Es que Victoria no relató nunca lo que le pasaba.

Luego que una pediatra le confirmara a Alicia lo que sospechaba (hubo al menos una situación de abuso), fue a la escuela a "pedir explicaciones". Ante ello, los directivos del establecimiento recurrieron al Ministerio de Educación, desde donde se tomó intervención mediante el protocolo para estos casos. "No vamos a proteger a nadie: la perversidad debe ser sancionada", dijo Tavella.

Compartir: 

Twitter
 

Según detalló la madre, la niña volvía angustiada de la escuela especial a la que concurre.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.