SANTA FE › INDEMNIZACIóN DE MáS DE 5 MILLONES

Por una vacuna

 Por Lorena Panzerini

La Justicia rosarina condenó a la provincia a indemnizar con más de cinco millones de pesos a una joven que en 2006 se vacunó contra la rubéola congénita, en el marco de la campaña nacional contra la enfermedad, y sufrió graves secuelas, por lo que hoy padece encefalitis. M.A. tiene 27 años y un hijo pequeño, pero no puede valerse por sus propios medios. Es que pocas horas después de colocarse la dosis, en el Samco de Las Parejas, cuando tenía 21, comenzó a sufrir los efectos adversos que afectan hoy su capacidad neurológica. En 2009, la muchacha demandó al estado provincial. Según los médicos, el caso es de uno en 800 mil, o en un millón --según los manuales--. "Nos encontramos con un acto lícito del estado que ha ocasionado un daño a la actora", expresa el fallo del Tribunal Colegiado Extracontractual Nº 6, que agrega: "Antes de la vacuna, la actora era una persona sana, trabajadora, estudiante; era madre y esposa". Al respecto, el ministro de Salud provincial, Miguel Cappiello, recomendó la aplicación de la vacuna. En el fallo, lo hacen también el perito médico y el especialista que atiende a la joven.

"Cerebritis post vacinal" fue lo que le generó la inoculación contra la rubeola y el sarampión a la joven madre, y con ello se detectó "compromiso del tronco cerebral, con gravísimas consecuencias para su salud". En la resolución judicial, se expresa que la chica "padece incapacidad laborativa total y requiere asistencia permanente", por lo que la mayor parte de la millonaria suma que deberá pagar la provincia --tras incluir este monto en el presupuesto de 2014-- está destinada a la asistencia de enfermería permanente que necesita la muchacha, por un tiempo establecido por el Tribunal.

En el manual del vacunador, proporcionado por el Ministerio de Salud y Ambiente de la Nación, y el Gobierno de Santa Fe, se habla de las contraindicaciones de la vacuna. "Tanto el estado nacional como el provincial tenían pleno y cabal conocimiento de las estadísticas antes nombradas. No obstante lo cual, se eligió vacunar, decidió afrontar el

acaecimiento del posible efecto adverso de una sola persona, para beneficiar al resto de la comunidad al prevenirla de ciertas enfermedades y haciendo realidad así al mandato constitucional de la salud pública", destaca el fallo.

La jueza Mónica Klebcar, que forma parte del Tribunal junto con los jueces Horacio Allende Rubino y Carlos Marchese, aclaró que se descartó cualquier patología preexistente. En tanto, para los médicos que estuvieron al tanto del caso, está relacionado con "la ventana entre la colocación de la vacuna y los síntomas. No cabe pensar otra cosa que fue después de la colocación de la vacuna, no es usual que los enfermos reaccionen de esta forma, pero tampoco es excepcional, y se da un caso en ochocientos mil", interpretó el perito; quien fue consultado sobre si antes de colocar la vacuna hay forma de saber si va a producir esta reacción. "Aconsejo que se vacune porque la posibilidad es remota, pero siempre hay una excepción. Es mucho más alta la posibilidad de enfermarse de rubeola que de la reacción adversa, tanto más frente a una mujer fértil donde la enfermedad produce malformaciones en el feto".

Pocos días después de que M. presentara los primeros síntomas, el director del Samco de Las Parejas comunicó al Ministerio de Salud de Santa Fe lo que había ocurrido. Para los jueces, "este caso es la prueba viviente de que el Estado con su actividad lícita e irrenunciable puede producir daños, aunque ignorando a quién". Al mismo tiempo, agregaron que "si la política de vacunación se realiza en beneficio de toda la comunidad, es justo que toda la comunidad sea solidaria con quien sufrió la grave consecuencia y afronte la totalidad del daño ocasionado".

La situación de la chica se complicó aún más cuando su madre --quien la cuidaba-- falleció, su padre enfermó y su pareja se desarmó.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.