CULTURA / ESPECTáCULOS › EL EX BAJISTA DE KING CRIMSON, TONY LEVIN TOCA EL JUEVES EN ROSARIO

En la Corte del Rey Levin

Un público heterogéneo que querrá disfrutar de las imprevisibles sonoridades que el músico norteamericano logra pulsando su stick, el instrumento que popularizó durante sus primeros años como acompañante de Peter Gabriel.

 Por Edgardo Pérez Castillo

No es sencillo imaginar, en la previa, cuál será la característica del público que este jueves reciba a Tony Levin en Metropolitano. Estarán lógicamente los bajistas, los mismos que en menos de dos años ya se dieron el gusto con Víctor Wooten (que en 2008 pasó por el Broadway junto a Bèla Fleck) y el camerunés Richard Bona. También los nostálgicos del rock progresivo, que recordarán la presencia de Levin en el renacimiento ochentoso de King Crimson. O bien los que, simplemente, quieran enfrentarse a las imprevisibles sonoridades que el músico norteamericano logra pulsando su stick, el instrumento que él mismo popularizó durante sus primeros años como acompañante de Peter Gabriel. Instrumento que, además, será uno de los principales atractivos de este show en Rosario, y en el que Levin tendrá como acompañantes a Pat Mastelotto (baterista que también tuvo su paso por King Crimson) y el stickista Michael Bernier.

El vínculo entre Tony Levin y la música comenzó a consolidarse cuando, a los 10 años, inició sus estudios de bajo y tuba. Fue la música clásica la que lo mantuvo ocupado, en distintas formaciones orquestales, hasta que en los 70 dejó su Boston natal y en Nueva York se hizo un lugar en la escena del jazz y el rock progresivo. Levin ya rondaba los treinta y su talento lo había transformado en un sesionista solicitado: su sello quedó impreso en discos de Lou Reed, Paul Simon y Peter Gabriel, que lo convocó para su primer álbum post Genesis. Desde ese momento, sus líneas de bajo serían una constante en la obra de Gabriel.

Si de colaboraciones sustanciales se trata, otro de los que quedó encantado con los servicios de Levin fue Robert Fripp, que después de convocarlo para la grabación de su disco solista terminó sumándolo a una de las nuevas refundaciones de King Crimson. Por ésos días, y a partir de sus actuaciones en vivo junto a Gabriel, Levin ya había cobrado celebridad como ejecutante del Chapman Stick, precisamente el instrumento con el que desembarcará en Metropolitano.

"Para mucha gente puede sonar como un bajo, pero de una manera sutil es diferente, tiene más ataque, más definición en los graves", ha dicho Levin en relación a la creación del guitarrista de jazz Emmett Chapman y que, por éstos lares, se conoce simplemente como stick (y que cuenta con Guillermo Cides como crédito nacional en su interpretación). Ejecutado a través de la pulsión de las cuerdas que, según la versión, pueden combinar media docena de guitarra y otras tantas de bajo con los dedos de ambas manos, y respaldado por la explotación de pedales, el stick permite alcanzar sonoridades inquietantes. En poder de Levin, las posibilidades son casi inagotables.

Compartir: 

Twitter
 

Levin viene con un trío de dos stiks y batería, para desarrollar su poderoso repertorio.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.