DEPORTES › EN LA CAUSA POR ADMINISTRACIóN FRAUDULENTA QUE DEJó DEUDA MILLONARIA

Ñuls quiere ser querellante

Lo debe decidir la Corte Suprema de Justicia. La jueza Rodenas fue apartada de la causa, mientras que la magistrada Raquel Cosgaya se excusó por amenazas pero su excusación sólo fue concedida en parte del expediente.

 Por Alejo Diz

Los primeros números que entregó el órgano fiduciario de Ñuls respecto a la deuda de la institución son prueba tangible de lo que pasó, en parte, bajo el gobierno de Eduardo López. Tanto fue el daño hecho que los hinchas se movilizaron para pedir que la Justicia señale a los responsables, estando en manos de la jueza de Instrucción Raquel Cosgaya dicha tarea, de acuerdo a lo resuelto por la Cámara de Apelaciones el pasado 1º de marzo. Aunque gran parte del futuro de la causa por "administración fraudulenta" contra la anterior gestión leprosa descansa en la Corte Suprema de la provincia, que en los próximos días debe expedirse sobre el pedido de los abogados rojinegros de constituir a Ñuls como querellante, lo que daría mayores garantías a la investigación que la magistrada debe ordenar.

El primer paso hacia el esclarecimiento del vaciamiento que padeció Ñuls en la gestión de López se logró cuando la Sala III dispuso apartar del expediente a la jueza Alejandra Rodenas, por su sugestiva inacción en la denuncia promovida por el ex juez Mariano Bergés contra directivos y barras del club en 2007.

Por acumulación de causas, la denuncia de la dirigencia rojinegra pasó a manos de Raquel Cosgaya, que en vez de aferrarse al expediente como intentó su colega del juzgado Nº 2, solicitó la excusación por amenazas recibidas de parte del ex líder de la barra, Roberto "Pimpi" Camino. En la resolución de los camaristas, se expresa: "La Señora Jueza entiende encontrarse en situación de violencia moral pues entre las personas imputadas en las causas acumuladas, se encuentra Roberto Camino (...). Conjetura que un robo sufrido en horas de la madrugada el 29 de diciembre en su domicilio podría estar vinculado a Roberto Camino como mensaje consistente en demostrar la vulnerabilidad de la Jueza. Por otro lado, otros funcionarios policiales y judiciales le habrían anoticiado a la Dra. Cosgaya sobre la amenaza de muerte divulgada por el precitado Caminos. Arguye en consecuencia, que la grave perturbación que sufre en su ánimo por las descalificantes y amenazadoras expresiones proferidas, le impide desempeñarse con la imparcialidad exigible a un Juez, excusándose de entender en las presentes causas".

En su defecto, el expediente pasó a manos del juez subrogante Juan Donnola, quien también encontró motivos para no meterse en las fojas rojinegras. "Se excusa en forma personal de intervenir en las causas que son remitidas, en razón de que el presidente de Ñuls Dr. Guillermo Lorente es pariente de su esposa", precisaron los camaristas.

A los referido, la Sala IV dispuso hacer lugar a las excusación de Cosgaya sólo en "las causas en que se encuentra directamente imputado Camino", y como ese no es el caso en la denuncia por "administración fraudulenta", es la magistrada entonces la encargada de ordenar las pesquisas que permitan de una vez por todas encontrar responsables en el vaciamiento de una entidad civil sin fines de lucro, como el de Ñuls. Y tampoco se aceptó la excusación de Donnola, al entender los camaristas Ramón Ríos, Otto Crippa y Ernesto Pangia que "el lejano parentesco invocado carece de toda trascendencia seria como causal de separación".

Pero lo último que dispuso Rodenas cuando tuvo la denuncia en su despacho no logró resolverse. Es que la magistrada le negó a Ñuls constituirse como querellante, condición que abriría caminos en la investigación, dado que caso contrario se dependerá de la voluntad del fiscal para seguirle los pasos al expediente, disposición que fue refrendada por la Cámara, pero que ahora está en manos de la Corte Suprema de la provincia. Y lo que resuelva el máximo Tribunal influirá en el futuro de la causa.

Lo que es mucho más difícil de interpretar judicialmente es la situación de "Pimpi" Camino. Es que la policía y la propia Justicia asumieron que amenazó a la jueza Cosgaya, no cumplió la restricción que se le impuso en su libertad condicional (asistir a la comisaría los días que Ñuls juega partidos oficiales) y así y todo el juez de sentencia Luis Giraudo aún no le revocó el beneficio otorgado tras ser condenado a tres años de presión.

Compartir: 

Twitter
 

La jueza Cosgaya solició excusarse de la causa depués de recibir amenazas de barras brava.
Imagen: Alberto Gentilcore
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.