CULTURA / ESPECTáCULOS › LA BANDA BRASILEñA TRIBO DO JAH TOCARá MAñANA EN WILLIE DIXON

Reggae del mejor, con acento propio

El grupo de Maranhao tiene una vasta trayectoria en la música jamaiquina. Fauzi Beydoun, el cantante subrayó que este ritmo fue tomado por las barriadas más pobres del nordeste brasileño.

 Por Edgardo Pérez Castillo

La de mañana a las 21 será, seguramente, la visita de una de las mejores bandas de reggae que pisarán un escenario local. Y será entonces una buena ocasión para terminar de confirmar aquello que, si bien se presume, a algunos les cuesta comprender: que el género, en la ciudad, es más bien una moda; que el gran público no profundiza en la búsqueda más allá de aquello que le suelen disparar los que están atentos a las movidas del momento. Ajenos a ese fenómeno doméstico, y como si fueran nuevos en el asunto, los Tribo do Jah llegarán a Willie Dixon (Suipacha y Güemes) con el entusiasmo de saber que, por primera vez, se aproximarán al público del interior del país.

Así lo explicó Fauzi Beydoun, cantante del grupo que completan Francisco Guilherme dos Santos (teclados), José Orlando Mendes da Silva (voz y percusión), Aquiles Rabelo Filho (bajo), Joâo Rodrigues (batería), Marlon Siqueira (guitarra) y Alexsandro Costa Enes (guitarra base y coros). "Para nosotros esto es una gran conquista. Sabemos que no es muy normal el intercambio cultural-musical entre Brasil y Argentina, sabemos que no es fácil. Nos alegra especialmente tocar en ciudades más adentro, como Rosario, Mar del Plata. Ya estuvimos una vez en Buenos Aires, pero nunca tuvimos la posibilidad de tocar en ciudades más lejanas, fuera de la Capital. Es una oportunidad maravillosa para nosotros, es muy especial, porque sabemos que no es fácil para los grupos brasileros, o argentinos, hacer ese intercambio, tener estas oportunidades. Pero sabemos que tenemos un público en Argentina, al que le gusta mucho nuestro trabajo. Es muy gratificante para nosotros", explicó el compositor de la banda que, en los tempranos 80, tuvo su origen en la Escuela para Ciegos del estado de Maranhâo, ubicado al noreste del territorio brasilero.

Para el músico, los impedimentos para una mayor interrelación no tienen vinculación alguna con lo geográfico, sino más bien con las propias imposiciones del mercado. "Creo que, especialmente en Brasil, y es una crítica que hago con frecuencia, estamos muy colonizados culturalmente. La prensa está muy atenta a aquel que viene de Estados Unidos, de Europa, y no saben valorizar, consensuar una mirada más cosmopolita. Muchas veces puedes ver algo muy bueno que están haciendo en el ghetto, pero no se tiene la capacidad de reconocer que eso es algo grande, genial. Pero si se van a tocar a Estados Unidos o Europa, y son un suceso allí, se los reconoce. Creo que estar tan colonizados nos hace muy mal, porque estamos muy cerca y al mismo tiempo no tenemos acceso a cosas maravillosas que tenemos en los dos países", analizó Beydoun en su entrevista con Rosario/12.

Sin embargo, en Argentina, el crecimiento del reggae quizás haya colaborado para que aquellos que persiguen la calidad pudieran descubrir a Tribo do Jah, la banda que comenzaba a trabajar en el estado de Maranhâo cuando, aquí, el género comenzaba a sonar gracias a la aparición de Luca Prodan. Aunque, es justo decirlo, en Brasil mismo la inserción del género se dio de manera despareja. Y, en ese marco, Maranhâo se convirtió en una suerte de tierra prometida.

Así lo graficó el cantante y compositor, dando algunas pistas de por qué Tribo do Jah no debe encajarse en el enorme listado de bandas que, aquí, allá y en todas partes, se limitan a la mera emulación: "Brasil es un país muy grande, entonces la asimilación del reggae fue muy distinta en cada región, se dio de distintas maneras. En Maranhâo hay una identificación cultural con el reggae de parte de la población más pobre, de la periferia. Es una identificación cultural natural del pueblo, que ha asimilado la música de una manera muy personal, muy peculiar en su manera de danzar, de escuchar. Después de un tiempo el reggae se ha diseminado por el país, de la misma manera que ha llegado a la Argentina, donde hay gente interesada por el ritmo, el mensaje".

"Entonces en ciudades como San Pablo, Porto Alegre, se han despertado para el ritmo jamaiquino, pero en Bahía, en Maranhâo, hace mucho tiempo que esta música se convirtió en una manifestación cultural muy fuerte, con características muy peculiares de la región --agregó--. Y creo que particularmente se dio en Maranhâo por su proximidad con el Caribe, creo que esa proximidad hizo que se diera una identidad más fuerte, el reggae llegó por otros caminos y tomó características muy propias de la región. Después en San Pablo, en Río, se dio de la manera más convencional, por las radios, por las empresas".

El vínculo de Tribo do Jah con ese ámbito no se ha perdido a pesar de que, hace más de una década, la banda tomó a San Pablo como base de operaciones. Es que, en su constante girar, el grupo regresa una y otra vez a sus raíces. "Estamos muy en contacto con Maranhâo, y a mí me gusta contactarme con los clubes de reggae, que son muy particulares. Siempre que es posible, cuando estamos allá, hacemos ese contacto, porque ya somos parte del movimiento. Es algo muy dinámico, porque son muchos bares, clubes de reggae, soundsystems. Particularmente consigo sostener el vínculo con esa cultura. Para el grupo también es muy importante tener esa identidad. Claro, cuando viajamos (y viajamos muy lejos) asimilamos otras cosas, pero la preservación de esa identidad para nosotros es como la supervivencia, es la razón por la que se originó el grupo", resaltó el compositor.

Y concluyó: "Además intento mantener ese gusto, una manera de escuchar el reggae. Creo que es algo que no ha cambiado, porque desde la propia razón de gustar de esta música de una manera muy distinta de la que se da en otros estados. Ellos no entienden la manera en la que se escucha y se vive en reggae en Maranhâo, necesitan mucho tiempo para tratar de entender lo que es esa cultura. Pueden conocer mucho del reggae jamaiquino, pero en este caso se trata de una cultura regional, se necesita mucho tiempo de adaptación para poder entender, comprender el sentimiento, la manera como se escucha, se baila, esta manera en que se entiende y se siente el reggae".

Compartir: 

Twitter
 

Tribo de Jah vuelve siempre a los clubes de reggae de Maranhao.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.