CULTURA / ESPECTáCULOS › POESíA, PINTURA Y VIDEOS: CIERRE DEL AñO A TODO COLOR EN PASAJE PAM

Un espacio cada vez más vital y rico

Dos muestras estables de pintura, la de la Vitrina y la del espacio Ribuar en Cultura Pasajera, de Carlos Aguirre y Gabriela Di Franco y videos de Florencia Levy son parte de las últimas muestras del año en el espacio.

El jueves 18 del mes pasado, con un inesperado y espontáneo happening improvisado de lecturas de poesía en esperanto en la Asociación Rosarina de Esperanto, se inauguraron las últimas muestras del año en el espacio Cultura Pasajera, del pasaje Pam (Córdoba 954), un espacio cada vez más vital y rico en diversidad de propuestas artísticas. Lo del esperanto se debió a que en relación con ese idioma universal artificial realiza su muestra de pinturas Narampool, Ahora También Sabor Esperanto, el artista Emiliano "Pool" Paolini en la sede de dicha asociación en la oficina 4.

Esa muestra puede visitarse sólo cuando está abierta la Asociación y esta cronista tuvo que pasar de largo. Mejor suerte tienen las otras dos muestras estables de pintura, la de la Vitrina y la del espacio Ribuar. En la vitrina expone Carlos Aguirre, alias El pibe Efervescente. El título, "El pájaro azul", es el de un poema de Charles Bukowski del mismo nombre donde el ave es una alegoría de los sentimientos de ternura reprimidos del poeta. Provenientes de un acervo relacionado con el surrealismo, el expresionismo y el arte hindú, resueltas con elegancia dibujística, las imágenes de Aguirre son muy simples en su composición pero complejas en sugerencias: es recurrente la figura simbólica del pájaro azul en relación con la del hombre que oculta algo o que se oculta, está al acecho o espera. La imagen es misteriosa y los colores son puros, intensos, altamente contrastantes: el efecto del conjunto es hipnótico, muy pregnante. Los cuadros están dispuestos en la vitrina de tal manera que se contaminan entre sí y arman un texto visual, un sintagma como el de un poema, sólo que el de Bukowski es una narración alegórica lineal y los cuadros de Aguirre disparan sentido en múltiples direcciones. Aguirre tiene 29 años, participa en eventos de pintura y graffiti y su primera exposición tuvo lugar en 2007 también en el Pasaje Pam.

Gabriela Di Franco, algunos de cuyos muñecos de tela pudieron verse en octubre pasado en la exposición colectiva "La naturaleza de las mujeres" en el espacio de arte de OSDE, muestra ahora 9 pinturas divididas en grupos de tres. Cada tríptico toma un tema: el mal, el amor, la alegría. Así como los muñecos de tela expresaban su "personalidad" a través de los detalles, cada cuadro de Di Franco es precisamente eso: cada pintura funciona como un cuadro que podría pertenecer a un relato visual más largo que opera en ausencia, cuyos pormenores se deducen de la imagen. Todas las imágenes representan un clímax o momento revelador de ese relato sugerido o film imaginario. El expresionismo de los personajes es cómico y a la vez denso en sentimiento. El hombre que huye con un brazo cortado en una valija, la mujer tímida que empuña un revólver, la pareja que celebra algo, podrían ser seres ficcionales de algún cuento que las obras ilustrarían. Hasta en el estilo, que tanto en la ropa de los personajes como en el lenguaje plástico tiene reminiscencias de los dibujos de las revistas de los años 60, el arte pictórico de Di Franco es un arte de ilustradora o de dibujos animados. Remite por su capacidad de conexión con el público a estas industrias culturales.

Florencia Levy cometió en nombre del arte la travesura de ir con una cámara oculta a mirar departamentos en alquiler haciéndose pasar por posible clienta ante el vendedor o vendedora de la inmobiliaria. Su video, Tres ambientes a estrenar, elabora esta experiencia mediante un trabajo de edición por el cual se seleccionaron las tomas que despliegan los espacios en blanco. El vacío de las paredes aparece como algo a llenar con una vida y tal vez sea una referencia al purismo del modernismo, habilitando una reflexión sobre la relación entre lo blanco y el futuro, tanto en lo individual de la casa como en el ya viejo arte moderno. El vacío barrido por el ojo de la cámara es casi zen. Se superpone a ese silencio visual la charla en off del vendedor, donde se repiten palabras como "luminoso" o referencias a las horas del día y los hábitos cotidianos. "Yo me sentaría aquí cada mañana tomar mate y regar las plantas, cosas bien de viejito", dice el vendedor imaginándose a sí mismo como habitante del lugar: un sesgo humano entre lo casi obsceno de develar el espacio personal como mercancía.

Cultura Pasajera tiene desde este año un sitio web, www.culturapasajera.com.ar, donde puede verse información sobre muestras presentes y pasadas y referencias a dos obras que por dificultades momentáneas de acceso no se comentan aquí: el video del cineasta rosarino Pablo Romano en el espacio El Cubo, titulado Planos para la construcción de una ciudad, y Es hora de hacer temblar las paredes, de la compositora Gina Valenti en el Proyecto Monoambiente. También expone dibujos José Barbierati en Oficina 26, en la planta alta. Para el año próximo, según relató a Rosario/12 el director del proyecto, Román Rivoire, se prevé canalizar la gran afluencia de proyectos de exposición a través de una convocatoria abierta, con selección y evaluación de los mismos por Gabriela Gabelich, staff de Cultura Pasajera y los artistas invitados Mauro Guzmán y Carlos Herrera, poniendo un límite de recepción de los proyectos en este fin de año. (ver bases en el recuadro). Contra lo que su nombre indica, Pasajera permanece.

Compartir: 

Twitter
 

En la vitrina del Pasaje Pam expone Carlos Aguirre "El pájaro azul".
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.