CULTURA / ESPECTACULOS › SEBASTIAN PLANO, CELLISTA Y COMPOSITOR RADICADO EN ESTADOS UNDIDOS.

Talento de Rosario a San Francisco

Con apenas 26 años, este joven músico completó su formación en Italia y Estados Unidos. Acaba de presentar un CD de su autoría para el que grabó todos los instrumentos. Si bien extraña la Argentina, se mantiene activo entre la ejecución y la composición.

 Por Marisol Gentile

Sebastián Plano, joven chelista y compositor rosarino de 26 años, no vivió ni la infancia ni la adolescencia habitual de sus pares. Desde su niñez mostró claras condiciones musicales, que poco a poco fueron delimitándose hacia sus dos grandes pasiones: El violoncello (dando sus primeros pasos con Martín Fernández en Rosario para luego seguir en Buenos Aires con Claudio Barabiera) y la creación musical, esbozando una joven promesa no sólo de la interpretación sino de la composición musical. Así, los juegos en la plaza serían alternados con lecciones de instrumento, y las reuniones con amigos mechadas con lecciones de armonía y contrapunto. En la adolescencia, su vida cambiaría radicalmente: A los 17 años fue becado por el Colegio del Mundo Unido del Adriático, Italia, para estudiar con el Trío de Trieste durante dos años.

Y a partir de allí siguió viajando por el mundo, continuando su formación en Estados Unidos en el Boston Conservatory (obteniendo su Bachelors Degree in Music), para ser en posteriormente becado por el Conservatorio de Música de San Francisco y obtener así su Maestría en Música de Cámara. Actualmente reside en esa misma ciudad californiana, en donde recientemente acaba de presentar su primer CD con música de su autoría, en un concierto en vivo con gran éxito de audiencia y público.

En diálogo con Rosario/12, Plano cuenta que "el nombre del disco es The Arrhythmical Part of Hearts, es una placa de música electroacústica que contiene 7 tracks y una duración de aproximadamente 40 minutos. Yo soy el único intérprete, y los instrumentos acústicos que grabé fueron cello, piano, voz, bandoneón y vibráfono. Todas las obras son de mi autoría, el primer track del CD abre con Homage to a Soul, dedicada a Arvo Pärt, uno de mis compositores favoritos".

La traducción en español sería algo así como "La Parte Arrítmica de Nuestros Corazones". "Me pareció muy interesante basarme en la idea de este corazón rítmico que al mismo tiempo no lo es. En lo personal, ocasionalmente sufro de arritmias, inclusive me ha pasado en conciertos, frente al público, así que a decir verdad sigo descubriendo este mensaje en mi álbum", dijo el músico.

La idea de lanzar este disco surgió en él durante el 2010, y desde aquel entonces comenzó a trabajar sin interrupción, creando nuevas obras y terminando los arreglos que ya tenía compuestos con anterioridad, para redondear todo en una idea en común y así presentarla, plasmada en un CD. Y si bien su vida en Estados Unidos es activa y exitosa, Sebastián confiesa extrañar Argentina. "Me es muy difícil y creo que imposible adaptarme a la cultura social de aquí. Una sociedad que se basa en el consumo, a largo plazo pierde la esencia detrás de las cosas, esta es la razón por la cual no pertenezco aquí".

Claro que el haberse radicado en el país del Norte obedece seguramente a que la enseñanza de música es allí muy buena, y aunque lógicamente puede variar en cada institución, Estados Unidos es la fabrica mundial de músicos. "Y es tarea de uno crecer como artista", añade en el diálogo.

Por eso es que Plano tiene una actividad muy nutrida. Actualmente participa en el conservatorio de San Francisco de un programa de estudio intensivo de música de cámara (llamado "Chamber Music Major") que entre otras cosas brinda la posibilidad de tocar con destacadísimos artistas invitados como Robert Mann, Kim Kashkashian o Menahem Pressler. En cuanto a su faceta como compositor, afirma que allí si bien hay muchas más posibilidades en comparación con la Argentina el público para la música contemporánea es limitado también. "Si bien el campo es mayor y más importante, esta música todavía no llega a un público general", reflexiona.

-¿Cómo definís tu estética musical?

-Mi música deriva de varias formas y estilos. Considero que tengo una estética musical personal, la cual todavía estoy desarrollando y descubriendo. Diría que para mí lo más asombroso en la creación musical es el efecto psicológico que puede contener una obra. El principal objetivo de mi música, a pesar de cualquier estética, es llegar a la gente.

-¿Desempeña la informática un papel importante en tu creación musical? -Sí, el uso de computadoras toma un papel muy importante en el desarrollo de mi música. El proceso de manipulación y modificación de las ondas sonoras es algo fantástico y de posibilidades infinitas, los programas que uso son Logic, Reason y Live, todos conectados entre sí.

-¿Creés que existe una ruptura entre el pensamiento musical tradicional y los aspectos más modernos de la música contemporánea?

-Sí, en mi opinión la ruptura se manifiesta socialmente. Hoy por hoy el público avocado a la música contemporánea es muy limitado. Crear un espacio laboral dentro de este vínculo es inclusive más difícil y más aún con la facilidad mediática que la gran mayoría consume.

-¿Qué respuesta obtenés del público normalmente en tus conciertos?

-Aquí en San Francisco me he presentado ante el público de una forma diversa, por ejemplo empleando instrumentos amplificados, proyecciones de video, danza y luces. La gente se muestra cautivada por ver algo nuevo en el ámbito de una sala de conciertos. He recibido hermosos comentarios al finalizar presentaciones, y esto es una retribución importante para mí. No creo que uno pueda encontrar a su público, quizás tenga que buscar por un largo tiempo, pero considero que en cambio uno tiene que crear a su público, una tarea que sin dudas no es fácil.

Para Sebastián, acercar la música contemporánea a un público masivo es una tarea de educación social. "Es que la música contemporánea no le es accesible a los estudiantes secundarios ni en Argentina ni en los Estados Unidos. Nuestra tarea también es hacer nuestra música más accesible y comprensible para los jóvenes, persuadirlos a descubrir".

Aseverando con firmeza que en su opinión personal todos los compositores son creadores de una estética contemporánea, este talentosísimo músico concilia su doble actividad de compositor y cellista resumiendo que "no es lo uno sin lo otro". Ya pensando en su segundo álbum, en estos momentos siente una advocación fuerte a la creación: "Necesito prestarle atención, siendo fiel a mis sentidos".

Compartir: 

Twitter
 

Plano: "Considero que tengo una estética musical personal que todavía estoy desarrollando".
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.