CULTURA / ESPECTáCULOS › TEATRO. EL CREADOR DE PIRIPINCHO INTERPRETA TEXTOS DE NIETZSCHE

El payaso que mutó en sabio linyera

Tomando como disparador al libro Así hablaba Zaratustra, el
actor y director rosarino profundizó en previas experiencias
escénicas para darle forma a un trabajo profundo y complejo.

Para aquellos que esta noche se acerquen a Caras y Caretas con el objetivo de concretar un reencuentro con las imágenes de su infancia, podrán descubrir, en cambio, la versatilidad de Héctor Ansaldi, el creador de Piripincho que, ahora, se pone en la piel de Zaratustra. Responsable además de la dirección, Ansaldi le fue dando forma a un trabajo en el que profundiza en experiencias teatrales previas para brindar una personal versión de Así hablaba Zaratustra, del filósofo Friedrich Nietzsche. Acompañado en escena por Juan Orol y Florencia Cardú, el actor y director presentará su trabajo esta noche a las 22 en su sala de Corrientes 1518.

En su interpretación de Zaratustra, Ansaldi se convierte en un hombre avejentado, andrajoso, producto de una lectura que el también director detalla al hablar de su proyecto: "Cuando leí la obra de Nietzsche me di cuenta que todos los cirujas que andan por ahí, simulando ser crotos, también la habían leído". Combinación de sabio y linyera, el Zaratustra de Ansaldi vende aquello que logra rescatar de la basura, en un acto de supervivencia que acompaña con sus reflexiones.

Sin embargo, la obra no está anclada en lo textual, apelando a toda la espacialidad de la sala para lograr una puesta compleja, donde se sintetizan experiencias previas del director, como El cubo blanco de 1981 o Boom, estrenada en 1990. "En el 2000 comienza a integrar la voz cantada y los resonadores corporales a partir de los centros de energía, y estrena el espectáculo Taihe (el mosquetón sacado), en el cual además comienza a incluir los elementos del Feng Shui, llevando la coloración, la forma y las calidades de movimiento al cuerpo y al espacio a través de la escenografía﷓utilería. Esta investigación se potencia en Cerezo con glamour con la participación musical de Patricia Larguía, quien compone una banda musical ininterrumpida, que lleva a los personajes a hablar musicalmente y moverse en consecuencia. Zaratustra contiene elementos de toda esta trayectoria anterior, pero además incluye textos de Nietzsche, buscando trasladarlos al espectador no sólo por lo auditivo sino por lo visual y energético", se explica en la carpeta del proyecto.

En ese marco, la poética y estética "taihesca" aportan para correr a los textos originales de su lugar intelectual, "para llevarlos a la acción y/o expresión directa y sorpresiva, transformándolos en un múltiple discurso, donde paralelamente a los textos hablados se van 'diciendo' (por otro personaje opuesto) las acciones y los movimientos vertiginosos de las significaciones y vibraciones", según distinguen los responsables del espectáculo, que afirman: "El espacio y la escenografía trabajan la multiplicidad y la simultaneidad de 'lugares'. La escenografía juega un papel casi protagónico, interacciona con los personajes abduciéndolos, tragándolos y dando el paisaje metafísico".

La propuesta --que volverá a presentarse el próximo sábado, a la misma hora-- contempla además la interacción con el público, apostando así a instancias de improvisación, poniendo en juego el entrenamiento que los protagonistas adquirieron en su paso por la Escuela de Arte Jocoso del Teatro Caras y Caretas, que Ansaldi dirige junto a Hernán Fernández.

Compartir: 

Twitter
 

Héctor Ansaldi en la piel de Zaratustra, un linyera sabio
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.