CULTURA / ESPECTáCULOS › LITERATURA. NUEVA COLECCIóN DE PLAQUETAS DE LITERATURA

No hay poesía sin escalofrío

Con El derecho de los aturdidos el rosarino Guillermo Bacchini inaugura la serie El Escalofrío. Con ilustraciones de Laura Capdevila y diseño de Gisela Eblagón, la colección se presentará el martes próximo en Humanidades.

 Por Beatriz Vignoli

"Desde antes del primer escalofrío, cuando venimos al cuerpo, el cuerpo nos señala el tiempo. El juego entonces es del tiempo, con nosotros, a perdernos. Que todo tiene límite, pero el límite no. A ver a ver; quedó. Quedó mal. En fin, el cielo es sólo otro grato momento. Se lo dije a dios. También le dije: apestan, las palabras apestan. Apestan las palabras de tu mísera creación lenguada, parlante, le dije. Y ¿qué creen que hizo? me puso a hablar, me arrojó al habla".

Así escribe Guillermo Bacchini (Rosario, 1967) en su breve texto El derecho de los aturdidos, que con minuciosas y bellas ilustraciones por Laura Capdevila y diseño de Gisela Eblagón constituye el número cero de una nueva colección de plaquetas de literatura. Bautizada El Escalofrío en alusión a una colaboración anterior entre Capdevila y Bacchini, la nueva colección se presenta el próximo martes a las 19 en la Facultad de Humanidades y Artes de la Universidad Nacional de Rosario (Entre Ríos 758), con Roberto Retamoso (escritor doctorado en la UNR) como orador. La presentación incluirá una videoperformance musicalizada donde colaborarán autor, ilustradora y Leo De Sanctis.

El Escalofrío es otro texto de Bacchini, fechado en 1999 y publicado en forma de libro ilustrado hace dos meses. Tuvo una edición anterior el año pasado por el sello independiente local Diégesis, que incluía otros dos textos: "El disco acrobático" y "El interlocutor". La foto de tapa, en blanco y negro, era obra de Patricia Olearo.

Las ilustraciones de Capdevila para ambas obras subrayan aspectos del sentido y abren sus posibilidades de lectura. Las imágenes (que parecen flotar en la página, cruzándose con el texto) aluden a seres prehistóricos o fabulosos, a cristales, los helicoides de los helechos y de las espirales de ADN: formas primordiales de la naturaleza, con un patrón en común. En sus performances, Bacchini profiere una voz torrentosa, entregada a la empresa vanguardista de hablar recobrando para el cuerpo algo del goce real perdido al ganar significado la palabra como significante. "Escalofrío" nombra ese punto de encuentro entre el cuerpo gozante y la materia de la palabra; al decirse "inicial", también parece imaginarizarse como mito de origen, un big bang cósmico, y allí es donde lo toma la fina línea de Laura. "La forma del movimiento de la energía es helicoidal", concluye el primer texto ilustrado, que integra con el nuevo una misma serie cosmogónica, donde ambos participan del tono profético del manifiesto.

Junto con El derecho de los aturdidos se presentarán nuevamente El Escalofrío (la edición ilustrada de 2015), El Naipe Carbónico y la tercera edición del primer libro de Bacchini, El Ducto. Texto de discusión polilógica, que ya fueron presentados en junio de este año.

El Ducto fue publicado inicialmente con prólogo del profesor Retamoso en 1996. Tanto El Naipe Carbónico como la tercera edición de El Ducto fueron publicados en 2015 por Diégesis con ilustraciones de tapa por Capdevila. El estilo en común de las imágenes unifica la estética con que presentar una obra literaria que en sí misma es una única obra que se va expandiendo a través de los libros.

Cabe definir como "textos" a estos libros fuera de género, que no son cuentos, ensayos, novelas, manifiestos ni poemas en prosa y a la vez son todo eso junto. En ellos habla una lengua poética de altísima intensidad.

Compartir: 

Twitter
 

El escritor rosarino Guillermo Bacchini, autor del texto que abre la colección El escalofrío
Imagen: Alberto Gentilcore
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.