CULTURA / ESPECTáCULOS › LA ASOCIACIóN CULTURAL EL CíRCULO INICIA SU PROGRAMACIóN CON DON GIOVANNI

Una puesta operística de alto nivel

La sala de Laprida y Mendoza definió un menú de jerarquía, entre producciones internacionales y locales. Su gestor, Guido Martínez Carbonell, destaca que el volumen de obras previstas es el más prolífico dentro de la escena clásica nacional

 Por Edgardo Pérez Castillo

Con la presentación de Don Giovanni como una nueva apuesta al desarrollo de una puesta operística de alto nivel, la Asociación Cultural El Círculo lanzará hoy una programación que, según distingue su presidente, Guido Martínez Carbonell, la encuentra como la oferta más prolífica dentro de la escena clásica nacional. En paralelo con el diseño de una Temporada de Abono que busca sostener su nivel de calidad pese a un contexto económico poco favorable, desde la institución siguen afirmándose en un objetivo de largo aliento: el de acercar nuevos espectadores a la sala, apuntando además a romper con barreras sociales y culturales.

Así lo entiende Martínez Carbonell, responsable de la programación anual y de la conducción de la Asociación. "Nuestro abono es ecléctico, ya que no solamente hay música sinfónica o de cámara sino que también tenemos ópera, actividad lírica y ballet. Es un punto de encuentro cultural y social único, porque tenemos acceso a un público joven con un descuento de un 90 por ciento para menores de 26 años. Nuestra institución es muy abierta y nos hacemos cargo de compensar esa entrada para la gente joven, que termina resultando simbólica", remarca en diálogo con Rosario/12.

En esa misma línea, Martínez Carbonell no entiende al tradicional teatro de Mendoza y Laprida como "un lugar de elite". "Todo lo contrario --refuerza--. En nuestra institución está el Estudio de Comedias Musicales con una cantidad de chicos que vienen a clases, todos los días hacemos visitas guiadas a distintos colegios, donde los chicos ven ensayos de las funciones del día o de la Sinfónica. También tenemos un ciclo que se llama Hoy hay función, donde todos los meses hacemos versiones más sencillas de algunas óperas, donde invitamos a colegios, grupos de chicos, donde ven fragmentos de óperas satirizadas, fragmentos de música clásica, de comedia musical. Es un contacto, una puerta que abre, muchas veces, un disparador para chicos que se fascinan. Eso puede ser un disparador para que el día de mañana continúe yendo al teatro, anotándose para estudiar en las escuelas de música que tenemos en Rosario, para hacer comedias musicales o la carrera de cantante lírico".

Tanto para ese público lego como para los habitués de las galas de abono, la programación sigue construyéndose con criterios de selección exigente y, en paralelo, con la apuesta por producciones propias dentro de la escena operística. La resultante es una grilla de funciones amplia (ver recuadro), que supera en número a la de instituciones históricas a nivel nacional. "Observo que año a año otras instituciones musicales del país disminuyen la programación, un poco por la situación económica, con una devaluación, ya que la mayoría de los artistas son extranjeros, se rigen por el dólar, por lo que ha sido un cimbronazo para proyectar la programación --analiza el presidente de la Asociación El Círculo--. Más allá de eso, nosotros por suerte, y por tantos años de gestión, confirmamos toda la programación. No hemos disminuido ninguno de los números musicales. Tenemos 16 funciones de abono, y creo somos la primera del país, ya que el Mozarteum y Nuova Harmonía, en Buenos Aires, hacen nueve o diez funciones. Por suerte tenemos una muy buena respuesta de la gente, que nos sigue hace más de 15 años".

En ese contexto, para el programador la producción propia resulta un innegable valor agregado: "Ser una plaza productora de ópera es todo un logro y un referente a nivel nacional e internacional. Pocas ciudades pueden ofrecer una producción operística sostenida durante tanto tiempo, porque es algo muy complejo, muy costoso y muy delicado".

En el caso de Don Giovanni, la producción incluye la participación de destacados solistas: además de la Sinfónica Provincial y del Coro de la Opera de Rosario se suman el barítono Leonardo Neiva (Brasil), los bajos Iván García (Venezuela) y Hernán Iturralde, las sopranos Rocío Giordano y María Victoria Gaeta, la mezzosoprano Florencia Machado, el tenor Carlos Ullán y el barítono Ismael Barrile. Algunos nombres dentro de una producción que involucra a 400 artistas y trabajadores de la cultura.

Compartir: 

Twitter
 

La ópera Don Giovanni, según la puesta en escena reactualizada de Marcelo Lombardero.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.