OPINIóN

Un pronóstico más incierto que el clima

 Por Pablo Feldman

El presidente Mauricio Macri volvió ayer a sobrevolar las zonas inundadas de la provincia de Santa Fe. Y si bien calificó la situación como "una catástrofe ambiental" llegó acompañado por la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, el de Defensa Julio Martínez y el de Agroindustria Ricardo Buryaile. El titular de la cartera de medio ambiente, Sergio Bergman sigue brillando por su ausencia y ya hay quienes vaticinan que el rabino será la primera baja en el gabinete aún cuando alguno de los acompañantes de ayer del presidente ya ha cosechado puntos en ese sentido, también por su "gestión" en episodios ocurridos también en esta provincia.

Esta vez, el gobernador Miguel Lifschitz subió al helicóptero con el presidente, y al bajar, ambos se presentaron ante la prensa y fue allí que Macri formuló los anuncios que insistentemente reclamó Lifschitz, en lugar de las teorizaciones sobre el cambio climático y la asistencia a los inundados que caracterizó las declaraciones del presidente durante la recorrida anterior, en compañía del jefe comunal de Santa Fe, José Corral, que ayer volvió a oficiar de edecán presidencial. Sin embargo, la vaguedad de esas promesas no alcanzó a disipar la angustia de los productores rurales y lácteos, con alguno de los cuales llegó a conversar el jefe de estado que prefirió enmarcar la situación en el ámbito de la nación: "Las pérdidas por las inundaciones son millonarias, pero no son de una magnitud tan importante como para afectar precios", dijo Macri en el Aeropuerto de Rafaela, zona de la cuenca lechera donde los chacareros padecen la devastación de los caminos rurales y pérdidas irreversibles de fuentes de trabajo. "La cadena de precios era para más adelante, ahora necesitamos asistencia a los productores, además los aumentos ya se dieron antes de las lluvias", dijo afligido un participante de la recorrida, que por cierto no incluyó a ningún legislador de la provincia. Carlos Reutemann, senador del PRO, estaba en su casa, el senador Omar Perotti, nacido y criado en la zona sobrevolada, disertando en Columbia, y la diputada Ana Martínez -para citar los cabezas de listas de las últimas elecciones- también en EE.UU aunque no en un ámbito académico ni diplomático -como algunos colegas suyos que postearon fotos en la Naciones Unidas- sino en un sitio más amable que las zonas anegadas, que no son Disneylandia precisamente. En las últimas reuniones de comisiones de la Cámara baja más de uno se preguntó "dónde esta Anita" que no sólo no votó, sino que no siquiera estuvo cuando se avanzó en declarar la "emergencia hídrica" para la provincia de Santa Fe.

"Lo importante es que pare de llover", dijo Macri apelando a la única variable que desde el Estado no se puede manejar. Se puede suponer que si hubiera venido el rabino la apelación hubiera sido algo así como "que Dios nos ayude". Seguramente más practico, Duran Barba se avocó a ver de qué manera la carta de Marita, una productora láctea de varias generaciones se transformó en una visita a Colonia Fidela, pero tampoco allí la cosa fue más allá de la conversación y la reiteración del anuncio de la tarde anterior a los gobernadores de la creación de un fondo de obras "postergadas", aunque no precisó monto ni plazos. El gesto fue reconocido y amplificado por todos los medios que reprodujeron la sentida carta de una mujer que reflejaba su angustia ante la indiferencia del gobierno provincial: "Las respuestas fueron vacías...pero del PRO esperaba otra cosa".

Son más de 40 mil los afectados por las inundaciones, 12 mil los evacuados, es incalculable todavía el quebranto para la cosecha de soja, pero se habla de millones de toneladas, decenas de tambos cerrados para siempre y un pronóstico más incierto que el meteorológico. "Son muchos años que no se hicieron obras" fue "el comentario final" del ingeniero Macri.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.